/ jueves 6 de mayo de 2021

Los chilacates, simples guajillos | EL RINCÓN DE ZALACAÍN

Rosa había dejado abierta la puerta de la cocina, los olores empezaron a llegar a la biblioteca

Rosa había dejado abierta la puerta de la cocina, los olores empezaron a llegar a la biblioteca de Zalacaín, algo ahumado, dulzón, quizá con un punto bajo de picor, el aventurero se acercó a la cocina y se impregnó del olor desprendido por el hervor de una cacerola, dentro nadaban entre burbujas unos cuantos chiles guajillos con jitomates pequeños. Rosa prepararía sin duda una buena salsa, un adobo diría la abuela.

Estas salsas eran comunes en la casa de las tías y la abuela cuando se trataba de hacer almuerzos condimentados.

Una vecina, esposa de un militar, había nacido en Guadalajara y recorrido una buena parte del norte del país, vivió en Zacatecas, Tamaulipas, Colima y al llegar a la Angelópolis su marido se retiró y se quedaron a vivir en la ciudad.

Doña Amelia, se llamaba, tenía el gusto por cocinar un “chivito en barbacoa”, el marido conseguía los animalitos tiernos, sacaba las tripas y las lavaba muy bien y las acomodaba dentro de la panza del animalito. Hacía un adobo con los chiles llamados por ella “chilacates”, para las tías de Zalacaín se trataba de simples chiles guajillos, los mezclaba con orégano, mejorana, laurel, tomillo, pimienta, clavo, canela, ajo y jengibre, con todo eso hacía una pasta en el metate, rebajada después con vinagre y se la untaba a todo el chivito.

Una cazuela de barro recibía al animalito acompañado de manteca, jugo de naranja y sal, y se dejaba cocer y dorar. Después venía la invitación a comer y la verdad, era una barbacoa muy sabrosa, según le contaba Zalacaín a Rosa, quien se había sorprendido por el nombre de los chiles “chilacates”.

Zalacaín le explicó, el guajillo es el nombre dado al chile mirasol cuando se seca ahumado o en un horno, otros le llaman, según la región del país, nopalero, costeño, travieso, cualachero o chilaca roja, pero al secarse los poblanos le conocen como “guajillo” y se usa mucho en la elaboración de salsas.

Tiende a ser dulce, afrutado incluso y poco picante, por tanto es muy sabroso para quienes no gustan o toleran lo picoso.

Rosa sacó el metate y empezó a moler los guajillos hervidos y desvenados junto a un diente de ajo y los jitomates escalfados y sin piel. Y molió con un ritmo especial, con el juego de las muñecas al mover el metlapile.

Pronto apareció el adobo y Zalacaín salivó. Aparte habían llegado unas tortillas de mano, dos de ellas se calentaban en un comal de barro y de la cesta de mimbre habían sido sacados dos huevos.

Rosa había puesto una cucharada de manteca en el sartén, medio sancochó una de las tortillas, caliente, y la sacó, le untó el adobo del guajillo y soltó en el sartén un par de huevos para hacerlos “estrellados”.

Con la habilidad de los años, apenas arrojó unos granos de sal, con una palita de madera, sacó los huevos y los colocó sobre la tortilla.

Zalacaín había sorbido un poco de expreso recién hecho, pero ante los olores y la apariencia de los huevos optó por servirse una copa de cava y almorzó como Dios manda.

Vaya desayuno-almuerzo, como los de antes en el rancho de la abuela, donde el cava no se conocía, pero sí el pulque, y era un compañero inmejorable, pero esa… esa es otra historia.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

Rosa había dejado abierta la puerta de la cocina, los olores empezaron a llegar a la biblioteca de Zalacaín, algo ahumado, dulzón, quizá con un punto bajo de picor, el aventurero se acercó a la cocina y se impregnó del olor desprendido por el hervor de una cacerola, dentro nadaban entre burbujas unos cuantos chiles guajillos con jitomates pequeños. Rosa prepararía sin duda una buena salsa, un adobo diría la abuela.

Estas salsas eran comunes en la casa de las tías y la abuela cuando se trataba de hacer almuerzos condimentados.

Una vecina, esposa de un militar, había nacido en Guadalajara y recorrido una buena parte del norte del país, vivió en Zacatecas, Tamaulipas, Colima y al llegar a la Angelópolis su marido se retiró y se quedaron a vivir en la ciudad.

Doña Amelia, se llamaba, tenía el gusto por cocinar un “chivito en barbacoa”, el marido conseguía los animalitos tiernos, sacaba las tripas y las lavaba muy bien y las acomodaba dentro de la panza del animalito. Hacía un adobo con los chiles llamados por ella “chilacates”, para las tías de Zalacaín se trataba de simples chiles guajillos, los mezclaba con orégano, mejorana, laurel, tomillo, pimienta, clavo, canela, ajo y jengibre, con todo eso hacía una pasta en el metate, rebajada después con vinagre y se la untaba a todo el chivito.

Una cazuela de barro recibía al animalito acompañado de manteca, jugo de naranja y sal, y se dejaba cocer y dorar. Después venía la invitación a comer y la verdad, era una barbacoa muy sabrosa, según le contaba Zalacaín a Rosa, quien se había sorprendido por el nombre de los chiles “chilacates”.

Zalacaín le explicó, el guajillo es el nombre dado al chile mirasol cuando se seca ahumado o en un horno, otros le llaman, según la región del país, nopalero, costeño, travieso, cualachero o chilaca roja, pero al secarse los poblanos le conocen como “guajillo” y se usa mucho en la elaboración de salsas.

Tiende a ser dulce, afrutado incluso y poco picante, por tanto es muy sabroso para quienes no gustan o toleran lo picoso.

Rosa sacó el metate y empezó a moler los guajillos hervidos y desvenados junto a un diente de ajo y los jitomates escalfados y sin piel. Y molió con un ritmo especial, con el juego de las muñecas al mover el metlapile.

Pronto apareció el adobo y Zalacaín salivó. Aparte habían llegado unas tortillas de mano, dos de ellas se calentaban en un comal de barro y de la cesta de mimbre habían sido sacados dos huevos.

Rosa había puesto una cucharada de manteca en el sartén, medio sancochó una de las tortillas, caliente, y la sacó, le untó el adobo del guajillo y soltó en el sartén un par de huevos para hacerlos “estrellados”.

Con la habilidad de los años, apenas arrojó unos granos de sal, con una palita de madera, sacó los huevos y los colocó sobre la tortilla.

Zalacaín había sorbido un poco de expreso recién hecho, pero ante los olores y la apariencia de los huevos optó por servirse una copa de cava y almorzó como Dios manda.

Vaya desayuno-almuerzo, como los de antes en el rancho de la abuela, donde el cava no se conocía, pero sí el pulque, y era un compañero inmejorable, pero esa… esa es otra historia.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

Local

Toda la fuerza del estado contra involucrados en caso Tadeo, asegura Barbosa

Por este escándalo hay 23 órdenes de aprehensión y 21 se han ejecutado, entre ellos, supervisores y custodios

Local

Reportan 345 nuevos casos Covid en Puebla

En las últimas 24 horas las pruebas aplicadas arrojaron nuevos contagios

Policiaca

Una mujer fue la que ingresó cuerpo de Tadeo al penal de San Miguel

Complot contra directivos del Cereso habría llevado a sembrar cadáver del bebé

Local

Coparmex apoya los cambios en seguridad pública en Puebla

La inseguridad debe combatirse con coordinación entre los diferentes niveles de gobierno

Estado

Alfareros han dejado de producir cazuelas por bajas ventas

En Texmelucan, el gremio refiere que la pandemia frenó las fiestas patronales y afectó la producción de productos de barro

Salud

UNAM señala cuándo es recomendable vacunarse después de padecer Covid-19

En su opinión, no existe “un lapso rígido que se deba cumplir”, además de que “no es de utilidad” esperar 30, 60 o 90 días entre el contagio y la vacunación

Sociedad

Unión Europea condena el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado

El bloque europeo, así como los embajadores de Noruega y Suiza, hizo un llamado para que se evite el desarrollo de zonas de silencio donde sea imposible para los periodistas realizar su labor

Local

Caso Tadeo: ¿quién es el nuevo secretario de seguridad y subsecretario de Centros Penitenciarios en Puebla?

Los cargos serán ocupados por Daniel Iván Cruz Luna y Jorge Pérez Melchor, respectivamente y no es el primer cambio en la titularidad de estas dependencias

Local

Ayuntamiento supera meta de cobro del predial, pero aún analiza línea de crédito

Se tuvo un registro de 18 mil cuentas adicionales de las que no pagaban su servicio de limpia y predial, y que esta vez si lo hicieron