/ jueves 15 de agosto de 2019

La salsa Pico de Gallo | El Rincón de Zalacaín

Con sus ingredientes en los colores patrios, este alimento preparado con rapidez resulta en una sincronía perfecta de sabores

Las hábiles manos de Rosa, la cocinera familiar, utilizaban el cuchillo del chef, así se llama por su tamaño, para cortar menudamente los jitomates frescos, luego la cebolla, después los chiles serranos y al final un ramo, sin tallo, de cilantro.

Mientras tanto dos tortas de agua divididas por la mitad horizontalmente habían sido desprendidas del migajón y puestas sobre un pequeño comal sobre el fuego de la estufa para calentarlas.

A un lado estaba el recipiente con los frijoles recién refritos.

En un dos por tres Rosa había preparado uno de los tentempiés más cotidianos de la infancia del aventurero Zalacaín, servían para reducir el apetito antes de la comida. Luego se les conocería coloquialmente en las cafeterías de la ciudad como “Molletes de frijoles”. La media torta era untada con los frijoles refritos, a veces, no siempre, se completaban con una rebanada de queso asadero y se dejan calentar un poco más para derretirlo. Y entonces venía la salsa conocida desde siempre como “Pico de Gallo”.

Rosa cuestionaba a Zalacaín sobre la historia de algunas recetas y el nombre de los platillos y he aquí la pregunta de esa mañana de sábado mientras se desprendían los olores de un expreso matutino. ¿De dónde el nombre de Pico de Gallo?

A ciencia cierta, decía Zalacaín, es un asunto desconocido, pero en su entorno existen muchas leyendas, algunas quizá las más cercanas a la verdad de cómo surgió esta salsa tan popular hoy día no sólo en México sino en varios países, principalmente en Estados Unidos donde ha desplazada en buena medida a la salsa cátsup; la Pico de Gallo además representa de alguna manera la cultura mexicana por los colores verde, blanco y rojo.

Foto: Jesús Manuel Hernández 

Gastronómicamente, el xitomate mesoamericano, ancestral, milenario, ha sido consumido por las civilizaciones anteriores a la llegada de los españoles; el chile, en este caso el “serrano” también es originario de estas tierras, la cebolla llegó con los españoles, la usaron por siglos, la conocieron gracias a la invasión alimenticia de Asia donde existen vestigios de su consumo 3 mil 200 años A.C.

El Cilantro, también es introducido en América por los conquistadores, se cultivaba en el Sur de Europa y en el Norte de África.

Y he aquí el resultado de la sincronía alimenticia, de sabores y colores, inducidos por el buen gusto, pero también por la necesidad de un alimento preparado con rapidez y agradable al paladar; sin duda forma parte de la hoy llamada “alimentación saludable”.

El nombre de “Pico de Gallo” tiene varias leyendas, algunas citan los colores de las plumas de determinadas razas de gallos, otros asumen su nombre al tamaño del corte de cada uno de los productos, tanto la cebolla como los chiles y el jitomate son rebanados del mismo tamaño, similar a los granos de maíz consumidos por los gallos, les caben perfectamente bien en el pico y lo pueden tragar sin problemas. La muestra de ellos radica en ver los residuos de la comida de un gallo, cuando el ave recibe un trozo grande de comida, una tortilla, un pan, lo picotea, lo deshace en pequeños trozos, del tamaño del grano de maíz, y lo traga.

Hoy día la salsa pico de gallo ha sido aumentada y acomodada a las necesidades de los consumidores, salvo la sal, necesaria en todos los casos, hay quien le añade aguacate y alguna fruta, incluso jugo de limón.

Craso error, pensaba Zalacaín al morder el primer mollete de frijoles. La acidez del limón afecta a la cebolla, al jitomate y por supuesto al chile serrano. Pero más el aguacate, cuya consistencia y característica necesita de ser consumido inmediatamente, el aguacate sin hueso y sin cáscara se bate, se hace guacamole, se pone negruzco y afecta el sabor de la salsa original.

Nada como la Pico de Gallo dentro de unas quesadillas de quesillo, de unos tacos de bistec, de cecina, con el chorizo y la longaniza a la parrilla, para acompañar un trozo de cecina o de carne enchilada, al lado de un taco de pescado o de un buen corte de carne a la parrilla.

Salsa Pico de Gallo, de México para el mundo, le dijo Zalacaín a la cocinera.

  • elrincondezalacain@gmail.com
  • YouTube. El Rincón de Zalacaín

Las hábiles manos de Rosa, la cocinera familiar, utilizaban el cuchillo del chef, así se llama por su tamaño, para cortar menudamente los jitomates frescos, luego la cebolla, después los chiles serranos y al final un ramo, sin tallo, de cilantro.

Mientras tanto dos tortas de agua divididas por la mitad horizontalmente habían sido desprendidas del migajón y puestas sobre un pequeño comal sobre el fuego de la estufa para calentarlas.

A un lado estaba el recipiente con los frijoles recién refritos.

En un dos por tres Rosa había preparado uno de los tentempiés más cotidianos de la infancia del aventurero Zalacaín, servían para reducir el apetito antes de la comida. Luego se les conocería coloquialmente en las cafeterías de la ciudad como “Molletes de frijoles”. La media torta era untada con los frijoles refritos, a veces, no siempre, se completaban con una rebanada de queso asadero y se dejan calentar un poco más para derretirlo. Y entonces venía la salsa conocida desde siempre como “Pico de Gallo”.

Rosa cuestionaba a Zalacaín sobre la historia de algunas recetas y el nombre de los platillos y he aquí la pregunta de esa mañana de sábado mientras se desprendían los olores de un expreso matutino. ¿De dónde el nombre de Pico de Gallo?

A ciencia cierta, decía Zalacaín, es un asunto desconocido, pero en su entorno existen muchas leyendas, algunas quizá las más cercanas a la verdad de cómo surgió esta salsa tan popular hoy día no sólo en México sino en varios países, principalmente en Estados Unidos donde ha desplazada en buena medida a la salsa cátsup; la Pico de Gallo además representa de alguna manera la cultura mexicana por los colores verde, blanco y rojo.

Foto: Jesús Manuel Hernández 

Gastronómicamente, el xitomate mesoamericano, ancestral, milenario, ha sido consumido por las civilizaciones anteriores a la llegada de los españoles; el chile, en este caso el “serrano” también es originario de estas tierras, la cebolla llegó con los españoles, la usaron por siglos, la conocieron gracias a la invasión alimenticia de Asia donde existen vestigios de su consumo 3 mil 200 años A.C.

El Cilantro, también es introducido en América por los conquistadores, se cultivaba en el Sur de Europa y en el Norte de África.

Y he aquí el resultado de la sincronía alimenticia, de sabores y colores, inducidos por el buen gusto, pero también por la necesidad de un alimento preparado con rapidez y agradable al paladar; sin duda forma parte de la hoy llamada “alimentación saludable”.

El nombre de “Pico de Gallo” tiene varias leyendas, algunas citan los colores de las plumas de determinadas razas de gallos, otros asumen su nombre al tamaño del corte de cada uno de los productos, tanto la cebolla como los chiles y el jitomate son rebanados del mismo tamaño, similar a los granos de maíz consumidos por los gallos, les caben perfectamente bien en el pico y lo pueden tragar sin problemas. La muestra de ellos radica en ver los residuos de la comida de un gallo, cuando el ave recibe un trozo grande de comida, una tortilla, un pan, lo picotea, lo deshace en pequeños trozos, del tamaño del grano de maíz, y lo traga.

Hoy día la salsa pico de gallo ha sido aumentada y acomodada a las necesidades de los consumidores, salvo la sal, necesaria en todos los casos, hay quien le añade aguacate y alguna fruta, incluso jugo de limón.

Craso error, pensaba Zalacaín al morder el primer mollete de frijoles. La acidez del limón afecta a la cebolla, al jitomate y por supuesto al chile serrano. Pero más el aguacate, cuya consistencia y característica necesita de ser consumido inmediatamente, el aguacate sin hueso y sin cáscara se bate, se hace guacamole, se pone negruzco y afecta el sabor de la salsa original.

Nada como la Pico de Gallo dentro de unas quesadillas de quesillo, de unos tacos de bistec, de cecina, con el chorizo y la longaniza a la parrilla, para acompañar un trozo de cecina o de carne enchilada, al lado de un taco de pescado o de un buen corte de carne a la parrilla.

Salsa Pico de Gallo, de México para el mundo, le dijo Zalacaín a la cocinera.

  • elrincondezalacain@gmail.com
  • YouTube. El Rincón de Zalacaín

Cultura

Leyendas de Puebla: La casa del que mató al animal

Este icónico edificio, ubicado en el corazón de Puebla, ahora alberga las instalaciones de El Sol de Puebla

Local

“Acudí como ciudadano al evento de mi amigo", niega Doger renuncia al PRI

Hizo un llamado al líder de su partido, Néstor Camarillo a hacer una autocrítica, pues apuntó que su partido está en crisis

Policiaca

Vinculan a proceso a 19 detenidos por robo al sindicato del Ayuntamiento

José Ibrahim fue liberado por el juez de la causa al no encontrar elementos de prueba y ordenó que fuera liberado la madrugada de este martes

Cultura

Leyendas de Puebla: La casa del que mató al animal

Este icónico edificio, ubicado en el corazón de Puebla, ahora alberga las instalaciones de El Sol de Puebla

Finanzas

Exintex generará una derrama económica de 480 mdp para Puebla

El presidente de la Cámara de la Industria Textil Puebla-Tlaxcala informó que este evento ayudará a la reactivación económica en la entidad

Política

Prisión preventiva oficiosa castiga la pobreza: Arturo Zaldívar

Lo señalado por el ministro ocurre tan sólo un día después de que el Máximo Tribunal declarara inválida la prisión preventiva oficiosa por delitos de contrabando

Justicia

CNDH recomienda a Fiscalía nueva investigación del caso Mario Aburto

La CNDH determinó que hay actos que violan los derechos humanos de Aburto, realizados por la entonces Procuraduría General de la República

OMG!

Asistente que dio arma a Baldwin tuvo en 2019 problemas similares en otro rodaje

Dave Halls, quien entregó la pistola que provocó la muerte de Halyna Hutchins, ya había sido expulsado de otro rodaje