/ jueves 22 de abril de 2021

Entre chitones y engaños | El Rincón de Zalacaín

El pintor, amigo, oaxaqueño, reía a carcajadas mientras uno de los comensales contaba el precio pagado por una orden de “cucarachas de mar”

El pintor, amigo, oaxaqueño, reía a carcajadas mientras uno de los comensales contaba el precio pagado por una orden de “cucarachas de mar” en conocido y escondido restaurante del sur de la ciudad de Puebla, frecuentado por políticos en turno.

La orden de 6 cucarachas tenía 4 dígitos, su sabor le había gustado al comensal y presumía de su amplio conocimiento sobre el tema.

El pintor, amigo, oaxaqueño, seguía riendo acariciando la ironía y preguntando por el tamaño y consistencia de cada una de las cucarachas, por lo narrado “desnudas”, es decir sin la características ocho placas calcáreas, quizá el requisito “sine qua non” para identificarlas o más bien, para no dejarse engañar.

El comensal describió el molusco, como una especie de camarón, asunto revelador del engaño.

El “Chitón”, llamado por los oaxaqueños de la costa del Pacífico “cucarachas de mar” recibe otros nombres según la playa donde se localice, quitón, cochinilla de mar, lapa, piragüero, y se trata de un molusco cuya demanda ha llegado a poner peligro su existencia, de donde a últimas fechas su precio ha subido y escasea.

La charla sirvió para comprometer al pintor, amigo, oaxaqueño, a servir de enlace para conseguir unos kilos de cucarachas. Y así sucedió, dos semanas después llegaron las bolsas congeladas con unos animales como piedras de color gris oscuro.

Zalacaín se había comprometido a prepararlas. Y así sucedió.

Una vez descongeladas, ayudado de unas tijeras fue cortando la parte baja de la “armadura” a fin de dejar libre la carne.

Seleccionó a las más pequeñas para cocinarlas dentro de un arroz con azafrán, a manera de paella, simplemente llamado “arroz con cosas”. Procedió a preparar el arroz en la patella o paella, previamente había pasado por el aceite con un poco de ajo y pimentón las almejas blancas y después las cucarachas, algunas tomaron un color naranja por fuera, las placas se habían cocido.

Después de cocinar el arroz con cosas fueron agregadas las cucarachas para terminar el cocimiento, la paella se tapó con papel aluminio y se colocaron dos trapos húmedos encima para dejar reposar el arroz.

Mientras tanto se habían puesto las cucarachas de mayor tamaño sobre una plancha muy caliente y se procedió a cocerlas como si de una langosta o bogavante se tratara. Además, Zalacaín había preparado una salsa de estragón y queso y otras de chile pasilla, ambas sirvieron de maravilloso acompañante a las cucarachas.

El arroz llegó a la mesa casi al momento cuando el amigo culpable de esta reunión se apareció. Grande fue su sorpresa, vio a los moluscos, con concha y exclamó “eso no fue lo que me dieron a mí”.

Efectivamente dijo el pintor, amigo, oaxaqueño, existen imitaciones en algunos restaurantes abusando de la buena fe del cliente y de la fama de las “cucarachas de mar”, poco conocidas tierra adentro.

Los establecimientos compran camarón jumbo, los más grandes en el mercado, los pelan, los limpian y los presentan formando un círculo, con lo cual los hacen aparecer como si la cucaracha hubiera sido desprendida del caparazón. El resto lo hacía la salsa para completar el engaño.

Uno de los amigos preguntó a Zalacaín a manera de provocación ¿Y quién inventó las salsas? El aventurero respondió con otra pregunta ¿cuál salsa?

El amigo quería saber sobre el origen de la salsa en la cocina, un asunto muy simple, la salsa surge simplemente para esconder, ocultar el sabor de los alimentos en descomposición… Pero esa, esa es otra historia.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube El Rincón de Zalacaín

El pintor, amigo, oaxaqueño, reía a carcajadas mientras uno de los comensales contaba el precio pagado por una orden de “cucarachas de mar” en conocido y escondido restaurante del sur de la ciudad de Puebla, frecuentado por políticos en turno.

La orden de 6 cucarachas tenía 4 dígitos, su sabor le había gustado al comensal y presumía de su amplio conocimiento sobre el tema.

El pintor, amigo, oaxaqueño, seguía riendo acariciando la ironía y preguntando por el tamaño y consistencia de cada una de las cucarachas, por lo narrado “desnudas”, es decir sin la características ocho placas calcáreas, quizá el requisito “sine qua non” para identificarlas o más bien, para no dejarse engañar.

El comensal describió el molusco, como una especie de camarón, asunto revelador del engaño.

El “Chitón”, llamado por los oaxaqueños de la costa del Pacífico “cucarachas de mar” recibe otros nombres según la playa donde se localice, quitón, cochinilla de mar, lapa, piragüero, y se trata de un molusco cuya demanda ha llegado a poner peligro su existencia, de donde a últimas fechas su precio ha subido y escasea.

La charla sirvió para comprometer al pintor, amigo, oaxaqueño, a servir de enlace para conseguir unos kilos de cucarachas. Y así sucedió, dos semanas después llegaron las bolsas congeladas con unos animales como piedras de color gris oscuro.

Zalacaín se había comprometido a prepararlas. Y así sucedió.

Una vez descongeladas, ayudado de unas tijeras fue cortando la parte baja de la “armadura” a fin de dejar libre la carne.

Seleccionó a las más pequeñas para cocinarlas dentro de un arroz con azafrán, a manera de paella, simplemente llamado “arroz con cosas”. Procedió a preparar el arroz en la patella o paella, previamente había pasado por el aceite con un poco de ajo y pimentón las almejas blancas y después las cucarachas, algunas tomaron un color naranja por fuera, las placas se habían cocido.

Después de cocinar el arroz con cosas fueron agregadas las cucarachas para terminar el cocimiento, la paella se tapó con papel aluminio y se colocaron dos trapos húmedos encima para dejar reposar el arroz.

Mientras tanto se habían puesto las cucarachas de mayor tamaño sobre una plancha muy caliente y se procedió a cocerlas como si de una langosta o bogavante se tratara. Además, Zalacaín había preparado una salsa de estragón y queso y otras de chile pasilla, ambas sirvieron de maravilloso acompañante a las cucarachas.

El arroz llegó a la mesa casi al momento cuando el amigo culpable de esta reunión se apareció. Grande fue su sorpresa, vio a los moluscos, con concha y exclamó “eso no fue lo que me dieron a mí”.

Efectivamente dijo el pintor, amigo, oaxaqueño, existen imitaciones en algunos restaurantes abusando de la buena fe del cliente y de la fama de las “cucarachas de mar”, poco conocidas tierra adentro.

Los establecimientos compran camarón jumbo, los más grandes en el mercado, los pelan, los limpian y los presentan formando un círculo, con lo cual los hacen aparecer como si la cucaracha hubiera sido desprendida del caparazón. El resto lo hacía la salsa para completar el engaño.

Uno de los amigos preguntó a Zalacaín a manera de provocación ¿Y quién inventó las salsas? El aventurero respondió con otra pregunta ¿cuál salsa?

El amigo quería saber sobre el origen de la salsa en la cocina, un asunto muy simple, la salsa surge simplemente para esconder, ocultar el sabor de los alimentos en descomposición… Pero esa, esa es otra historia.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube El Rincón de Zalacaín

Local

Eduardo Rivera pedirá 14.8 mdp como "apoyo financiero" para cerrar el año

El préstamo será solicitado ante la la Secretaría de Finanzas y Administración del gobierno estatal

Local

En este lugar podrás visitar la tumba de Javier López Díaz para despedirte

La familia del “Rey del raiting” dio a conocer el sitio donde sus restos descansan, para que la gente pueda acudir a darle el último adiós

Turismo

Conoce el nuevo centro comercial que llega a Puebla, ¿podrá superar a la competencia?

La plaza será abierta en diferentes etapas y se planea que su primera apertura sea para septiembre del 2022

Gossip

Flow Fest 2021: conoce los horarios del festival y arma tu agenda

Según los horarios del festival, la fiesta de perreo terminará hasta las 02:00 horas de la madrugada del domingo

Literatura

Guadalajara refrendará ser la Capital Mundial del Libro con la FIL 35

Con esta edición, la FIL refrenda su importancia y el impacto que ha tenido a nivel mundial

Local

No habrá resguardo de objetos personales durante el Sorteo del Servicio Militar

El sorteo se efectuará este domingo 28 de noviembre, a las 9:00 horas, en el Estadio Olímpico Ignacio Zaragoza

Literatura

OEM, presente en la 35 edición de la FIL

La OEM estará con toda su fuerza editorial de sus 47 periódicos, 43 sitios web y 24 estaciones de radio

Doble Vía

Piñata en homenaje a Octavio Ocaña causa polémica en redes

Los creadores señalaron que no subieron antes el homenaje ante un bloqueo en sus redes sociales