/ sábado 31 de agosto de 2019

Tú solo puedes evitar ser víctima de la delincuencia

La inseguridad es un problema que ha afectado de manera notable a nuestra entidad y nuestro país. Puebla dejó de ser un lugar tranquilo para sumarse a una realidad que nos pega en nuestra propia integridad. Más allá de estar proponiendo soluciones cuestionables, como la portación de armas; o realizar manifestaciones reales o virtuales, hay que asumir nuestra propia responsabilidad y saber que las acciones propias son mucho más efectivas que cualquier programa gubernamental.

Parece ya muy repetitivo señalar las negativas acciones del ex gobernador Moreno Valle, más cuando él está muerto, sin embargo, yo siempre fui crítico de ese hombre que cambió el rostro de la entidad para mal, situación que no debemos olvidar, ya que precisamente la herencia del también ex senador es la inseguridad que a diario padecemos.

Ahora bien, lo importante no es estar quejándose ni realizar acciones que no contribuyen para nada. Obviamente se valora a quien marcha para exigir justicia de un crimen, pero más valdría que ese ilícito no hubiera sucedido jamás.

También tenemos voces que proponen soluciones aparentes, pero que no son viables y se orientan al populismo en algunos casos.

Muchas personas solicitan el poder portar armas de fuego, sin embargo, habría que tener bien presente que andar por la calle con una pistola puede ser más riesgoso respecto a andar inerme. En primer lugar, se requiere una gran inteligencia emocional y una capacidad técnica notable para saber usar ese objeto letal, lo mismo se podría aplicar con alguno otro instrumento, como el gas pimienta o algún dispositivo de choque eléctrico.

Creo que las posturas que exigen una protección total por parte del estado caen en un idealismo peligroso. Recordemos que ninguna sociedad, aun con el mejor gobierno puede garantizar la seguridad de todos en todo momento.

Algo que sería muy útil es tener una noción básica de la criminología y ver que el delincuente y la víctima siguen un camino para encontrarse, casi con una precisión matemática. Poniendo un ejemplo sumamente lamentable y común en nuestra Puebla, en el caso de un feminicidio de una dama que es privada de la vida, en una noche después de una fiesta nocturna, la culpa del hecho es 100% del agresor, sin embargo, la fémina pudo haberse en posición de víctima, lo cual la exime de responsabilidad, pero no del ataque.

Nosotros mismos podemos realizar diversas conductas que se han mencionado hasta el cansancio, aquí lo importante es tomar conciencia de que esto es muy importante y no estar esperando que algún elemento externo nos garantice nuestra integridad. Es cierto que un arma y un buen sistema de seguridad pública son muy útiles, pero hay que saberse defender como lo hacen los animales que no están en la cima de la cadena alimenticia, es decir, estando atentos y huir de las amenazas, las cuales no deberían existir en el caso humano, es cierto, pero no por eso debemos exponernos a ellas. Recordemos otra premisa de la más elemental lógica: hay cosas ideales y cosas reales, entre unas y otras se desarrolla nuestra existencia, por lo que hay que tener sentido común y exponerse a ser víctima del delito simplemente porque no debería haber delincuentes, esto es absurdo, sin embargo, hay quien se siente “protegido” de los riesgos debido a un supuesto ideal.

Termino mencionando una medida muy simple, el hecho de no estar distraídos con el celular al momento de caminar o conducir un vehículo reduce notablemente la probabilidad de ser asaltado, sin embargo, hay gente que preferiría ser atracado antes de perderse las notificaciones de sus redes sociales. El combate a la delincuencia es una responsabilidad del gobierno y algunos otros factores, incluyendo a los ciudadanos, así que hay que estar muy alertas y cuidarnos a nosotros mismos. Hasta la próxima.

Dudas o comentarios: 22 25 64 75 05; vicente_leopoldo@hotmail.com; síganme en facebook por mi nombre y en twitter: @vicente_aven.

La inseguridad es un problema que ha afectado de manera notable a nuestra entidad y nuestro país. Puebla dejó de ser un lugar tranquilo para sumarse a una realidad que nos pega en nuestra propia integridad. Más allá de estar proponiendo soluciones cuestionables, como la portación de armas; o realizar manifestaciones reales o virtuales, hay que asumir nuestra propia responsabilidad y saber que las acciones propias son mucho más efectivas que cualquier programa gubernamental.

Parece ya muy repetitivo señalar las negativas acciones del ex gobernador Moreno Valle, más cuando él está muerto, sin embargo, yo siempre fui crítico de ese hombre que cambió el rostro de la entidad para mal, situación que no debemos olvidar, ya que precisamente la herencia del también ex senador es la inseguridad que a diario padecemos.

Ahora bien, lo importante no es estar quejándose ni realizar acciones que no contribuyen para nada. Obviamente se valora a quien marcha para exigir justicia de un crimen, pero más valdría que ese ilícito no hubiera sucedido jamás.

También tenemos voces que proponen soluciones aparentes, pero que no son viables y se orientan al populismo en algunos casos.

Muchas personas solicitan el poder portar armas de fuego, sin embargo, habría que tener bien presente que andar por la calle con una pistola puede ser más riesgoso respecto a andar inerme. En primer lugar, se requiere una gran inteligencia emocional y una capacidad técnica notable para saber usar ese objeto letal, lo mismo se podría aplicar con alguno otro instrumento, como el gas pimienta o algún dispositivo de choque eléctrico.

Creo que las posturas que exigen una protección total por parte del estado caen en un idealismo peligroso. Recordemos que ninguna sociedad, aun con el mejor gobierno puede garantizar la seguridad de todos en todo momento.

Algo que sería muy útil es tener una noción básica de la criminología y ver que el delincuente y la víctima siguen un camino para encontrarse, casi con una precisión matemática. Poniendo un ejemplo sumamente lamentable y común en nuestra Puebla, en el caso de un feminicidio de una dama que es privada de la vida, en una noche después de una fiesta nocturna, la culpa del hecho es 100% del agresor, sin embargo, la fémina pudo haberse en posición de víctima, lo cual la exime de responsabilidad, pero no del ataque.

Nosotros mismos podemos realizar diversas conductas que se han mencionado hasta el cansancio, aquí lo importante es tomar conciencia de que esto es muy importante y no estar esperando que algún elemento externo nos garantice nuestra integridad. Es cierto que un arma y un buen sistema de seguridad pública son muy útiles, pero hay que saberse defender como lo hacen los animales que no están en la cima de la cadena alimenticia, es decir, estando atentos y huir de las amenazas, las cuales no deberían existir en el caso humano, es cierto, pero no por eso debemos exponernos a ellas. Recordemos otra premisa de la más elemental lógica: hay cosas ideales y cosas reales, entre unas y otras se desarrolla nuestra existencia, por lo que hay que tener sentido común y exponerse a ser víctima del delito simplemente porque no debería haber delincuentes, esto es absurdo, sin embargo, hay quien se siente “protegido” de los riesgos debido a un supuesto ideal.

Termino mencionando una medida muy simple, el hecho de no estar distraídos con el celular al momento de caminar o conducir un vehículo reduce notablemente la probabilidad de ser asaltado, sin embargo, hay gente que preferiría ser atracado antes de perderse las notificaciones de sus redes sociales. El combate a la delincuencia es una responsabilidad del gobierno y algunos otros factores, incluyendo a los ciudadanos, así que hay que estar muy alertas y cuidarnos a nosotros mismos. Hasta la próxima.

Dudas o comentarios: 22 25 64 75 05; vicente_leopoldo@hotmail.com; síganme en facebook por mi nombre y en twitter: @vicente_aven.