/ viernes 6 de diciembre de 2019

Una Antorcha sin privilegios

En Tecomatlán, su cuna, Antorcha Campesina, el movimiento social con mayor organización y presencia que busca ser partido político nacional y regional, padeció el martes pasado su nueva realidad política, la presión no le sirvió y perdió privilegios.

Apenas salía el sol ese día, cuando una cuadrilla de trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) procedió a realizar el corte de energía por falta de pago de tres meses de servicio de lo que conocen en ese municipio como la Villa Estudiantil, sede de formación y entrenamiento de setecientos jóvenes militantes antorchistas de diversas partes del país.

La organización exigió, en todo momento, privilegios, como que el gobierno estatal pagara 311 mil pesos de adeudo o la empresa se los condonara.

Para ello recurrió a la privación ilegal de la libertad de ocho trabajadores de la CFE y a un plantón frente a Casa Aguayo por más de 12 horas, hasta que pagó recibos de luz, como cualquier ciudadano o familia mexicana, sólo así le reconectaron la energía.

Los tiempos cambiaron.

“A principios de los años 70, un grupo de profesores y estudiantes de la Escuela Nacional de Agricultura encabezó un movimiento en defensa de una universidad nacionalista, que tuviera como propósito fundamental ayudar al campo, a los campesinos mexicanos a resolver su problemática de elevar su producción y, en consecuencia, elevar su nivel de vida. Luchaban por una universidad popular, que garantizara que entraran a estudiar los hijos de la gente humilde”, expone la declaración de principios de la organización.

Aquiles Córdova Morán, encabezó el movimiento que logró que los Diputados aprobaran la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma Chapingo el 31 de diciembre de 1974.

Con vínculos ideológicos maoístas con Raúl Salinas de Gortari y su grupo de Economía en la UNAM, Antorcha Campesina encontró respaldo oficial desde principio de los 80 y se vinculó a políticos como el gobernador poblano Guillermo Jiménez Morales, para quien fue pieza clave como grupo de choque contra el Yunque, que dominaba Acción Nacional, en las elecciones intermedias de noviembre de 1983.

Aliado de los gobiernos priistas, Antorcha gobierna municipios y tiene diputados locales y federales en diversas entidades.

El reclamo y la presión, a través de manifestaciones y plantones, ha sido uno de sus métodos para conseguir beneficios y manejar millonarios recursos públicos que, si bien son otorgados por los gobiernos para obras y servicios, son manejados corporativamente y generan los fondos necesario para que la cúpula del Movimiento Antorchista haga política.

Con Andrés Manuel López Obrador las cosas cambiaron, primero porque rechaza que el presupuesto público se entregue a organizaciones, sin importar su posición política, y su compromiso es que los reciban los beneficiarios y segundo, porque ideológicamente no comparten el mismo proyecto de Nación.

Los hechos ocurridos el martes confirman que las relaciones de poder que mantuvo por décadas Antorcha Campesina cambiaron radicalmente y pueden escalar a acciones judiciales en su contra.

Aproximadamente a las 5:30 de la mañana del martes pasado, personal de la CFE, acompañado por policías estatales, llegaron a Tecomatlán para cortar la energía eléctrica de la Villa. Los estudiantes recibieron la orden de retener al personal.

A lo largo del martes, hubo tanteos, acercamientos y negociaciones informales, hasta que por las tarde acudió a un llamado de la secretaría de Gobernación, la presidenta municipal de Tecomatlán, Yolanda Reyes Hernández, acompañada por el diputado Nibardo Hernández, quienes argumentaron que en administraciones pasadas les pagaban los recibos de luz de su Villa Estudiantil, lo que no pudieron probar y la empresa solo emite las facturas y desconoce el origen del pago respectivo.

El subsecretario David Méndez mantuvo la posición del gobernador Luis Miguel Barbosa de que no cubrirán nada de un servicio que tiene contratado el ayuntamiento de Tecomatlán, el cual no tuvo más que mandar a pagar dos recibidos de tres que adeudaban y el próximo recibo lo tendrán en diciembre y deberán pagar todo.

Se procedió por la noche, después de las 21 horas, a la reconexión y a la liberación de los 8 trabajadores de la CFE.

Vivir de los privilegios y no asumir que los tiempos cambiaron y que la presión política con manifestaciones, bloqueos, gritos y pancartas no funcionará más, lleva a cometer excesos como que Antorcha Campesina tiene un excesivo gasto de energía eléctrica, porque su Villa Estudiantil conecta las 24 horas diarias el aire acondicionado para los estudiantes pobres.

Privilegio del que no gozan las familias, a las que Antorcha dice defender.

De las anécdotas que se cuentan

El 12 de junio pasado, la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez informó que atiende a 30 mil 654 estudiantes de los niveles de Educación Básica, Media Superior y Superior afiliados a la antorchista Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR).

Del cruce del listado proporcionado por la FNERRR realizado por la Dirección General de Padrones y Liquidación de la Coordinación de Becas Benito Juárez se observó lo siguiente:

“La Coordinación de Becas Benito Juárez tiene a 12,400 alumnos de Secundaria como derechohabientes de la Beca Bienestar de Educación Básica, mientras la organización aseguraba que sólo 5 estaban recibiendo su beca”.

En Media Superior, el listado de la FNERRR señala que 21,124 alumnos están censados.

Sin embargo, la Coordinación Nacional de Becas identificó a un total de 25,083 alumnos censados y que actualmente 17,464 son beneficiados.

En Educación Superior, el listado antorchista señaló que 612 alumnos estaban censados y que 230 habían recibido la beca.

Del cruce realizado en la base de datos de la Dirección General de Padrones y Liquidación se identificaron a 790 personas, que esa organización asume como sus afiliadas, como beneficiarias de la Beca Jóvenes Escribiendo el Futuro.

Antorcha Campesina exige que los recursos de los estudiantes lleguen a través de la organización, el presidente López Obrador, así le griten y reclamen en sus mítines, ordenó se le entreguen directamente a los alumnos beneficiados.

La presión del Movimiento Antorchista tampoco funcionó.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

En Tecomatlán, su cuna, Antorcha Campesina, el movimiento social con mayor organización y presencia que busca ser partido político nacional y regional, padeció el martes pasado su nueva realidad política, la presión no le sirvió y perdió privilegios.

Apenas salía el sol ese día, cuando una cuadrilla de trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) procedió a realizar el corte de energía por falta de pago de tres meses de servicio de lo que conocen en ese municipio como la Villa Estudiantil, sede de formación y entrenamiento de setecientos jóvenes militantes antorchistas de diversas partes del país.

La organización exigió, en todo momento, privilegios, como que el gobierno estatal pagara 311 mil pesos de adeudo o la empresa se los condonara.

Para ello recurrió a la privación ilegal de la libertad de ocho trabajadores de la CFE y a un plantón frente a Casa Aguayo por más de 12 horas, hasta que pagó recibos de luz, como cualquier ciudadano o familia mexicana, sólo así le reconectaron la energía.

Los tiempos cambiaron.

“A principios de los años 70, un grupo de profesores y estudiantes de la Escuela Nacional de Agricultura encabezó un movimiento en defensa de una universidad nacionalista, que tuviera como propósito fundamental ayudar al campo, a los campesinos mexicanos a resolver su problemática de elevar su producción y, en consecuencia, elevar su nivel de vida. Luchaban por una universidad popular, que garantizara que entraran a estudiar los hijos de la gente humilde”, expone la declaración de principios de la organización.

Aquiles Córdova Morán, encabezó el movimiento que logró que los Diputados aprobaran la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma Chapingo el 31 de diciembre de 1974.

Con vínculos ideológicos maoístas con Raúl Salinas de Gortari y su grupo de Economía en la UNAM, Antorcha Campesina encontró respaldo oficial desde principio de los 80 y se vinculó a políticos como el gobernador poblano Guillermo Jiménez Morales, para quien fue pieza clave como grupo de choque contra el Yunque, que dominaba Acción Nacional, en las elecciones intermedias de noviembre de 1983.

Aliado de los gobiernos priistas, Antorcha gobierna municipios y tiene diputados locales y federales en diversas entidades.

El reclamo y la presión, a través de manifestaciones y plantones, ha sido uno de sus métodos para conseguir beneficios y manejar millonarios recursos públicos que, si bien son otorgados por los gobiernos para obras y servicios, son manejados corporativamente y generan los fondos necesario para que la cúpula del Movimiento Antorchista haga política.

Con Andrés Manuel López Obrador las cosas cambiaron, primero porque rechaza que el presupuesto público se entregue a organizaciones, sin importar su posición política, y su compromiso es que los reciban los beneficiarios y segundo, porque ideológicamente no comparten el mismo proyecto de Nación.

Los hechos ocurridos el martes confirman que las relaciones de poder que mantuvo por décadas Antorcha Campesina cambiaron radicalmente y pueden escalar a acciones judiciales en su contra.

Aproximadamente a las 5:30 de la mañana del martes pasado, personal de la CFE, acompañado por policías estatales, llegaron a Tecomatlán para cortar la energía eléctrica de la Villa. Los estudiantes recibieron la orden de retener al personal.

A lo largo del martes, hubo tanteos, acercamientos y negociaciones informales, hasta que por las tarde acudió a un llamado de la secretaría de Gobernación, la presidenta municipal de Tecomatlán, Yolanda Reyes Hernández, acompañada por el diputado Nibardo Hernández, quienes argumentaron que en administraciones pasadas les pagaban los recibos de luz de su Villa Estudiantil, lo que no pudieron probar y la empresa solo emite las facturas y desconoce el origen del pago respectivo.

El subsecretario David Méndez mantuvo la posición del gobernador Luis Miguel Barbosa de que no cubrirán nada de un servicio que tiene contratado el ayuntamiento de Tecomatlán, el cual no tuvo más que mandar a pagar dos recibidos de tres que adeudaban y el próximo recibo lo tendrán en diciembre y deberán pagar todo.

Se procedió por la noche, después de las 21 horas, a la reconexión y a la liberación de los 8 trabajadores de la CFE.

Vivir de los privilegios y no asumir que los tiempos cambiaron y que la presión política con manifestaciones, bloqueos, gritos y pancartas no funcionará más, lleva a cometer excesos como que Antorcha Campesina tiene un excesivo gasto de energía eléctrica, porque su Villa Estudiantil conecta las 24 horas diarias el aire acondicionado para los estudiantes pobres.

Privilegio del que no gozan las familias, a las que Antorcha dice defender.

De las anécdotas que se cuentan

El 12 de junio pasado, la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez informó que atiende a 30 mil 654 estudiantes de los niveles de Educación Básica, Media Superior y Superior afiliados a la antorchista Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR).

Del cruce del listado proporcionado por la FNERRR realizado por la Dirección General de Padrones y Liquidación de la Coordinación de Becas Benito Juárez se observó lo siguiente:

“La Coordinación de Becas Benito Juárez tiene a 12,400 alumnos de Secundaria como derechohabientes de la Beca Bienestar de Educación Básica, mientras la organización aseguraba que sólo 5 estaban recibiendo su beca”.

En Media Superior, el listado de la FNERRR señala que 21,124 alumnos están censados.

Sin embargo, la Coordinación Nacional de Becas identificó a un total de 25,083 alumnos censados y que actualmente 17,464 son beneficiados.

En Educación Superior, el listado antorchista señaló que 612 alumnos estaban censados y que 230 habían recibido la beca.

Del cruce realizado en la base de datos de la Dirección General de Padrones y Liquidación se identificaron a 790 personas, que esa organización asume como sus afiliadas, como beneficiarias de la Beca Jóvenes Escribiendo el Futuro.

Antorcha Campesina exige que los recursos de los estudiantes lleguen a través de la organización, el presidente López Obrador, así le griten y reclamen en sus mítines, ordenó se le entreguen directamente a los alumnos beneficiados.

La presión del Movimiento Antorchista tampoco funcionó.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

viernes 31 de julio de 2020

El pacto de Manzanilla

viernes 24 de julio de 2020

Languidece el Centro Histórico

viernes 17 de julio de 2020

La reelección

viernes 10 de julio de 2020

Los políticos y su pandemia

viernes 03 de julio de 2020

¿Democracia o un ajuste de cuentas?

viernes 26 de junio de 2020

Candidatos de la chistera azul

viernes 19 de junio de 2020

La automotriz y el T-MEC

viernes 12 de junio de 2020

Ansias de político

viernes 05 de junio de 2020

Médicos cubanos en Seguridad Pública

viernes 29 de mayo de 2020

Morena quiere ganar Puebla

Cargar Más