/ viernes 29 de mayo de 2020

Aprende a acariciar a los gatos, no son ariscos ni solitarios

A muchos mininos les gustan las caricias, pero primero deben aprender a disfrutar la interacción con los humanos durante un período de adaptación

Siempre se ha dicho que los gatos son solitarios e independientes, también que no les gusta que los acaricien, pero muchos nos sentimos atraídos por esos rasgos estéticos tan bonitos que tienen: ojos grandes, nariz pequeña y cara redonda.

Nuestra primera reacción al verlos es querer acariciarlos y achocharlos, pero para algunos gatos esto es abrumador. De hecho, a algunos se les eriza la piel con solo ver a un desconocido o gruñen como advertencia para que te detengas o te propinarán un zarpazo.

Las razones para este tipo de comportamiento son muchas, pero lo más seguro es que a tu gato no le guste sentirse limitado por un humano o que haya tenido malas experiencias en el pasado. Por ello es muy importante conocer y respetar a los gatos, para que la relación gato-dueño se mantenga fuerte y duradera.

De acuerdo con Daniela Gómez Cisneros, especialista en medicina y cirugía de perros y gatos del Hospital Universitario UPAEP, los gatos son animales cazadores y el ser pequeños los hace vulnerables a ser depredados.

Son muy cautos y pueden cuidarse solos, pero no son totalmente solitarios. Pueden ser animales sociales, aunque su estructura social difiere mucho de las personas y de los perros. Incluso pueden existir “colonias” de gatos y hasta pueden elegir compañeros preferidos, sin embargo, el periodo de socialización de un gato es tardado y requieren tiempo para adaptarse a lo nuevo, siempre y cuando esto no represente malas experiencias para ellos.

Foto: EFE

SOCIALIZACIÓN

“La introducción de un nuevo individuo a su entorno deberá de ser poco a poco para que el gato pueda aceptar a la nueva persona o mascota en la casa. Al inicio es normal que sientan miedo o disgusto, ya que por lo general ellos mantienen a los extraños alejados, porque no saben qué es lo que puede pasar. Pero con el tiempo, si la convivencia es positiva y gradual, es muy probable que el gato lo acepte”, expone.

La doctora enfatiza que no es que todos los gatos odien los abrazos, todo depende del ciclo de socialización que se les da desde que son pequeños. “El período sensible es desde las 2 a las 9 semanas de vida, si los gatitos han tenido experiencias positivas con los abrazos (que no los jalen, no los lastimen, reciben caricias o comida) no los asociarán con algo invasivo o negativo. En cambio, si nunca fueron acostumbrados a ser manipulados, reaccionarán con miedo o agresividad”, asegura.

¿CÓMO ACARICIARLOS?

Enfatiza que, dependiendo de cómo haya sido acostumbrado desde pequeño el gato, sabremos en qué zonas se debe acariciar; por lo general responde positivamente a las caricias en la cabeza, detrás de las orejas y en el mentón; a algunos les gustan las caricias en el área lumbar (zona de la espalda baja). Inclusive, dice, existen muchos gatos que buscan las caricias de sus dueños.

“Ellos manifiestan gusto al levantar la cola o ronronear, o buscando la compañía cuando las caricias les parecen agradables. En cambio, cuando la cola está moviéndose bruscamente o golpeando constantemente o si las orejas se encuentran hacia atrás, son señales de que tu gato no la está pasando bien”, advierte.

Foto: Erika Albisúa | El Sol de Puebla

POSTURAS Y SIGNOS DE RECHAZO

La especialista asegura que es muy importante prestar atención al comportamiento de un gato. Ellos tienen una serie de posturas corporales, expresiones faciales y posiciones de la cola para comunicarse con otros gatos. Identificar estas posturas permitirá que la persona conozca y recompense una conducta tranquila del felino, o cuando se detecta una conducta de temor, podemos impedir que esto continúe.

Por otro lado, los signos de rechazo o tensión que debemos de tomar en cuenta van desde vocalizaciones (maullidos largos), posiciones de encorvamiento, orejas hacia atrás, bufar o sisar. “Usualmente esas son advertencias de que no le agrada lo que estamos haciendo y si no hacemos caso, puede morder o arañar. Es importante respetar sus límites, aunque esto suponga admirar su belleza desde lejos”, concluye.

  • Una señal positiva de que tu gato está disfrutando es cuando genera ronroneos mientras se le mima o si se mantiene recargado en la mano que le acaricia

Siempre se ha dicho que los gatos son solitarios e independientes, también que no les gusta que los acaricien, pero muchos nos sentimos atraídos por esos rasgos estéticos tan bonitos que tienen: ojos grandes, nariz pequeña y cara redonda.

Nuestra primera reacción al verlos es querer acariciarlos y achocharlos, pero para algunos gatos esto es abrumador. De hecho, a algunos se les eriza la piel con solo ver a un desconocido o gruñen como advertencia para que te detengas o te propinarán un zarpazo.

Las razones para este tipo de comportamiento son muchas, pero lo más seguro es que a tu gato no le guste sentirse limitado por un humano o que haya tenido malas experiencias en el pasado. Por ello es muy importante conocer y respetar a los gatos, para que la relación gato-dueño se mantenga fuerte y duradera.

De acuerdo con Daniela Gómez Cisneros, especialista en medicina y cirugía de perros y gatos del Hospital Universitario UPAEP, los gatos son animales cazadores y el ser pequeños los hace vulnerables a ser depredados.

Son muy cautos y pueden cuidarse solos, pero no son totalmente solitarios. Pueden ser animales sociales, aunque su estructura social difiere mucho de las personas y de los perros. Incluso pueden existir “colonias” de gatos y hasta pueden elegir compañeros preferidos, sin embargo, el periodo de socialización de un gato es tardado y requieren tiempo para adaptarse a lo nuevo, siempre y cuando esto no represente malas experiencias para ellos.

Foto: EFE

SOCIALIZACIÓN

“La introducción de un nuevo individuo a su entorno deberá de ser poco a poco para que el gato pueda aceptar a la nueva persona o mascota en la casa. Al inicio es normal que sientan miedo o disgusto, ya que por lo general ellos mantienen a los extraños alejados, porque no saben qué es lo que puede pasar. Pero con el tiempo, si la convivencia es positiva y gradual, es muy probable que el gato lo acepte”, expone.

La doctora enfatiza que no es que todos los gatos odien los abrazos, todo depende del ciclo de socialización que se les da desde que son pequeños. “El período sensible es desde las 2 a las 9 semanas de vida, si los gatitos han tenido experiencias positivas con los abrazos (que no los jalen, no los lastimen, reciben caricias o comida) no los asociarán con algo invasivo o negativo. En cambio, si nunca fueron acostumbrados a ser manipulados, reaccionarán con miedo o agresividad”, asegura.

¿CÓMO ACARICIARLOS?

Enfatiza que, dependiendo de cómo haya sido acostumbrado desde pequeño el gato, sabremos en qué zonas se debe acariciar; por lo general responde positivamente a las caricias en la cabeza, detrás de las orejas y en el mentón; a algunos les gustan las caricias en el área lumbar (zona de la espalda baja). Inclusive, dice, existen muchos gatos que buscan las caricias de sus dueños.

“Ellos manifiestan gusto al levantar la cola o ronronear, o buscando la compañía cuando las caricias les parecen agradables. En cambio, cuando la cola está moviéndose bruscamente o golpeando constantemente o si las orejas se encuentran hacia atrás, son señales de que tu gato no la está pasando bien”, advierte.

Foto: Erika Albisúa | El Sol de Puebla

POSTURAS Y SIGNOS DE RECHAZO

La especialista asegura que es muy importante prestar atención al comportamiento de un gato. Ellos tienen una serie de posturas corporales, expresiones faciales y posiciones de la cola para comunicarse con otros gatos. Identificar estas posturas permitirá que la persona conozca y recompense una conducta tranquila del felino, o cuando se detecta una conducta de temor, podemos impedir que esto continúe.

Por otro lado, los signos de rechazo o tensión que debemos de tomar en cuenta van desde vocalizaciones (maullidos largos), posiciones de encorvamiento, orejas hacia atrás, bufar o sisar. “Usualmente esas son advertencias de que no le agrada lo que estamos haciendo y si no hacemos caso, puede morder o arañar. Es importante respetar sus límites, aunque esto suponga admirar su belleza desde lejos”, concluye.

  • Una señal positiva de que tu gato está disfrutando es cuando genera ronroneos mientras se le mima o si se mantiene recargado en la mano que le acaricia

Local

Clausuran bar y meten a los clientes por la puerta trasera

Es la tercera ocasión que el establecimiento es sorprendido con consumidores al interior del mismo 

Local

[Video] Severas inundaciones en 12 puntos; autos sufrieron afectaciones

Bugambilias fue nuevamente uno de los puntos donde las calles se convirtieron en ríos

Estado

[Fotos] Desaloja Ejército a medio centenar de personas en Amozoc tras tromba

Al menos 380 viviendas resultaron afectadas luego de la fuerte lluvia que azotó a región

Círculos

¿Tomas vino? Aquí te decimos los beneficios de una copa diaria

Disfrutar una copa de tinto de vez en cuando aportará beneficios a tu corazón y a tu bienestar en general

Local

Prevé Futuro 21 posible alianza con Antorcha Campesina

Junto con otras organizaciones, buscan crear frente contra el mal gobierno

Local

Aumenta el flujo de viajeros en la CAPU

Aunque la central de autobuses no luce a su máxima capacidad, cada vez se ve un mayor movimiento de personas

Local

Descartan despidos en Agua de Puebla

Héctor Durán, director de la compañía, aseguró que en el interior se están realizando movimientos administrativos

Sociedad

Ciclo escolar 2020-2021 inicia 24 de agosto a distancia: SEP

El secretario de Educación, Esteban Moctezuma, informó que el inicio del ciclo escolar será a distancia, pues no hay condiciones para regresar a las aulas