/ martes 9 de abril de 2019

¿Por quién doblan las campanas? | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

La historia del convento de Santa Rosa y la del mismo templo

Hola queridos lectores, como ya es una costumbre, su servidor Eduardo Zamora pasando lista de presente con estas notas y, como les digo siempre, con el deseo de que sean de su agrado. En esta ocasión les voy a platicar una aventura muy especial, vamos a la nota.

En semanas anteriores les narré la historia del convento de Santa Rosa y posteriormente la historia del mismo templo, el cual, gracias a sus comentarios, siento que fue de su agrado. Hoy les voy a hablar del mismo templo, pero desde un punto de vista del que incluso su servidor nunca lo había visto.

Gracias a un permiso concedido amablemente por el párroco del templo, padre Rogelio Montenegro, logré acceder a la azotea, con el fin de conocer el campanario; ahí sus auxiliares de servicios religiosos, Bruno y Juan Pablo, me explicaron la forma en que se tocan a repique las campanas de la iglesia.

Me contaron que cada una tiene su nombre, el cual se les asigna según la fecha de su fundición, el patrocinador de la misma o en conmemoración de alguna fiesta patronal. Todas son fundidas en bronce, llamadas Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora del Rosario, Sagrado Corazón de Jesús, San Francisco de Asís y Santa Catalina de Siena.

Al ascender a la torre campanario, los muchachos me explicaron todo el trabajo de restauración al que se está sometiendo el templo; desde este sitio, me dijeron que, por causas del temblor de hace dos años, la nave completa del templo se partió a lo largo, dejando graves aberturas en las cúpulas, tanto del lado norte como del sur, o lo que es lo mismo, el templo se quebró a lo largo, desde la entrada hasta el altar, por lo que hubo que hacer una gran labor de restauración.

Al estar en el campanario tuve la oportunidad de escuchar el tañir de las campanas al unísono, la anunciación del señor a la virgen María, también llamado Ángelus, tradición ancestral que el templo ha revivido; algo verdaderamente hermoso, pero eso sí, como no estoy acostumbrado a escuchar tantas campanas tañir al mismo tiempo, terminé con los oídos de artillero, bien sordo, pero muy emocionado.

También tuve la oportunidad de conocer un templo en plena reconstrucción, pues me permitieron entrar al interior del mismo y ver por primera ocasión como es el trabajo de restauración, algo sorprendente. Al entrar al sitio la señorita Ángeles, auxiliar de servicios del templo, me fue explicando cómo es que se montó todo este entramado de vigas y polines para sostener el coro de la iglesia, el cual prácticamente se desprendió del templo. Se tuvo que apuntalar para volverlo a sostener.

He visto fotografías de los procesos de restauración de muchos templos, pero nunca en el mismo sitio del daño. Es algo increíble y hermoso el ver cómo personas capacitadas logran preservar nuestro patrimonio histórico, el cual en muy pocos días tendremos la oportunidad de admirar nuevamente y disfrutar de su bello esplendor.

Al momento de escribir estas líneas me vino a la mente una frase que leí en las redes sociales y que llamó mi atención. Cuando se presentó el temblor hace dos años, leí muchísimos comentarios expresando su malestar del porque se invierte dinero público en reconstruir templos, en lugar de que lo haga la iglesia católica y la razón es la siguiente: los templos no son propiedad de la iglesia católica, el dueño es el gobierno federal, son propiedad y patrimonio de los mexicanos.

La iglesia es depositaria de los mismos, pero no su dueña, por eso es correcto que el gobierno invierta en restaurar los templos católicos, porque son patrimonio de todos los mexicanos, son parte del México de nuestro mestizaje, el de nuestros ancestros, el de nuestros padres, bien lo leí en las mismas fechas en las redes sociales, “la virgen María entregó sus casas en sacrificio, para salvar nuestros hogares”.

Se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo, agradezco el favor de su atención y los invito a contactarme para cualquier comentario o sugerencia. Hasta la próxima.

  • profelalo2002@hotmail.com
  • FB: Eduardo Zamora Martínez
  • WhatsApp: 22 12 532690

Hola queridos lectores, como ya es una costumbre, su servidor Eduardo Zamora pasando lista de presente con estas notas y, como les digo siempre, con el deseo de que sean de su agrado. En esta ocasión les voy a platicar una aventura muy especial, vamos a la nota.

En semanas anteriores les narré la historia del convento de Santa Rosa y posteriormente la historia del mismo templo, el cual, gracias a sus comentarios, siento que fue de su agrado. Hoy les voy a hablar del mismo templo, pero desde un punto de vista del que incluso su servidor nunca lo había visto.

Gracias a un permiso concedido amablemente por el párroco del templo, padre Rogelio Montenegro, logré acceder a la azotea, con el fin de conocer el campanario; ahí sus auxiliares de servicios religiosos, Bruno y Juan Pablo, me explicaron la forma en que se tocan a repique las campanas de la iglesia.

Me contaron que cada una tiene su nombre, el cual se les asigna según la fecha de su fundición, el patrocinador de la misma o en conmemoración de alguna fiesta patronal. Todas son fundidas en bronce, llamadas Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora del Rosario, Sagrado Corazón de Jesús, San Francisco de Asís y Santa Catalina de Siena.

Al ascender a la torre campanario, los muchachos me explicaron todo el trabajo de restauración al que se está sometiendo el templo; desde este sitio, me dijeron que, por causas del temblor de hace dos años, la nave completa del templo se partió a lo largo, dejando graves aberturas en las cúpulas, tanto del lado norte como del sur, o lo que es lo mismo, el templo se quebró a lo largo, desde la entrada hasta el altar, por lo que hubo que hacer una gran labor de restauración.

Al estar en el campanario tuve la oportunidad de escuchar el tañir de las campanas al unísono, la anunciación del señor a la virgen María, también llamado Ángelus, tradición ancestral que el templo ha revivido; algo verdaderamente hermoso, pero eso sí, como no estoy acostumbrado a escuchar tantas campanas tañir al mismo tiempo, terminé con los oídos de artillero, bien sordo, pero muy emocionado.

También tuve la oportunidad de conocer un templo en plena reconstrucción, pues me permitieron entrar al interior del mismo y ver por primera ocasión como es el trabajo de restauración, algo sorprendente. Al entrar al sitio la señorita Ángeles, auxiliar de servicios del templo, me fue explicando cómo es que se montó todo este entramado de vigas y polines para sostener el coro de la iglesia, el cual prácticamente se desprendió del templo. Se tuvo que apuntalar para volverlo a sostener.

He visto fotografías de los procesos de restauración de muchos templos, pero nunca en el mismo sitio del daño. Es algo increíble y hermoso el ver cómo personas capacitadas logran preservar nuestro patrimonio histórico, el cual en muy pocos días tendremos la oportunidad de admirar nuevamente y disfrutar de su bello esplendor.

Al momento de escribir estas líneas me vino a la mente una frase que leí en las redes sociales y que llamó mi atención. Cuando se presentó el temblor hace dos años, leí muchísimos comentarios expresando su malestar del porque se invierte dinero público en reconstruir templos, en lugar de que lo haga la iglesia católica y la razón es la siguiente: los templos no son propiedad de la iglesia católica, el dueño es el gobierno federal, son propiedad y patrimonio de los mexicanos.

La iglesia es depositaria de los mismos, pero no su dueña, por eso es correcto que el gobierno invierta en restaurar los templos católicos, porque son patrimonio de todos los mexicanos, son parte del México de nuestro mestizaje, el de nuestros ancestros, el de nuestros padres, bien lo leí en las mismas fechas en las redes sociales, “la virgen María entregó sus casas en sacrificio, para salvar nuestros hogares”.

Se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo, agradezco el favor de su atención y los invito a contactarme para cualquier comentario o sugerencia. Hasta la próxima.

  • profelalo2002@hotmail.com
  • FB: Eduardo Zamora Martínez
  • WhatsApp: 22 12 532690

Policiaca

Operativo en el Morelos por venta de bebidas alcohólicas

El decreto emitido por el Gobierno prohíbe la venta de alcohol

Local

Estos son los 11 puntos de la ciudad de Puebla con mayor movilidad del transporte público

La medición de estos espacios es para evitar aglomeraciones y la propagación de la Covid-19

Futbol

¡Siguen las sorpresas! Ferrareis, el octavo refuerzo enfranjado

El brasileño nacido futbolísticamente en las filas del Internacional de Porto Alegre potenciará la línea del mediocampo

OMG!

Dustin Diamond, personaje de “Salvados por la campana”, tiene cáncer en etapa cuatro

El joven ganó fama por interpretar a Screech en la exitosa sería de los noventa, en la que daba vida a un personaje inteligente en la escuela

Doble Vía

¡Polémica! Médicos privados pueden pagar si se contagian por Covid-19: Nay Salvatori

Un médico exigió que la diputada pidiera una disculpa pública por sus comentarios

Salud

Puebla corre riesgo de regresa al Semáforo Epidemiológico rojo

Actualmente hay 19 estados catalogados en color naranja, 17 de ellos registran mayor tendencia de regresar al nivel más alto de riesgo

Policiaca

Viajaban en su motocicleta hacia la Central de Abasto y ahora están desaparecidas

Sus familiares acudieron ante las autoridades ministeriales y presentaron la denuncia respectiva