/ jueves 30 de julio de 2020

De las tartas, la de Santiago | El Rincón de Zalacaín

El Mayor, pieza clave en los temas religiosos de España desde hace siglos

Y llegó la fiesta de Santiago Apóstol, el Mayor, pieza clave en los temas religiosos de España desde hace siglos. Día ligado a la gastronomía entre otros asuntos por los Chiles en Nogada. La Nuez de Castilla suele reventar y caerse de los nogales en esta fecha dando con ello partida oficial para elaborar la salsa de nuez, blanca, blanquísima.

Pero hay otro alimento propio de quienes siguen las festividades Santiago El Mayor, peregrinos religiosos o simples turistas encuentran en la Tarta de Santiago uno de los manjares conventuales por excelencia. A Zalacaín el tema le remontaba a su niñez pues a las tías abuelas les regalaban unas monjitas de la zona de San Francisco cada año una tarta espolvoreada con azúcar encerrando la Cruz de Santiago.

Para el aventurero constituía toda una experiencia de sabores deleitar un trocito de la tarta y a veces acompañarlo de un trago de chocolate espeso. Con los años iría descubriendo sus orígenes y seleccionando a sus proveedores, pues la tarta requiere de ingredientes finos y selectos.

La tarta hoy conocida es derivada de otra, de la Edad Media, y la decoración de la Cruz de Santiago es más nueva, cuando unos panaderos añadieron el emblema y convirtieron la tarta en un clásico para los habitantes y turistas de la ciudad, principalmente de los peregrinos.

La almendra, el ingrediente básico, tiene sus antecedentes en Persia, Israel y Siria, pero los griegos la divulgaron en el Mar Mediterráneo y así se asentó en España, hoy día es el segundo país productor del fruto. En la Edad Media hay registros de su uso ya en la comida, en 1577 aparece bajo el nombre de Torta Real. En 1611, recordaba haber leído Zalacaín, Francisco Martínez Montiño, el cocinero por 34 años de la Casa Real, sirvió a Felipe II y Felipe IV, escribió “Arte de cocina, pastelería, bizcochería y conservería” donde aparece ya la receta de la llamada “Torta de Almendras”:

“Mojarás tres quarterones de almendras muy bien, y le echarás media libra de azúcar, y lo mojarás todo muy bien; luego echale seis huevis con claras, y mézclalo bien, y harás tu torta de dos hojas, una abaxo y otra arriba, y untala con manteca de vaca por encima, y ráspale un poco de azúcar…”, según se lee en la reedición de 1763 de la imprenta de María Ángela Martí viuda, en Barcelona, un libro muy bien guardado por Zalacaín.

Y esa era la clave de la tarta o torta en su época, usar exclusivamente harina de almendra y azúcar en las mismas cantidades y huevos con todo y clara.

Y así la hacían las monjas aquellas de la zona de San Francisco.

Don José Mora Soto, propietario de la confitería Casa Mora en Santiago de Compostela tuvo la ocurrencia de agregarle a su tarta de almendras la decoración en azúcar glass y rociarle por encima de un esténcil con la Cruz de Santiago, la imagen representativa de la Orden de los Caballeros de Santiago, fundada en 1170 para cuidar a los peregrinos de los ataques de los sarracenos.

La cruz con forma de espada con brazos de flor de lis, fue empleada desde los tiempos de las Cruzadas por tanto fue añadida en 1924.

Zalacaín había recibido ese día un regalo casero, precisamente la Tarta de Santiago, un manjar de almendra.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

Y llegó la fiesta de Santiago Apóstol, el Mayor, pieza clave en los temas religiosos de España desde hace siglos. Día ligado a la gastronomía entre otros asuntos por los Chiles en Nogada. La Nuez de Castilla suele reventar y caerse de los nogales en esta fecha dando con ello partida oficial para elaborar la salsa de nuez, blanca, blanquísima.

Pero hay otro alimento propio de quienes siguen las festividades Santiago El Mayor, peregrinos religiosos o simples turistas encuentran en la Tarta de Santiago uno de los manjares conventuales por excelencia. A Zalacaín el tema le remontaba a su niñez pues a las tías abuelas les regalaban unas monjitas de la zona de San Francisco cada año una tarta espolvoreada con azúcar encerrando la Cruz de Santiago.

Para el aventurero constituía toda una experiencia de sabores deleitar un trocito de la tarta y a veces acompañarlo de un trago de chocolate espeso. Con los años iría descubriendo sus orígenes y seleccionando a sus proveedores, pues la tarta requiere de ingredientes finos y selectos.

La tarta hoy conocida es derivada de otra, de la Edad Media, y la decoración de la Cruz de Santiago es más nueva, cuando unos panaderos añadieron el emblema y convirtieron la tarta en un clásico para los habitantes y turistas de la ciudad, principalmente de los peregrinos.

La almendra, el ingrediente básico, tiene sus antecedentes en Persia, Israel y Siria, pero los griegos la divulgaron en el Mar Mediterráneo y así se asentó en España, hoy día es el segundo país productor del fruto. En la Edad Media hay registros de su uso ya en la comida, en 1577 aparece bajo el nombre de Torta Real. En 1611, recordaba haber leído Zalacaín, Francisco Martínez Montiño, el cocinero por 34 años de la Casa Real, sirvió a Felipe II y Felipe IV, escribió “Arte de cocina, pastelería, bizcochería y conservería” donde aparece ya la receta de la llamada “Torta de Almendras”:

“Mojarás tres quarterones de almendras muy bien, y le echarás media libra de azúcar, y lo mojarás todo muy bien; luego echale seis huevis con claras, y mézclalo bien, y harás tu torta de dos hojas, una abaxo y otra arriba, y untala con manteca de vaca por encima, y ráspale un poco de azúcar…”, según se lee en la reedición de 1763 de la imprenta de María Ángela Martí viuda, en Barcelona, un libro muy bien guardado por Zalacaín.

Y esa era la clave de la tarta o torta en su época, usar exclusivamente harina de almendra y azúcar en las mismas cantidades y huevos con todo y clara.

Y así la hacían las monjas aquellas de la zona de San Francisco.

Don José Mora Soto, propietario de la confitería Casa Mora en Santiago de Compostela tuvo la ocurrencia de agregarle a su tarta de almendras la decoración en azúcar glass y rociarle por encima de un esténcil con la Cruz de Santiago, la imagen representativa de la Orden de los Caballeros de Santiago, fundada en 1170 para cuidar a los peregrinos de los ataques de los sarracenos.

La cruz con forma de espada con brazos de flor de lis, fue empleada desde los tiempos de las Cruzadas por tanto fue añadida en 1924.

Zalacaín había recibido ese día un regalo casero, precisamente la Tarta de Santiago, un manjar de almendra.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

Local

Cancela SAT cita a contribuyentes, suponen venta de lugares

A nivel nacional se suspendieron casi 4 mil visitas agendadas

Estado

Retoma Poder Judicial de Puebla actividades presenciales

Regresa  a las labores un tercio del personal de cada órgano jurisdiccional

Local

“Es tan riesgoso regresar, como no regresar": Barbosa sobre reactivación económica

Estado y federación trabajan en un modelo conjunto de regreso a actividades que podría ser aplicable a partir del 7 de agosto

Local

Frena coronavirus a la justicia laboral, quejas pendientes son incuantificables

Tenemos que ser honestos con los clientes y decir que el tiempo se ha duplicado: abodagos

Local

Denuncia Gobernación Municipal a grupo que impide detención de ambulante

La dependencia señaló que los señalados agredieron al personal y a elementos de la SSC durante un operativo

Finanzas

Cae venta de autos e ingresos de Audi en la primera mitad del 2020

El grupo anunció que transfirió todas sus acciones que estaban en manos de pequeños accionistas hacia el grupo Volkswagen AG

Futbol

Los grandes se resisten a Reynoso; Chivas la nueva oportunidad de La Franja

América, Cruz Azul y Pumas no han dado su brazo a torcer ante el técnico peruano; contra Guadalajara disputará su primer partido el sábado

Mundo

Nueva York regalará cubrebocas en los autobuses

La Autoridad Metropolitana del Transporte espera llevar el servicio a 400 unidades antes de que concluya este mes