/ jueves 26 de marzo de 2020

El lazzaroni | El Rincón de Zalacaín

Durante la infancia es cuando los padres educan a los hijos a comportarse en la mesa

Foto: Jesús Manuel Hernández | El Sol de Puebla

Durante la infancia es cuando los padres educan a los hijos a comportarse en la mesa. El empleo de los cubiertos, el adecuado uso del tenedor y el cuchillo, la forma de masticar, de limpiarse los labios, de beber los líquidos, eran fundamentales como requisito de saberse portar en sociedad.

Muchos manuales aparecieron en el pasado para enlistar las recomendaciones sobre la urbanidad. Famoso fue el manual de Manuel Antonio Carreño, un español dedicado a escribir sobre los consejos para saber cómo portarse en el hogar, la escuela, el trabajo, etcétera, siempre bajo premisas de orden cristiano.

El Carreño apareció en 1865 y se reimprimió varias veces en Madrid, París, México, Perú y otras naciones, y ha trascendido hasta la actualidad, actualizado, pero sólo como libro anecdótico y de referencia.

El recuerdo le vino al aventurero Zalacaín al acudir a una invitación en Chipilo, Puebla, esa población donde los italianos del Véneto migraron en 1862 y se asentaron y dieron origen a una cultura diferente y a la producción de alimentos aceptados inmediatamente por los poblanos.

Zalacaín fue convocado a probar una excelente pizza elaborada por un chico de origen napolitano, sin duda esa era una garantía. La pizza de Nápoles es diferente a todas, para los historiadores ese puerto es la cuna de la pizza como hoy la conocemos, derivada quizá del pan griego.

La comida fue sumamente placentera, buenas pizzas y mejor charla. Y una anécdota para la historia.

En una de las mesas se encontraba una familia originaria de Nápoles, hablaban el dialecto de la antigua República de Partenopea, título con muy poca duración, del 21 de enero de 1799 al 13 de junio del mismo año, apenas unos cinco meses de independencia de Italia.

Una frase pronunciada por el padre del menor llamó la atención de Zalacaín quien recordó una breve historia. El chiquillo levantaba los espaguetis de uno en uno y los movía por encima de su boca para introducirlo lentamente. El padre le gritó “lazzaroni”.

Zalacaín recordaba el término usado en Nápoles para definir precisamente a un tipo de persona, cuya práctica en la mesa violentaba los usos y costumbres de la época. Los macarrones con tomate y queso eran un plarto popular entre la gente de escasos recursos, harina de trigo y agua formaban la masa para elaborar los también llamados “pluma”, “penne rigate” a los rayados por fuera, o “penne lisce” al liso. Los más grandes llamados “pennonni” eran más gruesos y llenaban más pronto el estómago de los lazzaroni.

Decía el diccionario del dialecto napolitano sobre esta palabra, usada para definir al truhan, sinvergüenza, cara dura, conchudo, granuja, estafador, bribón, pícaro, rufián, caco, pillo, andrajoso, mendrugo o necesitado.

La comida transcurrió en medio de anécdotas sobre los viajes y las vivencias del dueño de la pizzería.

Estos napolitanos pobres formaron un frente para defender la ciudad de la entrada de los franceses en 1799 y entonces el calificativo se unió a los calabreses como símbolo de autonomía y hasta una famosa pasta lleva su nombre.

El dialecto napolitano continuó fluyendo. El padre del menor dijo: “O barbiere te fa bello; o vine te fa guappo, a femmena te fa fesso”.

Y el amigo de la pizzería tradujo de inmediato para Zalacaín: “El barbero te hace guapo, el vino te hace valiente, y la mujer te hace preso”.

  • elrincondezalacain@gmail.com
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

SUSCRÍBETE A NUESTRO YOUTUBE

Foto: Jesús Manuel Hernández | El Sol de Puebla

Durante la infancia es cuando los padres educan a los hijos a comportarse en la mesa. El empleo de los cubiertos, el adecuado uso del tenedor y el cuchillo, la forma de masticar, de limpiarse los labios, de beber los líquidos, eran fundamentales como requisito de saberse portar en sociedad.

Muchos manuales aparecieron en el pasado para enlistar las recomendaciones sobre la urbanidad. Famoso fue el manual de Manuel Antonio Carreño, un español dedicado a escribir sobre los consejos para saber cómo portarse en el hogar, la escuela, el trabajo, etcétera, siempre bajo premisas de orden cristiano.

El Carreño apareció en 1865 y se reimprimió varias veces en Madrid, París, México, Perú y otras naciones, y ha trascendido hasta la actualidad, actualizado, pero sólo como libro anecdótico y de referencia.

El recuerdo le vino al aventurero Zalacaín al acudir a una invitación en Chipilo, Puebla, esa población donde los italianos del Véneto migraron en 1862 y se asentaron y dieron origen a una cultura diferente y a la producción de alimentos aceptados inmediatamente por los poblanos.

Zalacaín fue convocado a probar una excelente pizza elaborada por un chico de origen napolitano, sin duda esa era una garantía. La pizza de Nápoles es diferente a todas, para los historiadores ese puerto es la cuna de la pizza como hoy la conocemos, derivada quizá del pan griego.

La comida fue sumamente placentera, buenas pizzas y mejor charla. Y una anécdota para la historia.

En una de las mesas se encontraba una familia originaria de Nápoles, hablaban el dialecto de la antigua República de Partenopea, título con muy poca duración, del 21 de enero de 1799 al 13 de junio del mismo año, apenas unos cinco meses de independencia de Italia.

Una frase pronunciada por el padre del menor llamó la atención de Zalacaín quien recordó una breve historia. El chiquillo levantaba los espaguetis de uno en uno y los movía por encima de su boca para introducirlo lentamente. El padre le gritó “lazzaroni”.

Zalacaín recordaba el término usado en Nápoles para definir precisamente a un tipo de persona, cuya práctica en la mesa violentaba los usos y costumbres de la época. Los macarrones con tomate y queso eran un plarto popular entre la gente de escasos recursos, harina de trigo y agua formaban la masa para elaborar los también llamados “pluma”, “penne rigate” a los rayados por fuera, o “penne lisce” al liso. Los más grandes llamados “pennonni” eran más gruesos y llenaban más pronto el estómago de los lazzaroni.

Decía el diccionario del dialecto napolitano sobre esta palabra, usada para definir al truhan, sinvergüenza, cara dura, conchudo, granuja, estafador, bribón, pícaro, rufián, caco, pillo, andrajoso, mendrugo o necesitado.

La comida transcurrió en medio de anécdotas sobre los viajes y las vivencias del dueño de la pizzería.

Estos napolitanos pobres formaron un frente para defender la ciudad de la entrada de los franceses en 1799 y entonces el calificativo se unió a los calabreses como símbolo de autonomía y hasta una famosa pasta lleva su nombre.

El dialecto napolitano continuó fluyendo. El padre del menor dijo: “O barbiere te fa bello; o vine te fa guappo, a femmena te fa fesso”.

Y el amigo de la pizzería tradujo de inmediato para Zalacaín: “El barbero te hace guapo, el vino te hace valiente, y la mujer te hace preso”.

  • elrincondezalacain@gmail.com
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

SUSCRÍBETE A NUESTRO YOUTUBE

Salud

Retira BUAP a médicos internos de hospitales para evitar contagios de Covid-19

Los estudiantes dejarán de prestar su servicio desde el 7 hasta el 30 de abril

Local

En un sólo día, mueren cinco personas más por coronavirus en Puebla

En total la entidad registra 165 casos positivos de Covid-19 y  14 defunciones

Local

Túneles sanitizadores contra Covid-19 "no sirven de nada": gobernador de Puebla

Son sólo un asunto de percepción, afirma Miguel Barbosa Huerta

Salud

Puebla es segundo lugar nacional con más defunciones por Covid-19

La entidad sólo es superada por la CDMX que suma 29 fallecimientos por la misma causa

Policiaca

Decomisan más de 50 vehículos y hasta caballos tras cateos en Quecholac

Durante las diligencias también fueron detenidos tres sujetos que estarían relacionados con el robo de vehículos con mercancía

Deportes

Incluirán un apellido comercial al Parque Hermanos Serdán

Una empresa del ramo constructor se unirá en el nombre de la casa de la novena esmeralda

México

CCE pide que se organicen para revocación de mandato de AMLO

Salazar Lomelín hizo un llamado a quienes buscan que López Obrador deje la presidencia por su inacción ante la crisis por el Covid-19

Mundo

Wuhan pone fin a semanas de confinamiento

La reapertura de la ciudad se dio posterior a que se informaron únicamente sobre tres nuevos casos de Covid-19 dentro de las últimas semanas

Finanzas

Los empresarios no somos sus adversarios: Grupo Monterrey a AMLO

Empresarios del llamado Grupo Monterrey ofrecieron al presidente su solidaridad