/ jueves 18 de junio de 2020

Oda a la sopa de fideos | EL RINCÓN DE ZALACAÍN

El aislamiento no era nuevo, de alguna manera acostumbrado al desapego social, a limitar las “confianzas” de los conocidos

Tanto encierro, tanto confinamiento, tanto aislamiento, remueve recuerdos y avisa sobre la ausencia de lo cotidiano. Las prácticas habituales al desayunar, comer o cenar, acudir a las antojerías nocturnas o disponer lo necesario para recibir a los amigos para las comidas de los viernes, se han quedado en la cartera de las asignaturas pendientes.

El aislamiento no era nuevo para Zalacaín, de alguna manera acostumbrado al desapego social, a limitar las “confianzas” de los conocidos, a contar, como diría la abuela, a contar a los amigos con los dedos de la mano, y a veces no se completaban cinco.

Una convocatoria al encuentro surgió cuando se asomó la vuelta a la normalidad y el grupo de amigas y amigos decidió una comida a sana distancia, una enorme mesa donde seis personas habrían de convivir separadas al menos 150 centímetros entre cada una. El menú se fue confeccionando de entre los alimentos más extrañados en el confinamiento.

Todos coincidieron en platos sencillos, despreciaron los cortes de carne importada, foie gras, pescados, por tratarse de un mes sin “r” y recetas elaboradas.

Una sincronía de deseos se dio en el grupo, hacer una comida con el sello casero, el recuerdo de la cocina de la madre.

Y así empezó a confeccionarse. Las chalupas de entrada, seguidas de una salsa de chicharrón verde, ensalada de calabacitas tiernas con vinagreta casera y aderezadas con queso añejo y orégano, trozos de chicharrón con carne, alguien sugirió y fue aceptada una ensalada de nopales y rábanos con cebolla blanca fresca, quesillo oaxaqueño con rajas y zanahorias en escabeche, albóndigas en salsa de chile pasilla, carne enchilada, cecina, chorizos a la parrilla, algún guisado con verdolagas o quelites, quizá de espinazo de puerco, plato típico de la ciudad.

Y siguieron las aportaciones, algunos vasitos de pulque para empezar la comida y seguidos por mezcal y quizá cerveza, si se conseguía, o vino tinto mexicano. Tortillas y pan de agua, la torta poblana, unas rajas de chile del tiempo, ya en el mercado, con crema o leche y queso añejo, o revueltas con huevo. Frijoles…

Pero para Zalacaín faltaba algo para completar un menú casero a la poblana, la sopa de fideos, ese manjar de la infancia, con tantos y gratos recuerdos para él. Y entonces les leyó unos versos escritos por el propio aventurero décadas antes:

“Oda a la sopa de fideos

El recuerdo de la infancia

me lleva a la sopa,

ese caldo, jugoso, gustoso;

contenía el amor de la madre,

los fideos se freían,

como el primer cariño,

que no se doraba,

sólo se dejaba tomar un color tostado,

muestra de su intensidad.

El caldo era el complemento,

abundante, oloroso, sabroso,

contundente,

muestra de la mano maestra

que mezclaba la conciencia,

el cariño, las especias,

el modo de hacerlo.

Y en el fondo,

cual cebolla y jitomate acitronados,

el toque de un beso,

el primero, quizá.

Y después sentir cómo la sopa de fideos

te calienta el cuerpo,

como el primer amor,

cual primer desasosiego,

que envuelve el fideo frito

con el caldo del alma.

Cuánto extraño,

en el invierno de mi vida, esa sopa...

Quizá por eso, siempre supe,

desde que te conocí,

que serías, por siempre,

como mi sopa de fideos”.

Y los suspiros fueron dándose uno a uno entre los comensales.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

Tanto encierro, tanto confinamiento, tanto aislamiento, remueve recuerdos y avisa sobre la ausencia de lo cotidiano. Las prácticas habituales al desayunar, comer o cenar, acudir a las antojerías nocturnas o disponer lo necesario para recibir a los amigos para las comidas de los viernes, se han quedado en la cartera de las asignaturas pendientes.

El aislamiento no era nuevo para Zalacaín, de alguna manera acostumbrado al desapego social, a limitar las “confianzas” de los conocidos, a contar, como diría la abuela, a contar a los amigos con los dedos de la mano, y a veces no se completaban cinco.

Una convocatoria al encuentro surgió cuando se asomó la vuelta a la normalidad y el grupo de amigas y amigos decidió una comida a sana distancia, una enorme mesa donde seis personas habrían de convivir separadas al menos 150 centímetros entre cada una. El menú se fue confeccionando de entre los alimentos más extrañados en el confinamiento.

Todos coincidieron en platos sencillos, despreciaron los cortes de carne importada, foie gras, pescados, por tratarse de un mes sin “r” y recetas elaboradas.

Una sincronía de deseos se dio en el grupo, hacer una comida con el sello casero, el recuerdo de la cocina de la madre.

Y así empezó a confeccionarse. Las chalupas de entrada, seguidas de una salsa de chicharrón verde, ensalada de calabacitas tiernas con vinagreta casera y aderezadas con queso añejo y orégano, trozos de chicharrón con carne, alguien sugirió y fue aceptada una ensalada de nopales y rábanos con cebolla blanca fresca, quesillo oaxaqueño con rajas y zanahorias en escabeche, albóndigas en salsa de chile pasilla, carne enchilada, cecina, chorizos a la parrilla, algún guisado con verdolagas o quelites, quizá de espinazo de puerco, plato típico de la ciudad.

Y siguieron las aportaciones, algunos vasitos de pulque para empezar la comida y seguidos por mezcal y quizá cerveza, si se conseguía, o vino tinto mexicano. Tortillas y pan de agua, la torta poblana, unas rajas de chile del tiempo, ya en el mercado, con crema o leche y queso añejo, o revueltas con huevo. Frijoles…

Pero para Zalacaín faltaba algo para completar un menú casero a la poblana, la sopa de fideos, ese manjar de la infancia, con tantos y gratos recuerdos para él. Y entonces les leyó unos versos escritos por el propio aventurero décadas antes:

“Oda a la sopa de fideos

El recuerdo de la infancia

me lleva a la sopa,

ese caldo, jugoso, gustoso;

contenía el amor de la madre,

los fideos se freían,

como el primer cariño,

que no se doraba,

sólo se dejaba tomar un color tostado,

muestra de su intensidad.

El caldo era el complemento,

abundante, oloroso, sabroso,

contundente,

muestra de la mano maestra

que mezclaba la conciencia,

el cariño, las especias,

el modo de hacerlo.

Y en el fondo,

cual cebolla y jitomate acitronados,

el toque de un beso,

el primero, quizá.

Y después sentir cómo la sopa de fideos

te calienta el cuerpo,

como el primer amor,

cual primer desasosiego,

que envuelve el fideo frito

con el caldo del alma.

Cuánto extraño,

en el invierno de mi vida, esa sopa...

Quizá por eso, siempre supe,

desde que te conocí,

que serías, por siempre,

como mi sopa de fideos”.

Y los suspiros fueron dándose uno a uno entre los comensales.

  • www.losperiodistas.com.mx
  • YouTube: El Rincón de Zalacaín

Local

[Video] Desalojan SEP Puebla por presunto caso de Covid-19

Cientos de maestros, trabajadores y algunos padres de familia abandonaron las instalaciones en tanto que la persona con síntomas fue llevado a un centro médico

Policiaca

"¡Señora… señora… sí hubo atropellamiento¡ Y son Ian y Eduardo", así dieron la noticia a abuela de niños arrollados de Atlixco

El presunto responsable manejaba en tercer grado de alcoholemia, según datos de la Policía y Vialidad del municipio

Finanzas

Insabi recorta 20% el gasto por afiliado

De 2019 a 2021, pasó de tres mil 656 pesos a dos mil 911 pesos por persona, señala estudio del CIEP

Gossip

Ellos recibirán el Premio a la Excelencia Musical de los Latin Grammy

Se dieron a conocer los nombres de los artistas que serán reconocidos por su trayectoria en la próxima entrega de los Latin Grammy

Celebridades

Mujeres maduras se liberan de prejuicios y toman la pantalla

En la televisión es cada vez más constante ver personajes interpretados por mujeres adultas que no tienen temor a mostrarse sin filtro ni etiquetas frente a la pantalla

Celebridades

Drake Bell encuentra en México cómo seguir vigente

Con canciones y tuits en español, Drake Bell ganó cientos de fans que en su país lo han abandonado

Celebridades

Samuel L. Jackson, Liv Ullmann y la directora Elaine May recibirán el Oscar honorífico

Serán cuatro artistas que han tenido un profundo impacto en el cine y en la sociedad

Gossip

Raúl Coronado y Ximena Córdoba llegan a la gran final de Las estrellas bailan en Hoy

Raúl Coronado y Ximena Córdoba llegan a la gran final con ganas de vencer a sus contrincantes