/ jueves 14 de noviembre de 2019

Más allá del perdón… | CONSTRUYENDO MI FELICIDAD

Al dejar el papel de víctima te liberas del rencor, la ira y otros sentimientos insanos

La semana pasada entendimos que perdonar es posible y, para hacerlo, tenemos que aceptar nuestro resentimiento y vivir todas las etapas que nos llevan a liberarnos.

Para salir de esta postura de víctima es necesario confrontarnos decididamente a nosotros mismos, de manera que cada vez que nos oigamos quejándonos de lo que nos pasa, nos pregonamos ¿por qué sigo soportando esto?, ¿por qué sigo en esta relación de pareja donde sufro tanto?, ¿por qué no renuncio a este empleo y busco uno que me satisfaga?, ¿por qué sigo permitiendo tal o cual abuso o maltrato?

Respóndete honestamente, y tal vez encuentres respuestas como: “sigo en esta relación porque no puedo mantenerme sola, o porque tengo miedo de vivir solo, o por cuidar una imagen social,” Soporto este abuso porque no soy capaz de poner límites, o porque no quiero perder la futura herencia, o para que digan que soy muy buena o bueno, o por simple flojera o comodidad”.

Entonces te darás cuenta de que simplemente estás pagando un precio a cambio de lo que esa situación te proporciona, o dicho de otra manera, estás soportando eso porque encuentras ganancias convenientes para ti. Y siendo así, ¿por qué te quejas? La verdad es que tampoco somos ningunos inocentes: herimos al otro, y de muchas formas nos cobramos las “facturas” que nos debe. Créeme, mientras no dejemos de sentirnos víctimas no podemos perdonar y vivir en paz.

Al dejar la etapa de víctima sin duda tendremos que entrar en contacto con uno de los sentimientos más inaceptables socialmente: la ira. Es tan difícil reconocer “¡tengo mucho rencor hacia mi hijo, madre, padre, pareja, hermano,”! Pero si somos tan valientes para aceptarlo, podremos trabajar con nuestra ira para liberarla, haciendo cosas como escribir cartas dirigida a la persona con la cual estamos resentidos, y que por supuesto no la vamos a entregar.

En esa misiva le permitiremos a esa parte nuestra tan dolida y resentida desahogarse, expresar todos sus reclamos, todo su dolor, toda su ira, y después de horas, días, semanas o meses, cuando estemos listos para hacerlo, quemaremos esas cartas dejando ir esos sentimientos que tanto estorban la felicidad. También es muy útil buscar ayuda profesional para liberarnos de la ira y todos los sentimientos insanos involucrados en esta vivencia.

Esto funciona, después de algún tiempo comenzaremos a ver la luz, notaremos que aquellos sentimientos tan intensos y abrumadores se han diluido, o por lo menos han bajado de intensidad. Entonces estaremos listos para rescatar todo lo bueno que esa experiencia nos dejó, para reconocer cómo gracias a ella nos fortalecimos, aprendimos, maduramos, crecimos.

Ese incidente sucedió, lo viviste de la mejor manera que pudiste, te causó dolor, pero tú tienes la alternativa de utilizar esa experiencia para aprender y crecer o para llenarte de amargura y rencor, la decisión es tuya. Y quien elige la primera opción puede comprender las palabras de Víctor Frankl cuando expresó: “Sólo existe el perdón cuando te das cuenta de que en realidad no tienes nada que perdonar”. Todo es parte de un gran aprendizaje.

* Contacto:

  • Teléfono: 2221199224
  • Trabajos con pérdidas, duelos, angeloterapia
  • Niños, adolescentes y adultos

La semana pasada entendimos que perdonar es posible y, para hacerlo, tenemos que aceptar nuestro resentimiento y vivir todas las etapas que nos llevan a liberarnos.

Para salir de esta postura de víctima es necesario confrontarnos decididamente a nosotros mismos, de manera que cada vez que nos oigamos quejándonos de lo que nos pasa, nos pregonamos ¿por qué sigo soportando esto?, ¿por qué sigo en esta relación de pareja donde sufro tanto?, ¿por qué no renuncio a este empleo y busco uno que me satisfaga?, ¿por qué sigo permitiendo tal o cual abuso o maltrato?

Respóndete honestamente, y tal vez encuentres respuestas como: “sigo en esta relación porque no puedo mantenerme sola, o porque tengo miedo de vivir solo, o por cuidar una imagen social,” Soporto este abuso porque no soy capaz de poner límites, o porque no quiero perder la futura herencia, o para que digan que soy muy buena o bueno, o por simple flojera o comodidad”.

Entonces te darás cuenta de que simplemente estás pagando un precio a cambio de lo que esa situación te proporciona, o dicho de otra manera, estás soportando eso porque encuentras ganancias convenientes para ti. Y siendo así, ¿por qué te quejas? La verdad es que tampoco somos ningunos inocentes: herimos al otro, y de muchas formas nos cobramos las “facturas” que nos debe. Créeme, mientras no dejemos de sentirnos víctimas no podemos perdonar y vivir en paz.

Al dejar la etapa de víctima sin duda tendremos que entrar en contacto con uno de los sentimientos más inaceptables socialmente: la ira. Es tan difícil reconocer “¡tengo mucho rencor hacia mi hijo, madre, padre, pareja, hermano,”! Pero si somos tan valientes para aceptarlo, podremos trabajar con nuestra ira para liberarla, haciendo cosas como escribir cartas dirigida a la persona con la cual estamos resentidos, y que por supuesto no la vamos a entregar.

En esa misiva le permitiremos a esa parte nuestra tan dolida y resentida desahogarse, expresar todos sus reclamos, todo su dolor, toda su ira, y después de horas, días, semanas o meses, cuando estemos listos para hacerlo, quemaremos esas cartas dejando ir esos sentimientos que tanto estorban la felicidad. También es muy útil buscar ayuda profesional para liberarnos de la ira y todos los sentimientos insanos involucrados en esta vivencia.

Esto funciona, después de algún tiempo comenzaremos a ver la luz, notaremos que aquellos sentimientos tan intensos y abrumadores se han diluido, o por lo menos han bajado de intensidad. Entonces estaremos listos para rescatar todo lo bueno que esa experiencia nos dejó, para reconocer cómo gracias a ella nos fortalecimos, aprendimos, maduramos, crecimos.

Ese incidente sucedió, lo viviste de la mejor manera que pudiste, te causó dolor, pero tú tienes la alternativa de utilizar esa experiencia para aprender y crecer o para llenarte de amargura y rencor, la decisión es tuya. Y quien elige la primera opción puede comprender las palabras de Víctor Frankl cuando expresó: “Sólo existe el perdón cuando te das cuenta de que en realidad no tienes nada que perdonar”. Todo es parte de un gran aprendizaje.

* Contacto:

  • Teléfono: 2221199224
  • Trabajos con pérdidas, duelos, angeloterapia
  • Niños, adolescentes y adultos

Policiaca

[Video] Ignoran a policías estatales en Casa Aguayo

Más de 300 uniformados pidieron ser escuchado en la sede del Poder Ejecutivo para dialogar sobre el aumento salarial

Local

Aborto vuelve a dividir a PAN y Morena a través de nueva Ley de Amnistía

Los legisladores debaten si se incluye o no a las mujeres detenidas por interrumpir su embarazo

Estado

Cinco se apoderan del efectivo de una tienda de conveniencia en Huejotzingo

Pese a la implementación de un operativo, de los responsables nada se supo

Policiaca

Desaparece conductor de Didi de la CDMX; GPS ubica unidad en Texmelucan

Familiares de Fausto se encuentran en Puebla para abrir una carpeta de investigación en el estado

Doble Vía

[Video] Recrean vuelo en el que perdieron la vida los Moreno Valle

La investigación de las autoridades federales llegó a su fin el pasado mes de marzo apuntando a una falla mecánica

Futbol

Vikonis y Perg: charrúas de acero con trayectoria en La Franja

Los dos uruguayos completaron los 900 minutos del Clausura 2020; aunque Puebla presumió 14 elementos sin actividad con el primer equipo

Política

Sánchez Cordero urge política de protección para mujeres

Los centros de Justicia para las Mujeres deben ser fortalecidos en sus capacidades institucionales para brindar servicios de calidad

Mundo

Brasil gastó millones en portales de fake news

El gobierno de Bolsonaro pagó publicidad oficial a páginas web investigadas por difundir noticias falsas