/ domingo 14 de abril de 2019

Paseando al estilo inglés | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

La ciudad de Pachuca fue fundada en el siglo XV

Hola queridos lectores, su servidor como cada domingo, presentándoles una nota siempre con el deseo de que sea de su agrado, en esta ocasión les voy a narrar un recorrido muy especial. En días pasados tuve la oportunidad de caminar por las calles de una ciudad muy airosa, Pachuca y para mi sorpresa encontré muchísimas similitudes con nuestra angelópolis, y desde luego también con características muy diferentes a nuestra casa, se las voy a platicar.

La ciudad de Pachuca fue fundada en el siglo XV, cien años antes que Puebla, por tribus mexicas; vive como una comunidad con arraigadas costumbres prehispánicas, hasta la época de la Independencia, a principios del siglo XVIII, cuando llega un grupo de ingleses de Escocia, quienes se asientan en la ciudad trayendo la primera tecnología minera en el país.

Descubren yacimientos de plata en toda la región y son estos los que, al fincar sus hogares, le dan su rúbrica europea a esta ciudad. A diferencia de las calles de Puebla, perfectamente trazadas, las calles de Pachuca se trazan al estilo que ellos mismos han bautizado cariñosamente “a tiro de piedra”, o sea, aventaban una piedra y donde quedaba, se trazaba otra calle, y así todas; algo muy chusco, pero a pesar de ser leyenda tiene algo de verdad. Bueno, eso solamente los lugareños lo saben, y es por eso que sus callejuelas retorcidas forman su inusual y bello centro histórico.

El hecho de estar asentada entre cerros (a diferencia de Puebla, que se encuentra en una planicie) y gracias a sus cientos de callejuelas, provocan durante todo el día y todo el año fuertes corrientes de aire, de ahí su sobre nombre de “La Bella Airosa”.

Como detalle curioso, en la época porfiriana y hasta mediados del siglo XX vendían en las mercerías de toda la ciudad unas pequeñas barritas de plomo, parecidas a una barra de gis, pero muy delgadas, ¿y sabes para qué?, para que las damas las cosieran entre el dobladillo de sus faldas y así evitar penosos accidentes que llegaran a provocar las ráfagas de aire, algo solamente visto en Pachuca.

Esta ciudad, al igual que Puebla, tiene sus edificios icónicos, fieles representantes de su estilo inglés, de entre los que destacan: su Palacio Municipal llamado Casa Rule, su banco central de estilo neoclásico, sus casonas, las cuales me llamaron la atención y que a mi parecer confirman que en nuestra ciudad familias inglesas fincaron sus hogares, pues algunas casonas de la Avenida Reforma tienen el mismo estilo de algunas casas de familias inglesas en Pachuca.

También destaca el hecho de que hasta ya muy entrado el siglo XX, casi al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, casi toda la población utilizaba el sistema métrico inglés, motivo por el cual, según cuentan los lugareños, costó mucho trabajo a las autoridades educativas el implementar el sistema métrico, debido a que toda la población trabajó en la minera Real del Monte, empresa totalmente inglesa.

Aquí otro dato curioso, existe en su centro histórico un cine ya convertido en tienda departamental, que fue remodelado por los mismos arquitectos que diseñaron nuestro histórico cine Reforma, el cine Alameda, en la calle de Guerrero, remodelado en 1953 por los arquitectos José Fernández y José Olimán, propiedad del hidalguense Enrique L. Pineda, primero fundado como Salón Rojo en 1926, y luego remodelado y bautizado como cine Alameda en 1953, al poco tiempo adquirido por el magnate poblano norteamericano William Oscar Jenkins, propietario de casi todos los cines del país.

Otro edificio icónico de esta ciudad es el Teatro Bartolomé de Medina, el cual en los años treinta es demolido y en su sitio se construye un edificio de departamentos y sala de cine propiedad del poblano Maximino Ávila Camacho, quien mientras su hermano fue presidente, sin permiso de nadie y brincándose todas las autoridades locales, tumba el histórico teatro, y construye un engendro de la arquitectura que la población bautizo como el adefesio Reforma, el cual al fallecer este, la población exige se reconstruya el teatro Bartolomé de Medina.

Las presiones de la población surten efecto y en los años sesentas el gobierno recupera casi toda la fachada de piedra de cantera blanca y renace de los escombros el nuevo teatro, frente al también reluciente Palacio de Gobierno, en la Plaza Juárez de esta ciudad, ¿y el adefesio Reforma?, es borrado del mapa, ¡huy si pudiera narrarte todas las historias que he tenido el privilegio de escuchar de los pachuqueños!, me llevaría varias semanas, pero en otro momento te los comparto.

Querido lector, te ofrezco una disculpa si es que esta nota no fue de tu interés, pero es que no me resistí las ganas de compartirte mi grata experiencia al caminar por estas airosas callejuelas, costumbre que adquirí después del diario recorrer por las calles de nuestra entrañable Puebla.

Se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo, agradezco el favor de su atención y los invito a contactarme para cualquier comentario o sugerencia. Hasta la próxima.

  • profelalo2002@hotmail.com
  • FB: Eduardo Zamora Martínez
  • WhatsApp: 22 12 532690

Hola queridos lectores, su servidor como cada domingo, presentándoles una nota siempre con el deseo de que sea de su agrado, en esta ocasión les voy a narrar un recorrido muy especial. En días pasados tuve la oportunidad de caminar por las calles de una ciudad muy airosa, Pachuca y para mi sorpresa encontré muchísimas similitudes con nuestra angelópolis, y desde luego también con características muy diferentes a nuestra casa, se las voy a platicar.

La ciudad de Pachuca fue fundada en el siglo XV, cien años antes que Puebla, por tribus mexicas; vive como una comunidad con arraigadas costumbres prehispánicas, hasta la época de la Independencia, a principios del siglo XVIII, cuando llega un grupo de ingleses de Escocia, quienes se asientan en la ciudad trayendo la primera tecnología minera en el país.

Descubren yacimientos de plata en toda la región y son estos los que, al fincar sus hogares, le dan su rúbrica europea a esta ciudad. A diferencia de las calles de Puebla, perfectamente trazadas, las calles de Pachuca se trazan al estilo que ellos mismos han bautizado cariñosamente “a tiro de piedra”, o sea, aventaban una piedra y donde quedaba, se trazaba otra calle, y así todas; algo muy chusco, pero a pesar de ser leyenda tiene algo de verdad. Bueno, eso solamente los lugareños lo saben, y es por eso que sus callejuelas retorcidas forman su inusual y bello centro histórico.

El hecho de estar asentada entre cerros (a diferencia de Puebla, que se encuentra en una planicie) y gracias a sus cientos de callejuelas, provocan durante todo el día y todo el año fuertes corrientes de aire, de ahí su sobre nombre de “La Bella Airosa”.

Como detalle curioso, en la época porfiriana y hasta mediados del siglo XX vendían en las mercerías de toda la ciudad unas pequeñas barritas de plomo, parecidas a una barra de gis, pero muy delgadas, ¿y sabes para qué?, para que las damas las cosieran entre el dobladillo de sus faldas y así evitar penosos accidentes que llegaran a provocar las ráfagas de aire, algo solamente visto en Pachuca.

Esta ciudad, al igual que Puebla, tiene sus edificios icónicos, fieles representantes de su estilo inglés, de entre los que destacan: su Palacio Municipal llamado Casa Rule, su banco central de estilo neoclásico, sus casonas, las cuales me llamaron la atención y que a mi parecer confirman que en nuestra ciudad familias inglesas fincaron sus hogares, pues algunas casonas de la Avenida Reforma tienen el mismo estilo de algunas casas de familias inglesas en Pachuca.

También destaca el hecho de que hasta ya muy entrado el siglo XX, casi al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, casi toda la población utilizaba el sistema métrico inglés, motivo por el cual, según cuentan los lugareños, costó mucho trabajo a las autoridades educativas el implementar el sistema métrico, debido a que toda la población trabajó en la minera Real del Monte, empresa totalmente inglesa.

Aquí otro dato curioso, existe en su centro histórico un cine ya convertido en tienda departamental, que fue remodelado por los mismos arquitectos que diseñaron nuestro histórico cine Reforma, el cine Alameda, en la calle de Guerrero, remodelado en 1953 por los arquitectos José Fernández y José Olimán, propiedad del hidalguense Enrique L. Pineda, primero fundado como Salón Rojo en 1926, y luego remodelado y bautizado como cine Alameda en 1953, al poco tiempo adquirido por el magnate poblano norteamericano William Oscar Jenkins, propietario de casi todos los cines del país.

Otro edificio icónico de esta ciudad es el Teatro Bartolomé de Medina, el cual en los años treinta es demolido y en su sitio se construye un edificio de departamentos y sala de cine propiedad del poblano Maximino Ávila Camacho, quien mientras su hermano fue presidente, sin permiso de nadie y brincándose todas las autoridades locales, tumba el histórico teatro, y construye un engendro de la arquitectura que la población bautizo como el adefesio Reforma, el cual al fallecer este, la población exige se reconstruya el teatro Bartolomé de Medina.

Las presiones de la población surten efecto y en los años sesentas el gobierno recupera casi toda la fachada de piedra de cantera blanca y renace de los escombros el nuevo teatro, frente al también reluciente Palacio de Gobierno, en la Plaza Juárez de esta ciudad, ¿y el adefesio Reforma?, es borrado del mapa, ¡huy si pudiera narrarte todas las historias que he tenido el privilegio de escuchar de los pachuqueños!, me llevaría varias semanas, pero en otro momento te los comparto.

Querido lector, te ofrezco una disculpa si es que esta nota no fue de tu interés, pero es que no me resistí las ganas de compartirte mi grata experiencia al caminar por estas airosas callejuelas, costumbre que adquirí después del diario recorrer por las calles de nuestra entrañable Puebla.

Se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo, agradezco el favor de su atención y los invito a contactarme para cualquier comentario o sugerencia. Hasta la próxima.

  • profelalo2002@hotmail.com
  • FB: Eduardo Zamora Martínez
  • WhatsApp: 22 12 532690

Local

Por litros incompletos, PROFECO inmoviliza gasolineras en Puebla

La capital del estado es el municipio de la entidad con el mayor número de estaciones de servicio revisadas

Local

Fijar precios al gas LP es competencia desleal: académico UPAEP

El especialista dijo que lo que se debería hacer es facilitar la incursión de nuevas inversiones en el ramo

Local

Pensión del Bienestar en Puebla: ¿Cómo y dónde registrarse?

Este apoyo federal estará disponible para personas de 65 a 67 años de edad y para los que ya tienen una pensión o jubilación

Gossip

“Bule, bule el especial”, se transmitirá por streaming este 8 de agosto

Bule, bule el musical realizada hace siete años con Hiromi en el papel estelar, estará en streaming

Gossip

Mijares, Lucero e Itatí Cantoral serán los jueces del nuevo reality “El retador”

La emisión, que será conducida por Consuelo Duval y el youtuber Berth Oh

Gossip

Starzplay producirá “Toda la sangre”, serie basada en la novela de Bernardo Esquinca

Los directores Hari Sama y Luis Prieto están a cargo de la nueva producción de Pantaya, Starzplay y Spiral International

Gossip

Cecilia Toussaint prepara un disco con compositores sudamericanos

Cecilia Toussaint prepara un álbum homenaje titulado El lado sur de mi corazón

Gossip

Hacer cine en México es como el deporte, no se cuenta con apoyos: Jorge Porras

Jorge Porras estrena su ópera prima, El gran salto en el circuito nacional de Cinépolis

Círculos

Crean joyas inspiradas en seres mitológicos

La firma Calista apuesta por la creación de piezas artesanales que llevan en su diseño historia, valores y misticismo