/ viernes 10 de julio de 2020

Periquitos australianos, aves muy dóciles y relajantes como mascotas

Son amorosos y muy divertidos, pero requieren de tu atención y cuidados

¿Eres amante de las aves? Tal vez te gustaría tener en casa un periquito australiano, son fáciles de cuidar y te encantará su capacidad para imitar tus palabras, además su cantar te ayudará a relajarte.

“Los periquitos australianos son muy dóciles y sociables, por lo que pueden aprender a permanecer en convivencia directa con su propietario, pero requiere tiempo y dedicación para el entrenamiento. Además, son excelentes silbadores y aprenden a imitar sonidos y palabras.”, expone Carolina Flores, especialista en mascotas no convencionales, coordinadora de la clínica Miau&Guau de Petco en La Noria.

Refiere que el periquito común o silvestre tiene plumas amarillas con rayas negras en la parte trasera de la cabeza y del cuerpo, y completamente amarillas en la frente y en la garganta. Una hilera de puntos negros se sienta a través de la garganta, y plumas de color amarillo-verdoso se encuentran en la parte ventral.

Dicen que existen dos tipos de periquitos autorizados para tener como mascota y son el periquito inglés, un pájaro con la cabeza y el pecho más grandes, y el periquito americano, que es un pájaro más activo y con una cola más corta.

“Para reconocer su sexo hay que observar la coloración de la ‘cera’, ubicada en la parte superior del pico: en los machos es azul y en las hembras rosada o café. En animales jóvenes se presenta perlada”, explica.

Si te gustan muchos las aves y tienes el tiempo para ofrecerles la atención necesaria, puedes considerar tenerlos en pares o en grupos. Por su tamaño, los periquitos australianos requieren ciertos cuidados, así como un buen ambiente para vivir dentro de la comodidad de tu casa.

La doctora Carolina con periquitos australianos. Foto: Cortesía Carolina Flores

LOS CUIDADOS

Lo primero que debes hacer es buscar un lugar cálido y libre de corrientes de aire para colocar su jaula. Debe estar lejos de estufas o tanques de gas.

La especialista dice que, para un solo periquito, la jaula debe tener como mínimo de 46 centímetros de ancho y largo. Si tiene otro, debe aumentar al doble el tamaño (la longitud de la jaula es más importante que la altura). El espacio entre las barras debe ser aproximadamente de 0.95 centímetros.

Dentro de la jaula debe tener columpios, perchas y nidos como accesorios, siempre que sean de plástico para su fácil limpieza y desinfección.

En la base de la charola se puede usar periódico o toallas de papel, para facilitar el retiro de las excretas y subraya que la limpieza de la jaula puede hacerse cada semana con agua y jabón, y desinfectar con un poco de cloro, siempre que se enjuague bien antes de reintroducir al periquito en ella.

Para mantener su plumaje saludable debes ofrecerle baños o rociarlo con agua con ayuda de un atomizador, por lo menos dos veces por semana.

“El periquito puede tomar el sol diariamente, siempre y cuando a una parte de la jaula le de sombra. Por las noches se tapa con mantas para mantenerlo tibio y sin estrés”, advierte.

Para alimentarlos, lo mejor es utilizar los piensos o mezcla de granos y semillas comerciales (Kaytee Exact o Forti Diet), esto para enriquecer su dieta, ya que vienen adicionados con las vitaminas y minerales que necesitan. Si rellenas su comedero por las mañanas ellos comerán durante el día.

Periquito. Foto: pxfuel.com

LA SALUD DEL PERIQUITO

La doctora refiere que, si ya tienes un periquito australiano pero quieres otro, lo que se debe hacer es cuarentenarlo para estar seguros de que no presenta algún signo de enfermedad y contaminar a los demás.

Las señales de alarma para acudir al médico veterinario (especialista en animales exóticos) son: se nota esponjado todo el tiempo, tiembla constantemente, se la pasa en el piso de la jaula y no perchando, tiene respiración agitada o diarrea.

“No requieren ningún tipo de vacuna, pero es importante realizar un examen de heces (coproparasitoscópico) cada 6 meses para determinar si requiere desparasitación, hacerlo sin ser necesario podría alterar su flora intestinal y causar diarreas”, puntualiza.

  • Si te gustan muchos las aves y tienes el tiempo para ofrecerles la atención necesaria, puedes considerar tenerlos en pares o en grupos

¿Eres amante de las aves? Tal vez te gustaría tener en casa un periquito australiano, son fáciles de cuidar y te encantará su capacidad para imitar tus palabras, además su cantar te ayudará a relajarte.

“Los periquitos australianos son muy dóciles y sociables, por lo que pueden aprender a permanecer en convivencia directa con su propietario, pero requiere tiempo y dedicación para el entrenamiento. Además, son excelentes silbadores y aprenden a imitar sonidos y palabras.”, expone Carolina Flores, especialista en mascotas no convencionales, coordinadora de la clínica Miau&Guau de Petco en La Noria.

Refiere que el periquito común o silvestre tiene plumas amarillas con rayas negras en la parte trasera de la cabeza y del cuerpo, y completamente amarillas en la frente y en la garganta. Una hilera de puntos negros se sienta a través de la garganta, y plumas de color amarillo-verdoso se encuentran en la parte ventral.

Dicen que existen dos tipos de periquitos autorizados para tener como mascota y son el periquito inglés, un pájaro con la cabeza y el pecho más grandes, y el periquito americano, que es un pájaro más activo y con una cola más corta.

“Para reconocer su sexo hay que observar la coloración de la ‘cera’, ubicada en la parte superior del pico: en los machos es azul y en las hembras rosada o café. En animales jóvenes se presenta perlada”, explica.

Si te gustan muchos las aves y tienes el tiempo para ofrecerles la atención necesaria, puedes considerar tenerlos en pares o en grupos. Por su tamaño, los periquitos australianos requieren ciertos cuidados, así como un buen ambiente para vivir dentro de la comodidad de tu casa.

La doctora Carolina con periquitos australianos. Foto: Cortesía Carolina Flores

LOS CUIDADOS

Lo primero que debes hacer es buscar un lugar cálido y libre de corrientes de aire para colocar su jaula. Debe estar lejos de estufas o tanques de gas.

La especialista dice que, para un solo periquito, la jaula debe tener como mínimo de 46 centímetros de ancho y largo. Si tiene otro, debe aumentar al doble el tamaño (la longitud de la jaula es más importante que la altura). El espacio entre las barras debe ser aproximadamente de 0.95 centímetros.

Dentro de la jaula debe tener columpios, perchas y nidos como accesorios, siempre que sean de plástico para su fácil limpieza y desinfección.

En la base de la charola se puede usar periódico o toallas de papel, para facilitar el retiro de las excretas y subraya que la limpieza de la jaula puede hacerse cada semana con agua y jabón, y desinfectar con un poco de cloro, siempre que se enjuague bien antes de reintroducir al periquito en ella.

Para mantener su plumaje saludable debes ofrecerle baños o rociarlo con agua con ayuda de un atomizador, por lo menos dos veces por semana.

“El periquito puede tomar el sol diariamente, siempre y cuando a una parte de la jaula le de sombra. Por las noches se tapa con mantas para mantenerlo tibio y sin estrés”, advierte.

Para alimentarlos, lo mejor es utilizar los piensos o mezcla de granos y semillas comerciales (Kaytee Exact o Forti Diet), esto para enriquecer su dieta, ya que vienen adicionados con las vitaminas y minerales que necesitan. Si rellenas su comedero por las mañanas ellos comerán durante el día.

Periquito. Foto: pxfuel.com

LA SALUD DEL PERIQUITO

La doctora refiere que, si ya tienes un periquito australiano pero quieres otro, lo que se debe hacer es cuarentenarlo para estar seguros de que no presenta algún signo de enfermedad y contaminar a los demás.

Las señales de alarma para acudir al médico veterinario (especialista en animales exóticos) son: se nota esponjado todo el tiempo, tiembla constantemente, se la pasa en el piso de la jaula y no perchando, tiene respiración agitada o diarrea.

“No requieren ningún tipo de vacuna, pero es importante realizar un examen de heces (coproparasitoscópico) cada 6 meses para determinar si requiere desparasitación, hacerlo sin ser necesario podría alterar su flora intestinal y causar diarreas”, puntualiza.

  • Si te gustan muchos las aves y tienes el tiempo para ofrecerles la atención necesaria, puedes considerar tenerlos en pares o en grupos

Estado

Rafaguean deshuesadero en Tepeaca; intentan huir y los rematan

Una persona murió en el lugar, otras más fueron trasladadas a un hospital severamente heridos

Local

¿Buscas trabajo? Ofertarán más de 400 vacantes en feria del empleo en línea

Los sueldos promedio van de los 3 mil a los 15 mil pesos; algunos llegan hasta los 50 mil pesos

Círculos

¿Cómo será casarse por la iglesia en la nueva normalidad?

Estas son las claves para celebrar el matrimonio durante la pandemia

Futbol

Reynoso pide una explicación al arbitraje tras caer ante Tigres

El técnico también aplaudió la labor de sus dirigidos, a quienes calificó como “rebeldes y valientes”’por ir siempre en búsqueda del resultado

Estado

Termina prensado tras impactar su Tsuru contra un trailer en Amozoc-Perote

Cabe mencionar que esta vialidad ha registrado varios accidentes debido a la poca visibilidad, pues no cuenta con suficiente iluminación

Policiaca

Cae en Puebla “El Negro Pipa”, mando del Cártel Independiente de Acapulco

Edgar Saúl N. está acusado del asesinato de la periodista Leslie Ann Pamela hace dos años en Guerrero

Futbol

Se acaba la racha en El Volcán, Tigres dobla a La Franja con polémica

Un penal dudoso sobre Javier Aquino le abre el camino a los norteños, ante unos blanquiazules que dieron la impresión de aspirar a más

Sociedad

Cemex promueve en comunidades indígenas la cultura de prevención de desastres naturales

Gracias a 14 cápsulas de audio, más de un millón de mexicanos de origen indígena podrán tener acceso a información que les ayude a prevenir y saber cómo actuar

Futbol

"Bienvenido a casa", Atlas presenta a Diego Cocca como su nuevo director técnico

Cocca es un viejo conocido de los rojinegros del Atlas, pues portó la playera de los Zorros de 1999 al 2001