/ jueves 7 de febrero de 2019

¿Te estresa tu pareja? Cuidado, tú también te estresas

Miedo, incertidumbre y preocupación, es lo que puedes sentir

La gente hoy en día vive bajo estrés por diversas cuestiones de la vida cotidiana; sin embargo, cuando la pareja se estresa, por ende, tú también los estás. ¿Cómo tratarlo? Para conocer un poco sobre el tema, platicamos con la psicóloga Beatriz Sánchez Márquez, quien nos da algunos consejos.

“El estrés está en todos y es necesario para la vida, por ejemplo, el 'euestrés' se considera bueno porque es el estrés positivo, es aquel que se convierte en motor para impulsarte a realizar las cosas, pero si se pasa de su límite puede ser dañino y afectar no solo a tu pareja, sino a todos los que te rodean y al ambiente donde convives, ya que genera hostilidad y malestar” asegura Bety, añadiendo que un estrés prolongado genera agotamiento y enfermedades.

Muchas veces es algo que no tomamos en cuenta, porque nos adentramos mucho en el día a día, por lo que, según la experta, es importante IDENTIFICARLO a tiempo y resolverlo.

Las causas del estrés

Estas son: miedo, incertidumbre y preocupación, entre otras. Así que, cuando una situación te genere alguna de estas sensaciones, puedes estar seguro de que estás entrando en el terreno del estrés.

• Miedo: Te paraliza, te limita, te detiene, te obstruye y no te permite avanzar. La única forma de combatirlo es ENFRENTARLO. Quien no enfrenta sus miedos no avanza y se mantiene bajo estrés queriendo hacer lo que no se atreve.

Incertidumbre: se genera por la falta de seguridad de algo de lo que no se tiene control y esto afecta la falta de confianza en uno mismo y los demás. El deseo de controlar todo es IMPOSIBLE porque somos humanos imperfectos, que fallaremos una y otra vez, así que lo más conveniente es aceptar nuestros errores, aprender de ellos y buscar la solución de la falla.

• Preocupación: Esta viene de situarnos en un futuro que no existe perdiendo de vista el presente y se vive estresado porque estamos pensando, actuando y viviendo del pensamiento futuro, de lo que puede pasar, sin darnos cuenta de que no está sucediendo en ese momento y que tal vez nunca ocurrirá.

Una vez que identificas la causa de tu estrés, ¿cómo puedes combatir estos problemas en pareja? Bien, las recomendaciones para el estrés y su contagio en la pareja, en las relaciones y en los distintos ambientes, son:

• Identifícalo y acepta “sí estoy estresado(a)”.

• Háblalo libremente con alguien de confianza o con tu pareja, esto para liberar la tensión.

Escucha tu diálogo porque al escuchar el problema o causa automáticamente tu sabio interior empieza a buscar varias opciones de solución. Y, al escucharte a ti mismo(a), al ponerte atención, el estrés va desapareciendo, aun sin respuesta externa.

• Realiza ejercicio para liberar energía negativa acumulada.

• Haz respiraciones lentas y de manera meditada esto ayudará a oxigenar tu cerebro y hará que pienses mejor.

• Lleva una alimentación saludable y realiza varias comidas al día.

• Finalmente, duerme adecuadamente en tiempo y calidad para tener un buen descanso y restauración neuronal.

En conclusión, la pareja es muy importante en este tipo de problemas porque es la persona de más apoyo que te ayuda a disminuir el estrés o incluso a combatirlo. Recuerda que si no se habla, se contamina y se afecta.

CONTACTO:

Beatriz Sánchez Márquez.

Consultorio: Río Conchos 5937, Colonia San Manuel.

Cel: 222 154 1097.

La gente hoy en día vive bajo estrés por diversas cuestiones de la vida cotidiana; sin embargo, cuando la pareja se estresa, por ende, tú también los estás. ¿Cómo tratarlo? Para conocer un poco sobre el tema, platicamos con la psicóloga Beatriz Sánchez Márquez, quien nos da algunos consejos.

“El estrés está en todos y es necesario para la vida, por ejemplo, el 'euestrés' se considera bueno porque es el estrés positivo, es aquel que se convierte en motor para impulsarte a realizar las cosas, pero si se pasa de su límite puede ser dañino y afectar no solo a tu pareja, sino a todos los que te rodean y al ambiente donde convives, ya que genera hostilidad y malestar” asegura Bety, añadiendo que un estrés prolongado genera agotamiento y enfermedades.

Muchas veces es algo que no tomamos en cuenta, porque nos adentramos mucho en el día a día, por lo que, según la experta, es importante IDENTIFICARLO a tiempo y resolverlo.

Las causas del estrés

Estas son: miedo, incertidumbre y preocupación, entre otras. Así que, cuando una situación te genere alguna de estas sensaciones, puedes estar seguro de que estás entrando en el terreno del estrés.

• Miedo: Te paraliza, te limita, te detiene, te obstruye y no te permite avanzar. La única forma de combatirlo es ENFRENTARLO. Quien no enfrenta sus miedos no avanza y se mantiene bajo estrés queriendo hacer lo que no se atreve.

Incertidumbre: se genera por la falta de seguridad de algo de lo que no se tiene control y esto afecta la falta de confianza en uno mismo y los demás. El deseo de controlar todo es IMPOSIBLE porque somos humanos imperfectos, que fallaremos una y otra vez, así que lo más conveniente es aceptar nuestros errores, aprender de ellos y buscar la solución de la falla.

• Preocupación: Esta viene de situarnos en un futuro que no existe perdiendo de vista el presente y se vive estresado porque estamos pensando, actuando y viviendo del pensamiento futuro, de lo que puede pasar, sin darnos cuenta de que no está sucediendo en ese momento y que tal vez nunca ocurrirá.

Una vez que identificas la causa de tu estrés, ¿cómo puedes combatir estos problemas en pareja? Bien, las recomendaciones para el estrés y su contagio en la pareja, en las relaciones y en los distintos ambientes, son:

• Identifícalo y acepta “sí estoy estresado(a)”.

• Háblalo libremente con alguien de confianza o con tu pareja, esto para liberar la tensión.

Escucha tu diálogo porque al escuchar el problema o causa automáticamente tu sabio interior empieza a buscar varias opciones de solución. Y, al escucharte a ti mismo(a), al ponerte atención, el estrés va desapareciendo, aun sin respuesta externa.

• Realiza ejercicio para liberar energía negativa acumulada.

• Haz respiraciones lentas y de manera meditada esto ayudará a oxigenar tu cerebro y hará que pienses mejor.

• Lleva una alimentación saludable y realiza varias comidas al día.

• Finalmente, duerme adecuadamente en tiempo y calidad para tener un buen descanso y restauración neuronal.

En conclusión, la pareja es muy importante en este tipo de problemas porque es la persona de más apoyo que te ayuda a disminuir el estrés o incluso a combatirlo. Recuerda que si no se habla, se contamina y se afecta.

CONTACTO:

Beatriz Sánchez Márquez.

Consultorio: Río Conchos 5937, Colonia San Manuel.

Cel: 222 154 1097.

Estado

Ejecutan a niño en la entrada de su casa y padre asesina al agresor

Se presume que el responsable abatido, distribuida droga en dicha zona y acudió al domicilio en búsqueda de un adolescente

Local

Autorizan reinicio de actividades no esenciales pese a estar en el peor momento

Destaca el regreso de los cines, así como plazas y restaurantes con un aforo de 20 por ciento y respetando los protocolos sanitarios

Local

Puebla al 80 % de ocupación de camas Covid: Zoé Robledo

La entidad ocupa el sexto lugar nacional en atención a infectados de coronavirus

Local

Reciben familias de Tepexi apoyos casa por casa

La administración de Alondra Méndez Betancourt emprendió la entrega de despensas y juguetes

Local

Sigue entrega de las alarmas vecinales en Cuautlancingo

Para que los colonos obtengan el beneficio, se requiere que los vecinos se involucren en el programa de “Ciudadanos En Alerta”

Local

Investiga egresado de la BUAP evolución del sistema nervioso

Desde que entré a la BUAP mi visión fue ser científico: Luis Alfonso Yáñez Guerra

Local

Despliegan operativo contra ambulantes en el CH de Puebla

Más de 110 elementos de las diferentes dependencias municipales participaron en la movilización

Americano

Se adaptan en el “Camotec”, se avecinan las visorias virtuales en el ITESM

La selección de talento para el equipo de americano no cesa e inclusive responde a las preocupaciones de los jóvenes preparatorianos