/ martes 20 de agosto de 2019

Ampliación del muelle de Cozumel preocupa a ambientalistas

Esta construcción data de 1974 y ha tenido 12 modificaciones a través de los años

Uno de los muelles para cruceros con más afluencia en el mundo, ubicado en la isla de Cozumel, está en planes de ampliación para recibir 50 % más pasajeros y con las nuevas obras recibiría hasta 6,5 millones de visitantes al año, lo que ha causado alarma entre ambientalistas.

La inversión para la construcción de un duque de Alba (poste de amarre) y la ampliación de la pasarela del muelle de la Terminal Internacional de Cruceros Cozumel asciende a los 56,6 millones de pesos a cargo de la empresa SSA México.

Con la modernización de esta construcción, que data de 1974 y que ha tenido 12 modificaciones a través de los años, se podrá garantizar el atraque simultáneo de hasta tres cruceros de clase Radiance.

"La ampliación es necesaria, en tanto que el flujo de cruceristas en Cozumel ha aumentado y seguirá aumentando", dijo la secretaria de Turismo del estado de Quintana Roo, Marisol Venegas.

Recordó que en lo que va de este año, el flujo seguramente va a crecer por dos razones. En primer lugar, Cuba está perdiendo casi 600.000 pasajeros de cruceros en el año por las restricciones que Estados Unidos acaba de poner nuevamente.

"Estamos entrando como primera opción para esas empresas de cruceros que no van a poder atender o entrar a Cuba", añadió Venegas.

La segunda razón es similar, pero relacionada con Puerto Rico, pues aquella isla fue recientemente afectada por un huracán y los viajeros que antes optaban por visitarla ahora eligen Cozumel, apuntó la funcionaria. "Eso significa que seguiremos creciendo", manifestó.

El reto ahora es lograr que los turistas pernocten en la isla y así ayudar a mejorar la ocupación hotelera.

Actualmente, la Secretaría de Medio de Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) está evaluando la viabilidad del proyecto en Cozumel debido a que se tiene que resguardar el medioambiente.

De aprobarse, la isla de 478 kilómetros cuadrados podría recibir más de 6 millones de cruceristas al año, es decir, 2 millones adicionales a los que actualmente recibe, lo cual ha causado alarma entre la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), académicos y ambientalistas.

A decir de Brenda Hernández, subdirectora de la Conanp, encargada del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, un área protegida aledaña a la Terminal Internacional de Cruceros, las nuevas obras pueden impactar de forma negativa en la salud de los corales.

La barrera arrecifal que ahí se encuentra forma parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano, el segundo más importante del mundo, actualmente contagiado con una "rara enfermedad" que ha extinguido más de 30 % de los corales que habitan en él, al parecer a causa del aumento de la presencia de nutrientes por el vertido de aguas residuales, el llamado síndrome blanco.

En las próximas semanas, la Conanp emitirá, como parte del protocolo en un proyecto de esta envergadura, una opinión técnica.

"En nuestras opiniones técnicas estamos recomendando que no se construya o se hagan obras nuevas. ¿Por qué? Por la presencia de la enfermedad del síndrome blanco, pues es un factor de estrés el que aumenten los visitantes y todo lo que de ello deriva, en la calidad del agua, entre otros factores", dijo.

Al aumentar el número de cruceristas, indicó, también aumentará el número de visitantes al Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, el cual tiene una capacidad máxima de 2.500 visitantes, pero por la alta demanda se suele rebasar y llegar a 3.500 personas por día.

En un estudio publicado en marzo, Laura Calva Benítez, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), demostró que en el área de arrecifes aledaño al muelle se encontró una alta concentración de nutrientes, de carbono orgánico e, incluso, de hidrocarburos.

El estudio "Evaluación ambiental y de macroalgas bioindicadoras de contaminación en el Parque Nacional Arrecifes de Cozumel" indica que el aumento de nutrientes provenientes de las descargas residuales urbanas, hoteles y embarcaciones "potencialmente puede provocar daños a la comunidad arrecifal".

Los corales necesitan un ambiente de pocos nutrientes para poder crecer, por lo que su aumento perjudica su desarrollo, sostiene la académica.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) Cozumel no cuenta con programas que ayuden a las empresas a tratar las aguas residuales de manera efectiva.

Uno de los muelles para cruceros con más afluencia en el mundo, ubicado en la isla de Cozumel, está en planes de ampliación para recibir 50 % más pasajeros y con las nuevas obras recibiría hasta 6,5 millones de visitantes al año, lo que ha causado alarma entre ambientalistas.

La inversión para la construcción de un duque de Alba (poste de amarre) y la ampliación de la pasarela del muelle de la Terminal Internacional de Cruceros Cozumel asciende a los 56,6 millones de pesos a cargo de la empresa SSA México.

Con la modernización de esta construcción, que data de 1974 y que ha tenido 12 modificaciones a través de los años, se podrá garantizar el atraque simultáneo de hasta tres cruceros de clase Radiance.

"La ampliación es necesaria, en tanto que el flujo de cruceristas en Cozumel ha aumentado y seguirá aumentando", dijo la secretaria de Turismo del estado de Quintana Roo, Marisol Venegas.

Recordó que en lo que va de este año, el flujo seguramente va a crecer por dos razones. En primer lugar, Cuba está perdiendo casi 600.000 pasajeros de cruceros en el año por las restricciones que Estados Unidos acaba de poner nuevamente.

"Estamos entrando como primera opción para esas empresas de cruceros que no van a poder atender o entrar a Cuba", añadió Venegas.

La segunda razón es similar, pero relacionada con Puerto Rico, pues aquella isla fue recientemente afectada por un huracán y los viajeros que antes optaban por visitarla ahora eligen Cozumel, apuntó la funcionaria. "Eso significa que seguiremos creciendo", manifestó.

El reto ahora es lograr que los turistas pernocten en la isla y así ayudar a mejorar la ocupación hotelera.

Actualmente, la Secretaría de Medio de Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) está evaluando la viabilidad del proyecto en Cozumel debido a que se tiene que resguardar el medioambiente.

De aprobarse, la isla de 478 kilómetros cuadrados podría recibir más de 6 millones de cruceristas al año, es decir, 2 millones adicionales a los que actualmente recibe, lo cual ha causado alarma entre la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), académicos y ambientalistas.

A decir de Brenda Hernández, subdirectora de la Conanp, encargada del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, un área protegida aledaña a la Terminal Internacional de Cruceros, las nuevas obras pueden impactar de forma negativa en la salud de los corales.

La barrera arrecifal que ahí se encuentra forma parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano, el segundo más importante del mundo, actualmente contagiado con una "rara enfermedad" que ha extinguido más de 30 % de los corales que habitan en él, al parecer a causa del aumento de la presencia de nutrientes por el vertido de aguas residuales, el llamado síndrome blanco.

En las próximas semanas, la Conanp emitirá, como parte del protocolo en un proyecto de esta envergadura, una opinión técnica.

"En nuestras opiniones técnicas estamos recomendando que no se construya o se hagan obras nuevas. ¿Por qué? Por la presencia de la enfermedad del síndrome blanco, pues es un factor de estrés el que aumenten los visitantes y todo lo que de ello deriva, en la calidad del agua, entre otros factores", dijo.

Al aumentar el número de cruceristas, indicó, también aumentará el número de visitantes al Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, el cual tiene una capacidad máxima de 2.500 visitantes, pero por la alta demanda se suele rebasar y llegar a 3.500 personas por día.

En un estudio publicado en marzo, Laura Calva Benítez, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), demostró que en el área de arrecifes aledaño al muelle se encontró una alta concentración de nutrientes, de carbono orgánico e, incluso, de hidrocarburos.

El estudio "Evaluación ambiental y de macroalgas bioindicadoras de contaminación en el Parque Nacional Arrecifes de Cozumel" indica que el aumento de nutrientes provenientes de las descargas residuales urbanas, hoteles y embarcaciones "potencialmente puede provocar daños a la comunidad arrecifal".

Los corales necesitan un ambiente de pocos nutrientes para poder crecer, por lo que su aumento perjudica su desarrollo, sostiene la académica.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) Cozumel no cuenta con programas que ayuden a las empresas a tratar las aguas residuales de manera efectiva.

Policiaca

Le dispara a su esposa y luego se da un tiro en la cabeza

Los hechos ocurrieron en el Infonavit San Aparicio

Local

[Fotos] Paredes cuarteadas, agujeros en el techo y humedad, así es el deplorable estado del Mercado Amalucan

Aunque por fuera el inmueble parece en buenas condiciones, solo hay que entrar para ver la verdadera cara del lugar

Local

Hasta noviembre dejaría de crecer el enorme socavón de Puebla: investigador

Ello porque en esos meses la temporada de lluvias concluirá y con ello disminuirá los riesgos de reblandecimiento de la tierra

Automotriz

Cómo utilizar el clutch en la moto

Si estás considerando comprar una estándar, estos consejos te servirán de mucho

Finanzas

Crea Agencia de Energía de Puebla catálogo de proveedores

Permitirá que las inversiones en el territorio poblano se realicen de forma inteligente

Local

Piden locatarios del mercado de Amalucan les muestren el estudio del socavón

Incluso, los comerciantes piden la presencia de un experto imparcial que determine si se trata de un tema de riesgo

Local

Por extracción indiscriminada de agua, se formó enorme socavón en Puebla: Pueblos Unidos

Culpan también a las perforaciones en tierras de cultivo para introducir el Gasoducto Morelos

Estado

Hongo Negro invade árboles de Tehuacán

Ayuntamiento tala 33 ejemplares ante el avance de la enfermedad