/ miércoles 19 de junio de 2019

“Lo peor de la vida es terminar con gente que te hace sentir solo”

Un relato de la vida después de los treinta

Llegadas a cierta edad, aquella en donde todas tus amigas tienen proyectos de vida lo suficientemente estructurados que involucran todo su tiempo y energía, en donde llovían las noticias y actualizaciones en todas las redes sociales en torno a bodas, bebés o cualquier otro plan que implicara un grado alto de responsabilidad, yo me sentía en la etapa de la vida en donde apenas comenzaba a volar.

Nunca me había imaginado una vida después de los treinta, siempre dejé aquello inundado de un fuerte sentido de compromiso para después, incluyendo mi relación con mis amores, y en lo que a mi pareja actual respetaba, habíamos llegado a un acuerdo inconsciente de seguir en el plan flexible y sin ataduras, es decir, sabíamos que nos teníamos el uno al otro, y era suficiente.

Y así era la vida hasta el día que a mi mejor amiga le diagnosticaron leucemia, la noticia me partió en mil pedazos, la enfermedad la consumió rápidamente y en una de nuestras últimas pláticas, de forma profética refirió "somos tan parecidas en el miedo que nos provocan los compromisos que hoy todos tienen, pero te diré algo consciente de que mi muerte se aproxima, esperando que pueda hacerte pensar: El miedo a arriesgarse es algo que escudé muy bien en este traje de libertad, siempre tuve miedo de no poder ser la versión de mi misma para dar un paso más y al mismo tiempo el vacío me invadía, ahora ya no puedo, pero tú, no eches el tiempo en saco rato, y no me refiero a que hagas lo que todos, sino a saltar al vacío cuando así lo desees, no te quedes con las ganas".

Cuando Ania murió, me invadió un miedo terrible de quedarme sola, no hice más que buscar frenéticamente evitarlo a toda costa, no me di cuenta de que eso me posicionó en jugar para el otro bando, conseguí la compañía anhelada, pero forzada de mi pareja, pero pronto sobrevinieron los estragos de mi desesperación, no éramos felices, pero tampoco encontrábamos una solución para serlo.

Un año después de la muerte de Ania hojeaba un libro que me regaló antes de morir en mi cumpleaños, de él, cayó una tarjeta con la frase "Solía pensar que la peor cosa de la vida era terminar solo. No lo es. Lo peor de la vida es terminar con gente que te hace sentir solo." las lágrimas me invadieron, y al mismo tiempo, entendí que el sentido de sus palabras, así como el error que había cometido con mi pareja, porque me había encargado de convertirnos en algo que no éramos, y me había focalizado en mi miedo a la soledad sin pensar ni un momento en él, quien posiblemente estaba más solo a mi lado que sin mí.

Dr. Joaquín Alejandro Soto Chilaca

Médico Psiquiatra, Sexólogo, Psiquiatra Forense y Psicoterapeuta

Director de Mindful. Expertos en Psiquiatría y Psicología

https://vivemindful.com

Llegadas a cierta edad, aquella en donde todas tus amigas tienen proyectos de vida lo suficientemente estructurados que involucran todo su tiempo y energía, en donde llovían las noticias y actualizaciones en todas las redes sociales en torno a bodas, bebés o cualquier otro plan que implicara un grado alto de responsabilidad, yo me sentía en la etapa de la vida en donde apenas comenzaba a volar.

Nunca me había imaginado una vida después de los treinta, siempre dejé aquello inundado de un fuerte sentido de compromiso para después, incluyendo mi relación con mis amores, y en lo que a mi pareja actual respetaba, habíamos llegado a un acuerdo inconsciente de seguir en el plan flexible y sin ataduras, es decir, sabíamos que nos teníamos el uno al otro, y era suficiente.

Y así era la vida hasta el día que a mi mejor amiga le diagnosticaron leucemia, la noticia me partió en mil pedazos, la enfermedad la consumió rápidamente y en una de nuestras últimas pláticas, de forma profética refirió "somos tan parecidas en el miedo que nos provocan los compromisos que hoy todos tienen, pero te diré algo consciente de que mi muerte se aproxima, esperando que pueda hacerte pensar: El miedo a arriesgarse es algo que escudé muy bien en este traje de libertad, siempre tuve miedo de no poder ser la versión de mi misma para dar un paso más y al mismo tiempo el vacío me invadía, ahora ya no puedo, pero tú, no eches el tiempo en saco rato, y no me refiero a que hagas lo que todos, sino a saltar al vacío cuando así lo desees, no te quedes con las ganas".

Cuando Ania murió, me invadió un miedo terrible de quedarme sola, no hice más que buscar frenéticamente evitarlo a toda costa, no me di cuenta de que eso me posicionó en jugar para el otro bando, conseguí la compañía anhelada, pero forzada de mi pareja, pero pronto sobrevinieron los estragos de mi desesperación, no éramos felices, pero tampoco encontrábamos una solución para serlo.

Un año después de la muerte de Ania hojeaba un libro que me regaló antes de morir en mi cumpleaños, de él, cayó una tarjeta con la frase "Solía pensar que la peor cosa de la vida era terminar solo. No lo es. Lo peor de la vida es terminar con gente que te hace sentir solo." las lágrimas me invadieron, y al mismo tiempo, entendí que el sentido de sus palabras, así como el error que había cometido con mi pareja, porque me había encargado de convertirnos en algo que no éramos, y me había focalizado en mi miedo a la soledad sin pensar ni un momento en él, quien posiblemente estaba más solo a mi lado que sin mí.

Dr. Joaquín Alejandro Soto Chilaca

Médico Psiquiatra, Sexólogo, Psiquiatra Forense y Psicoterapeuta

Director de Mindful. Expertos en Psiquiatría y Psicología

https://vivemindful.com

Policiaca

[Video] Le apunta con su pistola y le ordenar seguir el camino, así atracó la Ruta 61A 

En las últimas horas, otros dos atracos al transporte público han sido reportado en la capital de Puebla

Local

¡Atento! Este día inicia pago bancarizado de la Pensión para Adultos Mayores

El recurso vendrá con un aumento de 80 pesos como lo anunció el presidente de la república

Virales

Salvador Cienfuegos y Benito Bodoque llenan las redes de memes

Los internautas no perdieron la oportunidad de subirse a dos temas que marcaron la agenda nacional

Círculos

Conejos, unas mascotas tiernas y orejonas, pero que requieren cuidados

Son listos, te siguen igual que los perros y pueden aprender a hacer sus necesidades en un arenero, igual que los gatos

Futbol

El poblano Santiago Montiel parte hoy a España para unirse al Villarreal

Su meta es terminar su formación en las fuerzas básicas del club español y continuar con su crecimiento como futbolista

Moda

¡Orgullo poblano! Presentan moda para empoderar a la mujer

La emprendedora, Fernanda Castillo, lanza su primera colección Otoño-Invierno

Futbol

El Azteca y Cruz Azul pesan a La Franja según la historia

El coloso de Santa Úrsula y la Ciudad de México se le resisten al Club Puebla desde hace tres años