/ sábado 17 de octubre de 2020

El atrio de la discordia | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

Es la historia de una de las esquinas más controversiales que hemos tenido los poblanos en nuestra ciudad

Hola queridos lectores, gracias nuevamente por recibirme en sus hogares en este sábado, ya muy frío, señal de que se nos termina el año y tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina.

Este tema que les voy a narrar es la historia de una de las esquinas más controversiales que hemos tenido los poblanos en nuestra ciudad: la del atrio de Santo Domingo. Iniciemos esta narración.

Todo comienza aproximadamente en el año del señor de 1560, cuando la congregación de sacerdotes dominicos arranca la construcción del templo de Santo Domingo, en un lote a dos cuadras del centro de la naciente ciudad de Los Ángeles; un solar equivalente a cuatro manzanas, al oriente la actual Calle 5 de Mayo, al norte la actual 8 Poniente, al poniente la 3 Norte y al sur la 4 Poniente.

Se destina el primer cuartel al sur oriente de estas manzanas para la construcción del templo y, desde luego, nuestra bellísima Capilla del Rosario; colindante a la mera esquina existió un inmueble el cual, según crónicas, fue la primera sede del Tribunal del Santo Oficio, que casi un siglo después se traslada a la actual Calle 3 Poniente número 115. Hoy en día solamente existe la fachada, el interior del inmueble sucumbió bajo la piqueta en el año de 1963.

Los dominicos destinan todo el terreno restante para establecer su huerta y así proveerse de sus propios cultivos; todo esto hasta el año de 1867, cuando bajo las leyes expropiatorias de Juárez pierden la totalidad de sus terrenos. El inmueble que albergó al Tribunal del Santo Oficio desaparece, quedando la esquina de esta manzana convertida en un solario

Para finales del siglo XIX se destina todo el terreno libre para que el ayuntamiento de la época instalara un mercado provisional, para albergar a los comerciantes que ocupaban el zócalo citadino, dando origen a las raíces de lo que fuera el Mercado La Victoria; para estas fechas la autoridad destina el solario de la esquina a la venta de forraje para ganado y productos del campo al mayoreo, donde por muchos años los campesinos de la periferia de la ciudad se proveían de su producto para cultivo.

Para el año de 1907, siendo gobernador Mucio Praxedes Martínez, ordena la construcción de un mercado funcional y termina de una vez con las barracas del antiguo mercado, pues al ser de madera, era común que sufriera de constantes incendios. Es así como se realiza un concurso público y estando de visita aquí en la ciudad, ahora sí, de Puebla, el arquitecto español Julio de Zaracívar presenta un proyecto en un juego de ocho planos.

Sin tener ningún competidor al frente se le designa ganador y es así como elabora un juego de 80 planos más para la construcción del mencionado mercado y por tres años se dedica en cuerpo y alma a dirigir la edificación, pero la vida le juega una mala pasada y en 1910, estando de visita en su tierra natal, Barcelona España, Dios le arrebata la vida, dejando el proyecto sin concluir y, de pilón, le agregamos el inicio de la conflagración de noviembre de 1910, dando por resultado que la obra queda inconclusa, siendo terminada en episodios hasta 1915, aún después de tres ceremonias de inauguración nunca se terminó, pues quedaron faltantes dos torreones del mercado, del lado de la 8 Poniente.

Y a todo esto ¿qué paso con la esquina del templo de Santo Domingo?, pues a río revuelto ganancia de pescadores. Un alcalde, aproximadamente por el año de 1921, vende la esquina a un particular, del cual solo se tiene conocimiento del apellido Martínez; él lo conserva hasta el año de 1927 cuando lo vende a dos hermanos de apellidos Sánchez Gutiérrez, uno carpintero y el otro impresor, quienes se asocian y construyen en la esquina la primera de una serie de papelerías llamadas La Tarjeta, formando un pequeño emporio papelero con más de 6 sucursales.

Leer más: Disfruta de la repostería alemana con un crumble de ciruela

Ya para el año de 1957 su pequeño edificio matriz se les vuelve insuficiente y deciden derrumbarlo para construir un inmueble de cinco pisos, pero… aquí el origen de la historia moderna de esta esquina: deciden derrumbar el viejo edificio introduciendo maquinaria pesada y por las vibraciones, ¡oh sorpresa!, quiebran materialmente la histórica capilla del Rosario, así que imagínense el problemón en el que se metieron, ¡por poco la ciudad entera los quema vivos!

De inmediato las autoridades clausuran la obra y así da comienzo un litigio que duró casi veinte años, el cual incluyó la intervención del presidente Echeverría para acelerar la situación. La capilla del Rosario se reconstruye, se abre al público en 1972 y este lío legal por la posesión del atrio termina en el año de 1986, dando origen, ahora sí, a nuestro bello atrio del templo de Santo Domingo.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez. Nos leemos el próximo sábado.

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Hola queridos lectores, gracias nuevamente por recibirme en sus hogares en este sábado, ya muy frío, señal de que se nos termina el año y tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina.

Este tema que les voy a narrar es la historia de una de las esquinas más controversiales que hemos tenido los poblanos en nuestra ciudad: la del atrio de Santo Domingo. Iniciemos esta narración.

Todo comienza aproximadamente en el año del señor de 1560, cuando la congregación de sacerdotes dominicos arranca la construcción del templo de Santo Domingo, en un lote a dos cuadras del centro de la naciente ciudad de Los Ángeles; un solar equivalente a cuatro manzanas, al oriente la actual Calle 5 de Mayo, al norte la actual 8 Poniente, al poniente la 3 Norte y al sur la 4 Poniente.

Se destina el primer cuartel al sur oriente de estas manzanas para la construcción del templo y, desde luego, nuestra bellísima Capilla del Rosario; colindante a la mera esquina existió un inmueble el cual, según crónicas, fue la primera sede del Tribunal del Santo Oficio, que casi un siglo después se traslada a la actual Calle 3 Poniente número 115. Hoy en día solamente existe la fachada, el interior del inmueble sucumbió bajo la piqueta en el año de 1963.

Los dominicos destinan todo el terreno restante para establecer su huerta y así proveerse de sus propios cultivos; todo esto hasta el año de 1867, cuando bajo las leyes expropiatorias de Juárez pierden la totalidad de sus terrenos. El inmueble que albergó al Tribunal del Santo Oficio desaparece, quedando la esquina de esta manzana convertida en un solario

Para finales del siglo XIX se destina todo el terreno libre para que el ayuntamiento de la época instalara un mercado provisional, para albergar a los comerciantes que ocupaban el zócalo citadino, dando origen a las raíces de lo que fuera el Mercado La Victoria; para estas fechas la autoridad destina el solario de la esquina a la venta de forraje para ganado y productos del campo al mayoreo, donde por muchos años los campesinos de la periferia de la ciudad se proveían de su producto para cultivo.

Para el año de 1907, siendo gobernador Mucio Praxedes Martínez, ordena la construcción de un mercado funcional y termina de una vez con las barracas del antiguo mercado, pues al ser de madera, era común que sufriera de constantes incendios. Es así como se realiza un concurso público y estando de visita aquí en la ciudad, ahora sí, de Puebla, el arquitecto español Julio de Zaracívar presenta un proyecto en un juego de ocho planos.

Sin tener ningún competidor al frente se le designa ganador y es así como elabora un juego de 80 planos más para la construcción del mencionado mercado y por tres años se dedica en cuerpo y alma a dirigir la edificación, pero la vida le juega una mala pasada y en 1910, estando de visita en su tierra natal, Barcelona España, Dios le arrebata la vida, dejando el proyecto sin concluir y, de pilón, le agregamos el inicio de la conflagración de noviembre de 1910, dando por resultado que la obra queda inconclusa, siendo terminada en episodios hasta 1915, aún después de tres ceremonias de inauguración nunca se terminó, pues quedaron faltantes dos torreones del mercado, del lado de la 8 Poniente.

Y a todo esto ¿qué paso con la esquina del templo de Santo Domingo?, pues a río revuelto ganancia de pescadores. Un alcalde, aproximadamente por el año de 1921, vende la esquina a un particular, del cual solo se tiene conocimiento del apellido Martínez; él lo conserva hasta el año de 1927 cuando lo vende a dos hermanos de apellidos Sánchez Gutiérrez, uno carpintero y el otro impresor, quienes se asocian y construyen en la esquina la primera de una serie de papelerías llamadas La Tarjeta, formando un pequeño emporio papelero con más de 6 sucursales.

Leer más: Disfruta de la repostería alemana con un crumble de ciruela

Ya para el año de 1957 su pequeño edificio matriz se les vuelve insuficiente y deciden derrumbarlo para construir un inmueble de cinco pisos, pero… aquí el origen de la historia moderna de esta esquina: deciden derrumbar el viejo edificio introduciendo maquinaria pesada y por las vibraciones, ¡oh sorpresa!, quiebran materialmente la histórica capilla del Rosario, así que imagínense el problemón en el que se metieron, ¡por poco la ciudad entera los quema vivos!

De inmediato las autoridades clausuran la obra y así da comienzo un litigio que duró casi veinte años, el cual incluyó la intervención del presidente Echeverría para acelerar la situación. La capilla del Rosario se reconstruye, se abre al público en 1972 y este lío legal por la posesión del atrio termina en el año de 1986, dando origen, ahora sí, a nuestro bello atrio del templo de Santo Domingo.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez. Nos leemos el próximo sábado.

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Local

Llama Alfonso Esparza a universitarios a mantener la calma antes de actuar violentamente

Advierte que si es necesario rebasar las fronteras de la institución para la defensa universitaria, lo hará

Estado

Más inseguridad en Zacatlán con Márquez Lecona

El 2019 y 2020 son los años con mayor incidencia delictiva en el municipio en el último lustro

Local

Basta ya, dice Consejo Universitario BUAP ante persecución política contra Alfonso Esparza

El daño que se pretende causar al honor e imagen de Alfonso Esparza no es a él, sino a la institución

Círculos

¡Cuidado! Tu perrita también puede padecer cáncer de mama

El principal riesgo de los tumores de comportamiento maligno es la diseminación de las células cancerígenas hacia otros órganos

New Articles

Esparza y Barbosa se confrontan: rector acusa persecución y gobierno dice debe rendir cuentas

Alfonzo Esparza hizo un llamado a la comunidad universitaria a mantener la calma antes de tomar acciones que se puedan volverse violentas

Local

Critica Cárdenas extinción de fondos, acusa intereses políticos

La política de López Obrador también refleja un desprecio a las organizaciones civiles, a la ciencia y a la iniciativa privada, señala el catedrático

Local

Rematan su producto vendedores de flores antes bajas ventas

El cierre de panteones ocasionó que la gente compre sólo lo mínimo para colocar sus ofrendas

Futbol

Historia con goles… una radiografía del Puebla de 1944 a 2007

El libro de los coautores Emmanuel Couttolenc y Emmanuel Couttolenc Esponda vive su tercera edición