/ viernes 5 de febrero de 2021

Continúa con los consejos y aprende cómo entrenar a tu cachorro (Parte 3)

Si temes que tu perro se salga a la calle y se pierda o lo atropellen, mejor adiéstralo desde pequeño para quedarse donde tú le digas

Cuando llevamos a un nuevo cachorrito a casa existen varios aspectos esenciales que debemos enseñarle; en las dos semanas anteriores ya hablamos de las veces al día que deben comer y del entrenamiento para hacer sus necesidades fuera de la casa. Hoy Daniel Arjona, experto en adiestramiento canino, nos explica cómo hacer para que aprenda a no salir disparado a la calle en cuanto abras la puerta o que no se meta a tu casa cuando no quieras que lo haga.

Para esto las señoras que ayudan a la limpieza del hogar se pintan solas, pues normalmente son muy hábiles para hacer que no se metan a la casa, porque si están trapeando el perrito al meterse les echa a perder el trabajo y tienen que volver a empezar. Entonces ellas no lo piensan mucho: el perro se mete y, aunque suene mal, le ponen un escobazo; así el perro aprende y eso solo pasa una vez, no lo vuelve a hacer porque sabe que de lo contrario algo desagradable le va a ocurrir. Muchos clientes se quejan porque su perro le hace más caso a la señora de servicio que a ellos y es por esto, asegura Daniel.

Foto: Cortesía Fanjianhua

CÓMO ENSEÑARLES

Cuando queremos que no pasen de un área a la otra, por ejemplo del jardín a la cocina, empezaremos dentro de la casa por impedirle el paso de una habitación a la otra mediante una palabra que escojas para que el perro se quede en el pasillo y no entre la recámara. El perro no entiende el significado de la palabra “NO”, es como si tú te fueras a Alemania, pero no sabes alemán y alguien te dice “nein”, entonces dices: “pues quién sabe qué será eso” y sigues con lo que estás haciendo. Al perro le pasa igual, si le dices “¡no!”, te voltea a ver, pero no sabe lo que quieres, comenta el entrevistado.

Le tienes que decir, por ejemplo: ¡quédate! y, si no obedece le cierras la puerta con brusquedad a manera de darle un portazo; ojo: no se trata de lastimarlo, pero si le damos con la puerta sería más efectivo. De esa forma aprende que después de ¡quédate! viene algo desagradable y que la única manera de que no le pase nada es quedarse donde le dijeron, afirma.

Una vez que lo dominamos con las puertas interiores nos vamos con las que dan a la calle. Como el perro ya tiene idea de lo que significa la palabra “¡quédate!”, entonces ahora vamos a practicar con el portón, que es más riesgoso, porque si se escapa se va a la calle; aquí haremos como una especie de recordatorio. Con los portones eléctricos es lo mismo: a la hora que se abra, el ruido del motor va a ser la señal para el perro de no moverse de donde está o que sí se mueva, pero sin salirse.

“Si se le olvida la palabra “¡quédate!” tomamos una cubeta o cualquier otra cosa, la vamos a tirar enfrente del perro, no vamos a pegarle, no se trata de golpearlo, sino de que caiga frente a él, para que haga ruido y él sepa que después de “¡quédate!” cae la cubeta ahí y se espanta, entonces mejor no pasa porque le puede pegar”, asevera.

Es lo mismo que ya explicábamos la semana pasada acerca de la forma natural en que su madre les enseña a no meterse con su plato de comida: con un gruñido, seguido de una mordida. Aunque algunas mamás los dejan comer con ella, la mayoría primero les gruñen para defender la comida y si el perrito no hace caso, la mamá lo muerde fuerte y solo una vez.

Ella no lo anda correteando para seguirlo mordiendo como sí hacemos nosotros: el perro ya hizo algo malo y lo perseguimos… no, ellos no funcionan así y es indispensable que sea en el momento, no pueden pasar ni cuatro segundos después, para que lo relacione directamente, afirma el experto.

Lo mismo pasa cuando aprenden a cruzar la calle: lo primero que escucharon fue un claxon, sintieron una sombra que venía hacia ellos y después el golpe; si el perro sobrevive, su instinto de conservación le indica que esos sonidos que escuchó son preludio de algo muy desagradable, entonces en la calle sienten que vienen los coches, el ruido, o escuchan el claxon y se quitan, porque lo aprendieron con una sola vez. Igual si en estado salvaje el perro mordió a un puercoespín, ¿cuántas veces lo va a morder?, solo una, lo aprenden rápido, comenta.

Foto: Freepik

EL LÍDER DE LA MANADA

Otro aspecto importante para entender al educar a nuestro cachorro es que en las manadas siempre hay líderes. En la camada donde el nació era la mamá y cuando ellos nos adoptan como su manada -esto lo decíamos en otro artículo anterior- también debe haber liderazgos, donde los líderes tenemos que ser los humanos y él tiene que ser subordinado, el último en la jerarquía. Si en la familia hay cinco personas, el perro tendría que ser el sexto en la jerarquía, enfatiza.

El perro de adulto es dominante, su instinto le dice: “domina la manda, tú deber ser el nuevo jefe”, es entonces cuando muerden a los dueños, porque nunca les enseñaron respeto a los líderes. El perro por evolución natural crece, su instinto se desarrolla y quiere dominar en la manada.

Recuerda que, si necesitas entrenamiento especializado, Daniel Arjona tiene 30 años de experiencia en adiestramiento y solución a problemas de conducta de tu mejor amigo, contáctalo al teléfono 2221-93-36-96.

Cuando llevamos a un nuevo cachorrito a casa existen varios aspectos esenciales que debemos enseñarle; en las dos semanas anteriores ya hablamos de las veces al día que deben comer y del entrenamiento para hacer sus necesidades fuera de la casa. Hoy Daniel Arjona, experto en adiestramiento canino, nos explica cómo hacer para que aprenda a no salir disparado a la calle en cuanto abras la puerta o que no se meta a tu casa cuando no quieras que lo haga.

Para esto las señoras que ayudan a la limpieza del hogar se pintan solas, pues normalmente son muy hábiles para hacer que no se metan a la casa, porque si están trapeando el perrito al meterse les echa a perder el trabajo y tienen que volver a empezar. Entonces ellas no lo piensan mucho: el perro se mete y, aunque suene mal, le ponen un escobazo; así el perro aprende y eso solo pasa una vez, no lo vuelve a hacer porque sabe que de lo contrario algo desagradable le va a ocurrir. Muchos clientes se quejan porque su perro le hace más caso a la señora de servicio que a ellos y es por esto, asegura Daniel.

Foto: Cortesía Fanjianhua

CÓMO ENSEÑARLES

Cuando queremos que no pasen de un área a la otra, por ejemplo del jardín a la cocina, empezaremos dentro de la casa por impedirle el paso de una habitación a la otra mediante una palabra que escojas para que el perro se quede en el pasillo y no entre la recámara. El perro no entiende el significado de la palabra “NO”, es como si tú te fueras a Alemania, pero no sabes alemán y alguien te dice “nein”, entonces dices: “pues quién sabe qué será eso” y sigues con lo que estás haciendo. Al perro le pasa igual, si le dices “¡no!”, te voltea a ver, pero no sabe lo que quieres, comenta el entrevistado.

Le tienes que decir, por ejemplo: ¡quédate! y, si no obedece le cierras la puerta con brusquedad a manera de darle un portazo; ojo: no se trata de lastimarlo, pero si le damos con la puerta sería más efectivo. De esa forma aprende que después de ¡quédate! viene algo desagradable y que la única manera de que no le pase nada es quedarse donde le dijeron, afirma.

Una vez que lo dominamos con las puertas interiores nos vamos con las que dan a la calle. Como el perro ya tiene idea de lo que significa la palabra “¡quédate!”, entonces ahora vamos a practicar con el portón, que es más riesgoso, porque si se escapa se va a la calle; aquí haremos como una especie de recordatorio. Con los portones eléctricos es lo mismo: a la hora que se abra, el ruido del motor va a ser la señal para el perro de no moverse de donde está o que sí se mueva, pero sin salirse.

“Si se le olvida la palabra “¡quédate!” tomamos una cubeta o cualquier otra cosa, la vamos a tirar enfrente del perro, no vamos a pegarle, no se trata de golpearlo, sino de que caiga frente a él, para que haga ruido y él sepa que después de “¡quédate!” cae la cubeta ahí y se espanta, entonces mejor no pasa porque le puede pegar”, asevera.

Es lo mismo que ya explicábamos la semana pasada acerca de la forma natural en que su madre les enseña a no meterse con su plato de comida: con un gruñido, seguido de una mordida. Aunque algunas mamás los dejan comer con ella, la mayoría primero les gruñen para defender la comida y si el perrito no hace caso, la mamá lo muerde fuerte y solo una vez.

Ella no lo anda correteando para seguirlo mordiendo como sí hacemos nosotros: el perro ya hizo algo malo y lo perseguimos… no, ellos no funcionan así y es indispensable que sea en el momento, no pueden pasar ni cuatro segundos después, para que lo relacione directamente, afirma el experto.

Lo mismo pasa cuando aprenden a cruzar la calle: lo primero que escucharon fue un claxon, sintieron una sombra que venía hacia ellos y después el golpe; si el perro sobrevive, su instinto de conservación le indica que esos sonidos que escuchó son preludio de algo muy desagradable, entonces en la calle sienten que vienen los coches, el ruido, o escuchan el claxon y se quitan, porque lo aprendieron con una sola vez. Igual si en estado salvaje el perro mordió a un puercoespín, ¿cuántas veces lo va a morder?, solo una, lo aprenden rápido, comenta.

Foto: Freepik

EL LÍDER DE LA MANADA

Otro aspecto importante para entender al educar a nuestro cachorro es que en las manadas siempre hay líderes. En la camada donde el nació era la mamá y cuando ellos nos adoptan como su manada -esto lo decíamos en otro artículo anterior- también debe haber liderazgos, donde los líderes tenemos que ser los humanos y él tiene que ser subordinado, el último en la jerarquía. Si en la familia hay cinco personas, el perro tendría que ser el sexto en la jerarquía, enfatiza.

El perro de adulto es dominante, su instinto le dice: “domina la manda, tú deber ser el nuevo jefe”, es entonces cuando muerden a los dueños, porque nunca les enseñaron respeto a los líderes. El perro por evolución natural crece, su instinto se desarrolla y quiere dominar en la manada.

Recuerda que, si necesitas entrenamiento especializado, Daniel Arjona tiene 30 años de experiencia en adiestramiento y solución a problemas de conducta de tu mejor amigo, contáctalo al teléfono 2221-93-36-96.

Local

Se enfrentan ambulantes y policías municipales tras el retiro de puestos del zócalo

Los comerciantes informales pidieron al gobierno de Eduardo Rivera Pérez que los regularice y los deje trabajar

Policiaca

#JusticiaBebé: Todo lo que se sabe sobre el caso del bebé hallado muerto en penal de Puebla

Autoridades gubernamentales y organizaciones civiles se han sumado al llamado para esclarecer el hecho

Local

Puebla, tercer lugar nacional en muertes de sacerdotes y religiosos por Covid-19

El Centro Católico Multimedial señaló que no se registraron defunciones de sacerdotes en Puebla entre octubre de 2021 y el 14 de enero

Doble Vía

Paso a paso: cómo dar de alta a trabajadoras del hogar ante el IMSS

Este proceso se debe realizar mes con mes a fin de que las beneficiadas puedan recibir los beneficios sin contratiempos

Mundo

Covid-19: Inglaterra retira el uso de cubrebocas, pase sanitario y el trabajo en casa

El primer ministro está en el centro de la polémica, por realizar una reunión con múltiples personas en el punto más crítico de la pandemia

Mundo

Rusia busca tomar el gobierno ucraniano

El Tesoro sanciona a funcionarios de Ucrania reclutados por Moscú; el plan, “controlar infraestructura con una fuerza de ocupación”

Política

Contrata SRE seguros privados para su personal en Canadá y EU

Contrató pólizas a mil 678 servidores públicos que trabajan por honorarios en embajadas y consulados de México en Canadá y EU

Política

Dialogan México y EU sobre energía

La Cuatroté le expone a secretaria de Energía estadounidense la reforma eléctrica

Local

Embarazadas y mayores de 18 rezagados tendrán centro de vacunación permanente

El Centro Estatal de Vacunación está ubicado en el Complejo Médico Sur, en la colonia Agua Santa