/ martes 28 de enero de 2020

¿Cómo surgió el popular dicho “Un ojo al gato y otro al garabato”?

Aquí te contamos la relación de este refrán con las cocinas mexicanas

Hola queridos lectores, muchas gracias como siempre de parte de su servidor por abrirme cada domingo las puertas de sus hogares, en este frío domingo de enero, esperando que disfruten de este artículo en la comodidad de un buen sillón, acompañados de un excelente cafecito bien caliente.

En esta ocasión notarán el título de mi columna un poco extraño, un ojo al gato y otro al garabato, pero, ¿a qué se debe esto? Pues bien, comienzo mi nota:

Esta frase es muy popular entre la sociedad mexicana, muy en especial entre los poblanos y tiene su relación a las cocinas poblanas. Hace semanas escribí una nota acerca de la clásica cocina poblana, sus características, sus piezas fundamentales, sus utensilios de trabajo, como los trastes, la estufa y el fogón, pero dentro de los objetos que no mencioné, y a pesar de la época virreinal en que se desarrolló, están sus métodos de refrigeración y de conservación pues, aunque no lo creas querido lector, ya existían estos métodos de conservación de alimentos en el virreinato.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Tuve la oportunidad de que mi querida amiga Patricia Álvarez, directora del Museo Casa de Alfeñique me describiera estos métodos. ¿Y en qué consistían?, pues bien, en el exterior de la cocina de esta bella casa-museo, existe una banca de cemento decorada con talavera, cualquiera diría que es para sentarse, pero no, porque tiene una pequeña característica, que incluso para su servidor parecía extraña: tiene incrustados en su parte superior tres platos de talavera, ¿y para que servían?, eran para lo que se conocía popularmente serenar los alimentos durante la noche.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Estos platos incrustados se llenaban con agua con sal, o con cal viva, y encima se colocaban las ollas de barro, esto provocaba que durante la noche se enfriara el contenido de las ollas, preservando los alimentos. Un método de refrigeración bastante sencillo y como dirían hoy en día los defensores de la naturaleza, bastante ecológico, pero, eso sí, se debían de proteger las ollas cubriéndolas perfectamente, pues si no, durante la noche los gatitos de la familia se despachaban con la cena, de ahí surge la primera parte de este dicho popular, “échale un ojo al gato”.

Y ahora lo siguiente, el garabato. Todos tenemos la idea de que el garabato es un trazo amorfo dibujado en un papel, pero antiguamente, para preservar los alimentos durante la noche, sobre todo los embutidos como chorizos, jamones o pescados secos, se debían de mantener aireados, esto es, colocados en un espacio donde hubiera corrientes de aire.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Para ello las cocinas tenían al centro una polea donde colgaba una tabla de madera a manera de columpio, esta se elevaba y se amarraba desde esta polea por medio de una cuerda, la cual se ataba a una alcayata en la pared, que servía no solo para airear las carnes, sino también para evitar que fueran la cena de los mininos de la casa. Pues a esta especie de columpio en la cocina se le llama GARABATO, y de ahí la frase “échale un ojo al gato y otro al garabato”.

¿Qué te parece esta historia querido lector? Interesante, ¿verdad? Recuerda en tu próxima visita a este museo o a cualquier otro que tenga cocina poblana, busca y fíjate que tenga al centro de esta colgado un garabato.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, el Barón Rojo. Nos leemos la próxima semana.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Contacto:

WhatsApp: 22 14 15 85 38

Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Hola queridos lectores, muchas gracias como siempre de parte de su servidor por abrirme cada domingo las puertas de sus hogares, en este frío domingo de enero, esperando que disfruten de este artículo en la comodidad de un buen sillón, acompañados de un excelente cafecito bien caliente.

En esta ocasión notarán el título de mi columna un poco extraño, un ojo al gato y otro al garabato, pero, ¿a qué se debe esto? Pues bien, comienzo mi nota:

Esta frase es muy popular entre la sociedad mexicana, muy en especial entre los poblanos y tiene su relación a las cocinas poblanas. Hace semanas escribí una nota acerca de la clásica cocina poblana, sus características, sus piezas fundamentales, sus utensilios de trabajo, como los trastes, la estufa y el fogón, pero dentro de los objetos que no mencioné, y a pesar de la época virreinal en que se desarrolló, están sus métodos de refrigeración y de conservación pues, aunque no lo creas querido lector, ya existían estos métodos de conservación de alimentos en el virreinato.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Tuve la oportunidad de que mi querida amiga Patricia Álvarez, directora del Museo Casa de Alfeñique me describiera estos métodos. ¿Y en qué consistían?, pues bien, en el exterior de la cocina de esta bella casa-museo, existe una banca de cemento decorada con talavera, cualquiera diría que es para sentarse, pero no, porque tiene una pequeña característica, que incluso para su servidor parecía extraña: tiene incrustados en su parte superior tres platos de talavera, ¿y para que servían?, eran para lo que se conocía popularmente serenar los alimentos durante la noche.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Estos platos incrustados se llenaban con agua con sal, o con cal viva, y encima se colocaban las ollas de barro, esto provocaba que durante la noche se enfriara el contenido de las ollas, preservando los alimentos. Un método de refrigeración bastante sencillo y como dirían hoy en día los defensores de la naturaleza, bastante ecológico, pero, eso sí, se debían de proteger las ollas cubriéndolas perfectamente, pues si no, durante la noche los gatitos de la familia se despachaban con la cena, de ahí surge la primera parte de este dicho popular, “échale un ojo al gato”.

Y ahora lo siguiente, el garabato. Todos tenemos la idea de que el garabato es un trazo amorfo dibujado en un papel, pero antiguamente, para preservar los alimentos durante la noche, sobre todo los embutidos como chorizos, jamones o pescados secos, se debían de mantener aireados, esto es, colocados en un espacio donde hubiera corrientes de aire.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Para ello las cocinas tenían al centro una polea donde colgaba una tabla de madera a manera de columpio, esta se elevaba y se amarraba desde esta polea por medio de una cuerda, la cual se ataba a una alcayata en la pared, que servía no solo para airear las carnes, sino también para evitar que fueran la cena de los mininos de la casa. Pues a esta especie de columpio en la cocina se le llama GARABATO, y de ahí la frase “échale un ojo al gato y otro al garabato”.

¿Qué te parece esta historia querido lector? Interesante, ¿verdad? Recuerda en tu próxima visita a este museo o a cualquier otro que tenga cocina poblana, busca y fíjate que tenga al centro de esta colgado un garabato.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, el Barón Rojo. Nos leemos la próxima semana.

Foto: Jorge Eduardo Zamora

Contacto:

WhatsApp: 22 14 15 85 38

Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Local

Consejo Estatal de Morena, no reconocido, nombra a Bracamonte delegado-presidente

Edgar Garmendia, reconocido como líder en Puebla por Mario Delgado, señala que a este consejo fueron convocadas personas que han sido expulsadas del partido

Policiaca

Estaba de fiesta en un departamento, pero al caer del tercer piso murió

Los hechos ocurrieron en la colonia Anzures y autoridades no descartan que la víctima haya estado bajo los influjos del alcohol

Local

Advierte Garmendia interponer queja contra Bracamonte por convocar a Consejo Estatal

Mario Bracamontes no es consejero y no tiene ninguna facultad de poder nombrar dirigente, comentó

Deportes

A medirse con las campeonas, Puebla visita a Tigres

Tras perder con Pumas en el debut, La Franja Femenil se mide a las siempre poderosas Tigres de la Autónoma de Nuevo León en búsqueda de puntos

Local

[Entrevista] "Nada para nadie en Puebla capital": Francisco Fraile

El secretario general del albiazul aseguró que en cada presidencia municipal hay entre tres y cinco aspirantes; negociaciones se mantendrán al interior del partido

Finanzas

Sector restaurantero de Puebla vive su peor crisis; bajan la cortina 590 negocios

Al menos 4 mil 500 personas de este gremio han perdido su empleo en 9 meses

Círculos

Vitamina D, el milagroso producto que ayuda al sistema inmune

Además contribuye a fijar el calcio en los huesos, en la reducción de la inflamación e impide el crecimiento de células cancerígenas

Política

Eliminar outsourcing preocupa a los suizos

En entrevista con El Sol de México, el embajador de Suiza dijo que hay apertura de autoridades mexicanas para encontrar soluciones

Mundo

Se agota la paciencia por retraso de vacunas anticovid en Europa

La Unión europea presiona a las farmacéuticas cuando los casos de Covid-19 se disparan; escasez en EU