/ sábado 1 de agosto de 2020

Lo tuyo es mío y lo mío es… mío | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

Una breve historia acerca de la suerte que corrieron algunos edificios históricos a consecuencia de las Leyes de Reforma

Hola queridos lectores, como cada sábado agradeciéndoles el favor de abrirme las puertas de su hogar, siempre con el deseo de que estén muy bien y más en compañía de sus prestigiadas familias.

Les extrañará el título de mi entrega de este sábado, bueno, pues tiene su razón de ser por varios motivos. Ustedes recordarán que, de niños al jugar entre hermanos siempre a la hora de compartir bromeábamos diciendo “lo tuyo es mío y lo mío es mío”; claro, todo quedaba en una broma infantil, pero en la historia ni de broma se tomaba esta frase pues, aunque usted no lo crea, como diría el famoso Ripley, se aplicaba y de una manera muy impositiva e increíblemente abusiva.

Permítanme, les voy a comenzar a narrar un capítulo de nuestra historia en que aplicaba esta frase infantil, como el inicio de algo terrible para la sociedad. Todo comenzó cuando a mediados del siglo XVIII, estando Juárez de presidente dicta sus famosas Leyes de Reforma, que no eran más que hacer legal lo ilegal.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

O sea, a través de estas expropiarle a la iglesia católica la totalidad de sus bienes, los cuales incluían, escuelas, hospitales, orfanatorios, academias de estudios superiores, universidades, centros de investigación médica, sanatorios, casas de cuna, asilos, casas de asistencia a pobres e indigentes, dispensarios, entre otras muchas instituciones de asistencia pública.

Estas, por medio del decreto y aplicación de estas leyes, pasaron a ser propiedad del gobierno federal, el cual de inmediato las cierra todas ordenando su desaparición y los inmuebles se convierten en cuarteles o caballerizas, los que mejor suerte corren, pero la mayoría son demolidos y sus terrenos vendidos a particulares.

De seguro tú te preguntarás ¿a que viene toda esta narración? Pues a lo siguiente: con el paso del tiempo muchos de estos inmuebles, principalmente joyas coloniales, desaparecen para dar paso a construcciones nuevas, salvándose únicamente los templos, los cuales por su riqueza arquitectónica son preservados hasta nuestros días.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

Pero esta historia no termina aquí, pues incluso hoy en día podemos ver cómo ni siquiera sus atrios fueron respetados, pues son fraccionados, vendidos a particulares e incluso, a pesar de ser patrimonio histórico de la nación, se permitió que estos particulares fincaran y construyeran en pleno terreno federal. Esto se puede ver en todas las ciudades coloniales del país; desde luego, Puebla no se salvó y en pleno siglo XXI podemos ver ejemplos de esta práctica inmobiliaria.

Tenemos, por ejemplo, los atrios del templo de Santa Inés, en la esquina de la 3 Sur y la 9 Poniente; Santa Teresa, en la 2 Norte y la 8 Oriente; Santa Rosa, en la 3 Norte y 12 Poniente; San Juan de Dios, en la 5 de Mayo y la 16 Poniente.

Pero no todo fue malo; en los años sesenta el gobierno federal, junto con el estatal, se avocaron a rescatar dos atrios fraccionados y construidos, para sorpresa tuya, en pleno Centro de nuestra ciudad: los atrios del templo de San Cristóbal, en 1967 y de San Marcos en 1969, desde las Leyes de Reforma fueron vendidos a particulares que construyeron en ellos departamentos para renta.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

Afortunadamente las autoridades federales de la época, en un momento de lucidez, se dieron cuenta de la barbaridad que se cometió contra el patrimonio histórico. Se expropian dichos predios para dar paso a la demolición de sus construcciones, restaurar la belleza que escondían estos templos y resarcir de esta manera el daño que se causó a nuestro patrimonio con la aplicación de dichas leyes, más vale tarde que nunca.

Pero no cantemos victoria, actualmente todavía tenemos en nuestro Centro Histórico varias muestras de lo que trato en esta nota y, como algo extra, en una de ellas una probada del pésimo gusto de los arquitectos de la década de los sesenta, los cuales me pregunto si estudiaron la carrera por correspondencia.

Me refiero a cuatro inmuebles construidos sobre el atrio de la iglesia de San Agustín, sobre la 3 Poniente, de un pésimo diseño arquitectónico. ¿Cómo es que obtuvieron el permiso de construcción?, una duda que siempre me invadirá la mente.

Así es querido lector, esta nota no es una denuncia, de ninguna manera, es un recordatorio de lo que no debemos de hacer ni permitir como sociedad y, sobre todo, como tenedores y poseedores de la ciudad más rica en casas virreinales del continente, la cual debemos de proteger, preservar y cuidar para las generaciones futuras.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, el Barón Rojo. Nos leemos el próximo sábado.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Hola queridos lectores, como cada sábado agradeciéndoles el favor de abrirme las puertas de su hogar, siempre con el deseo de que estén muy bien y más en compañía de sus prestigiadas familias.

Les extrañará el título de mi entrega de este sábado, bueno, pues tiene su razón de ser por varios motivos. Ustedes recordarán que, de niños al jugar entre hermanos siempre a la hora de compartir bromeábamos diciendo “lo tuyo es mío y lo mío es mío”; claro, todo quedaba en una broma infantil, pero en la historia ni de broma se tomaba esta frase pues, aunque usted no lo crea, como diría el famoso Ripley, se aplicaba y de una manera muy impositiva e increíblemente abusiva.

Permítanme, les voy a comenzar a narrar un capítulo de nuestra historia en que aplicaba esta frase infantil, como el inicio de algo terrible para la sociedad. Todo comenzó cuando a mediados del siglo XVIII, estando Juárez de presidente dicta sus famosas Leyes de Reforma, que no eran más que hacer legal lo ilegal.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

O sea, a través de estas expropiarle a la iglesia católica la totalidad de sus bienes, los cuales incluían, escuelas, hospitales, orfanatorios, academias de estudios superiores, universidades, centros de investigación médica, sanatorios, casas de cuna, asilos, casas de asistencia a pobres e indigentes, dispensarios, entre otras muchas instituciones de asistencia pública.

Estas, por medio del decreto y aplicación de estas leyes, pasaron a ser propiedad del gobierno federal, el cual de inmediato las cierra todas ordenando su desaparición y los inmuebles se convierten en cuarteles o caballerizas, los que mejor suerte corren, pero la mayoría son demolidos y sus terrenos vendidos a particulares.

De seguro tú te preguntarás ¿a que viene toda esta narración? Pues a lo siguiente: con el paso del tiempo muchos de estos inmuebles, principalmente joyas coloniales, desaparecen para dar paso a construcciones nuevas, salvándose únicamente los templos, los cuales por su riqueza arquitectónica son preservados hasta nuestros días.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

Pero esta historia no termina aquí, pues incluso hoy en día podemos ver cómo ni siquiera sus atrios fueron respetados, pues son fraccionados, vendidos a particulares e incluso, a pesar de ser patrimonio histórico de la nación, se permitió que estos particulares fincaran y construyeran en pleno terreno federal. Esto se puede ver en todas las ciudades coloniales del país; desde luego, Puebla no se salvó y en pleno siglo XXI podemos ver ejemplos de esta práctica inmobiliaria.

Tenemos, por ejemplo, los atrios del templo de Santa Inés, en la esquina de la 3 Sur y la 9 Poniente; Santa Teresa, en la 2 Norte y la 8 Oriente; Santa Rosa, en la 3 Norte y 12 Poniente; San Juan de Dios, en la 5 de Mayo y la 16 Poniente.

Pero no todo fue malo; en los años sesenta el gobierno federal, junto con el estatal, se avocaron a rescatar dos atrios fraccionados y construidos, para sorpresa tuya, en pleno Centro de nuestra ciudad: los atrios del templo de San Cristóbal, en 1967 y de San Marcos en 1969, desde las Leyes de Reforma fueron vendidos a particulares que construyeron en ellos departamentos para renta.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

Afortunadamente las autoridades federales de la época, en un momento de lucidez, se dieron cuenta de la barbaridad que se cometió contra el patrimonio histórico. Se expropian dichos predios para dar paso a la demolición de sus construcciones, restaurar la belleza que escondían estos templos y resarcir de esta manera el daño que se causó a nuestro patrimonio con la aplicación de dichas leyes, más vale tarde que nunca.

Pero no cantemos victoria, actualmente todavía tenemos en nuestro Centro Histórico varias muestras de lo que trato en esta nota y, como algo extra, en una de ellas una probada del pésimo gusto de los arquitectos de la década de los sesenta, los cuales me pregunto si estudiaron la carrera por correspondencia.

Me refiero a cuatro inmuebles construidos sobre el atrio de la iglesia de San Agustín, sobre la 3 Poniente, de un pésimo diseño arquitectónico. ¿Cómo es que obtuvieron el permiso de construcción?, una duda que siempre me invadirá la mente.

Así es querido lector, esta nota no es una denuncia, de ninguna manera, es un recordatorio de lo que no debemos de hacer ni permitir como sociedad y, sobre todo, como tenedores y poseedores de la ciudad más rica en casas virreinales del continente, la cual debemos de proteger, preservar y cuidar para las generaciones futuras.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, el Barón Rojo. Nos leemos el próximo sábado.

Foto: Cortesía Eduardo Zamora

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Estado

Grupo armado ataca al líder de comerciantes en Tepeaca

Según reportes, el atentado habría dejado gravemente herido a Luis Salazar

Doble Vía

[Video] Hasta con mariachi, diputada de Puebla agarra la fiesta en plena pandemia

La legisladora del Partido Encuentro Social fue ventilada en redes sociales

Local

Estiman caída del 35% en el número de turistas en San Andrés Cholula

El año pasado este pueblo mágico recibió una derrama económica de 615 mdp

Automotriz

¡Aguas! tips preventivos para manejar en temporada de lluvias

La marca BAIC nos comparte algunas recomendaciones para conducir durante esta época

Policiaca

Liberan a exjueza acusada de extorsión en Las Ánimas

La solicitud de vinculación a proceso no fue procesada por falta de datos probatorios

Turismo

Con estas estrategias buscan reactivar el sector turístico en Puebla

Empresas de este sector podrán ofrecer promociones y descuentos

Política

Impulsan creación de Ley Nacional sobre Desplazamiento

Con esta iniciativa de Ley, señalaron los legisladores, se busca visibilizar y dar reconocimiento legal a un fenómeno que se ha acrecentado durante los últimos años

Finanzas

IPAB devuelve saldos a ocho de cada 10 ahorradores de Banco Famsa

Se informó que 73 mil 362 titulares de una cuenta de ahorro en esta banca múltiple son susceptibles de recibir un pago mayor a 9 mil pesos