/ lunes 4 de enero de 2021

Cardiopatías son la principal causa de muerte en todo el mundo

Según la OMS cada año mueren más personas por estas enfermedades, aquí te damos una alternativa para tu salud vascular

Las cardiopatías son la principal causa de mortalidad en todo el mundo desde hace 20 años. En este momento representan el 16% del total de muertes. Esto quiere decir que, cada año, mueren más personas por enfermedades cardiovasculares, en su mayoría cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares.

Lo anterior, de acuerdo con las Estadísticas Sanitarias Mundiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicadas el pasado diciembre, que revelan que siete de las 10 principales causas de muerte, son enfermedades no transmisibles.

Asimismo, dichas estimaciones corroboran una tendencia creciente de longevidad, ahora vivimos más, pero también nos enfermamos más y vivimos con problemas crónicos causantes de dolor y discapacidad, siendo los trastornos cardiovasculares el principal factor de riesgo de salud.

Las estimaciones de la OMS, subrayan la necesidad de prestar mayor atención a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y neumopatías crónicas, que se prevé que, de aquí al 2030, sigan siendo la principal causa de muerte.

TRASTORNOS DEL CORAZÓN

Las cardiopatías o enfermedades cardiovasculares son un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos que comprometen el funcionamiento del aparato cardiovascular, expone Juan Carlos Pérez Alva, cardiólogo intervencionista, director del Instituto Cardiovascular de Puebla.

En general, las enfermedades cardiovasculares se clasifican en: hipertensión arterial (presión alta), cardiopatía coronaria (infarto al miocardio), enfermedad cerebrovascular (apoplejía), enfermedad vascular periférica, insuficiencia cardíaca, cardiopatía reumática, cardiopatía congénita y microcardiopatías.

“Si bien muchas de estas enfermedades se pueden prevenir llevando una alimentación adecuada y realizando ejercicio, hay muchas que tienen factores genéticos como factor determinante”, advierte el cardiólogo.

Es decir, hay factores de riesgo cardiovascular que están asociados al estilo de vida, como el tabaquismo, la hipertensión, la diabetes, la obesidad o el colesterol, que se pueden modificar a través de hábitos saludables. Los no modificables son los antecedentes familiares (genética), el sexo y la edad.

De ahí que la tarea del cardiólogo se centre no solo en tratar las enfermedades cardiovasculares, sino también evitar que aparezcan (prevención), controlando y actuando sobre los factores de riesgo.

“En el Instituto Cardiovascular de Puebla brindamos atención oportuna y de calidad a los pacientes, haciendo que pasen por su proceso de la enfermedad de la mejor manera posible, con calidez humana y con las mejores herramientas, tanto médicas como tecnológicas”, señala.

El cardiólogo Juan Carlos Pérez Alva | Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

Sabemos que las personas que viven con enfermedades preexistentes como cardiopatías, diabetes y afecciones respiratorias, corren un mayor riesgo de tener complicaciones y morir debido a la Covid-19. Por ello es fundamental que estos pacientes no se dejen de hacerse sus controles médicos para darle seguimiento a su salud, ya que debido a la pandemia, lo están dejando de hacer. Y si no estás enfermo, pero tienes algún factor de riesgo, no dejes de hacerlo.

ALTERNATIVA PARA TU SALUD VASCULAR

El grupo de cardiólogos del Instituto Cardiovascular de Puebla se enfoca en la atención, personalizada y especializada, en diferentes áreas: cardiología intervencionista, enfermedades coronarias, enfermedades de las válvulas del corazón, embolias pulmonares, infartos, entre otras; electrofisiología (arritmias y marcapasos); clínica de hipertensión, área dedicada especialmente a los pacientes con esta patología; departamento de imagen y diagnóstico cardiovascular, donde se realizan técnicas de estudio no invasivas para llegar a la detección de las enfermedades.

El diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares deber ser prescrito por el cardiólogo, quien debe asistir a los pacientes como médico clínico o profesional especializado. Juan Carlos Pérez Alva es el cardiólogo intervencionista del instituto, quien se dedica a los infartos y cambios de válvula.

“La cardiología intervencionista es la subespecialidad de la cardiología dedicada al diagnóstico y tratamiento por medio de catéteres y dispositivos de tamaño pequeño que son implantados por accesos diminutos”, señala.

Pérez Alva refiere que, a diferencia de una cirugía en quirófano que requiere abrir el tórax para llegar al corazón, en los procedimientos intervencionistas se introduce un catéter por una arteria de la pierna o el brazo, y por esta vía, se accede al corazón para realizar el procedimiento terapéutico. Se considera una cirugía de mínima invasión, que se realiza de manera percutánea.

Este procedimiento solo puede ser realizado por cardiólogos intervencionistas que llevaron un entrenamiento (posgrado) posterior al finalizar la subespecialidad de cardiología clínica, para adquirir los conocimientos y las habilidades para realizar estudios diagnósticos de cateterismo y procedimientos terapéuticos de intervención coronaria y/o periféricos a través de catéteres.

¿En qué momento debo acudir con un cardiólogo intervencionista? “si presentas alguno de los factores de riesgo o algún síntoma como dolor de pecho, sudoración fría, náuseas y vómito, acompañados de dificultad para respirar o pérdida/disminución de la capacidad funcional”, concluye el entrevistado.

Contacto

Instituto Cardiovascular de Puebla

Paseo de las Ramblas # 2A, primer piso, local 101

Teléfono 222-225-7055

Las cardiopatías son la principal causa de mortalidad en todo el mundo desde hace 20 años. En este momento representan el 16% del total de muertes. Esto quiere decir que, cada año, mueren más personas por enfermedades cardiovasculares, en su mayoría cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares.

Lo anterior, de acuerdo con las Estadísticas Sanitarias Mundiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicadas el pasado diciembre, que revelan que siete de las 10 principales causas de muerte, son enfermedades no transmisibles.

Asimismo, dichas estimaciones corroboran una tendencia creciente de longevidad, ahora vivimos más, pero también nos enfermamos más y vivimos con problemas crónicos causantes de dolor y discapacidad, siendo los trastornos cardiovasculares el principal factor de riesgo de salud.

Las estimaciones de la OMS, subrayan la necesidad de prestar mayor atención a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y neumopatías crónicas, que se prevé que, de aquí al 2030, sigan siendo la principal causa de muerte.

TRASTORNOS DEL CORAZÓN

Las cardiopatías o enfermedades cardiovasculares son un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos que comprometen el funcionamiento del aparato cardiovascular, expone Juan Carlos Pérez Alva, cardiólogo intervencionista, director del Instituto Cardiovascular de Puebla.

En general, las enfermedades cardiovasculares se clasifican en: hipertensión arterial (presión alta), cardiopatía coronaria (infarto al miocardio), enfermedad cerebrovascular (apoplejía), enfermedad vascular periférica, insuficiencia cardíaca, cardiopatía reumática, cardiopatía congénita y microcardiopatías.

“Si bien muchas de estas enfermedades se pueden prevenir llevando una alimentación adecuada y realizando ejercicio, hay muchas que tienen factores genéticos como factor determinante”, advierte el cardiólogo.

Es decir, hay factores de riesgo cardiovascular que están asociados al estilo de vida, como el tabaquismo, la hipertensión, la diabetes, la obesidad o el colesterol, que se pueden modificar a través de hábitos saludables. Los no modificables son los antecedentes familiares (genética), el sexo y la edad.

De ahí que la tarea del cardiólogo se centre no solo en tratar las enfermedades cardiovasculares, sino también evitar que aparezcan (prevención), controlando y actuando sobre los factores de riesgo.

“En el Instituto Cardiovascular de Puebla brindamos atención oportuna y de calidad a los pacientes, haciendo que pasen por su proceso de la enfermedad de la mejor manera posible, con calidez humana y con las mejores herramientas, tanto médicas como tecnológicas”, señala.

El cardiólogo Juan Carlos Pérez Alva | Foto: Julio César Martínez | El Sol de Puebla

Sabemos que las personas que viven con enfermedades preexistentes como cardiopatías, diabetes y afecciones respiratorias, corren un mayor riesgo de tener complicaciones y morir debido a la Covid-19. Por ello es fundamental que estos pacientes no se dejen de hacerse sus controles médicos para darle seguimiento a su salud, ya que debido a la pandemia, lo están dejando de hacer. Y si no estás enfermo, pero tienes algún factor de riesgo, no dejes de hacerlo.

ALTERNATIVA PARA TU SALUD VASCULAR

El grupo de cardiólogos del Instituto Cardiovascular de Puebla se enfoca en la atención, personalizada y especializada, en diferentes áreas: cardiología intervencionista, enfermedades coronarias, enfermedades de las válvulas del corazón, embolias pulmonares, infartos, entre otras; electrofisiología (arritmias y marcapasos); clínica de hipertensión, área dedicada especialmente a los pacientes con esta patología; departamento de imagen y diagnóstico cardiovascular, donde se realizan técnicas de estudio no invasivas para llegar a la detección de las enfermedades.

El diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares deber ser prescrito por el cardiólogo, quien debe asistir a los pacientes como médico clínico o profesional especializado. Juan Carlos Pérez Alva es el cardiólogo intervencionista del instituto, quien se dedica a los infartos y cambios de válvula.

“La cardiología intervencionista es la subespecialidad de la cardiología dedicada al diagnóstico y tratamiento por medio de catéteres y dispositivos de tamaño pequeño que son implantados por accesos diminutos”, señala.

Pérez Alva refiere que, a diferencia de una cirugía en quirófano que requiere abrir el tórax para llegar al corazón, en los procedimientos intervencionistas se introduce un catéter por una arteria de la pierna o el brazo, y por esta vía, se accede al corazón para realizar el procedimiento terapéutico. Se considera una cirugía de mínima invasión, que se realiza de manera percutánea.

Este procedimiento solo puede ser realizado por cardiólogos intervencionistas que llevaron un entrenamiento (posgrado) posterior al finalizar la subespecialidad de cardiología clínica, para adquirir los conocimientos y las habilidades para realizar estudios diagnósticos de cateterismo y procedimientos terapéuticos de intervención coronaria y/o periféricos a través de catéteres.

¿En qué momento debo acudir con un cardiólogo intervencionista? “si presentas alguno de los factores de riesgo o algún síntoma como dolor de pecho, sudoración fría, náuseas y vómito, acompañados de dificultad para respirar o pérdida/disminución de la capacidad funcional”, concluye el entrevistado.

Contacto

Instituto Cardiovascular de Puebla

Paseo de las Ramblas # 2A, primer piso, local 101

Teléfono 222-225-7055

Local

Piden Transportistas aumento del pasaje a 10 pesos en Puebla

Los representantes piden que sus unidades transiten por las avenidas principales

Local

Nadie nos hizo caso: vecinos de Zacatepec tras explosión de taller de pirotecnia 

Es la segunda ocasión que se registra un hecho similar en la calle Privada Morelos del municipio de Juan C. Bonilla

Mundo

Congreso aprueba el matrimonio igualitario en Chile

Chile convirtió en el noveno país de América que legaliza el matrimonio igualitario

Local

“Que hagan el paro que quieran”, responde Barbosa ante amago de transportistas

No autorizará un incremento a las tarifas ni desorden en los derroteros, advirtió

Local

Alcaldes deben denunciar talleres clandestinos de pirotecnia: Barbosa

Investigaran casos de Zacatepec y Felipe Ángeles para determinar quienes son los responsables de la tragedia

Sociedad

Ciudad Juárez se queda sin espacio en albergues para migrantes

En Ciudad Juaréz, los 27 albergues para migrantes casi llegan a su máxima ocupación, mientras EU reanuda el programa Quédate en México