/ martes 15 de octubre de 2019

Sapos de talavera, una especie en peligro de extinción | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

Una pieza icónica en las casas coloniales de siglos pasados

Hola queridos lectores, su servidor Eduardo Zamora como cada domingo presentándoles una nota siempre con el deseo de que sea de su interés.

En esta ocasión primeramente les voy a describir una pieza de talavera icónica en las casas coloniales de siglos pasados, la cual todos conocemos pero que nunca le hemos dado el valor artístico e histórico que representa para nosotros los poblanos: los sapos de talavera.

Estos sapitos los hemos visto toda la vida en ilustraciones de cuentos infantiles y generalmente alguna vez los hemos visto físicamente adornando los pretiles de alguna fuente colonial; pues este es precisamente el motivo de esta nota. Todo mundo conoce la talavera poblana, las hermosas vajillas o los cuadros representando alguna imagen religiosa o alguna escena de la Puebla colonial, pero estas piezas de talavera, los sapos, están en peligro de extinción.

Así es, pues he preguntado a algunos fabricantes de talavera de la ciudad, de los pocos que todavía existen y ninguno fabrica ya estos icónicos sapos, ¿por qué?, esa es la pregunta y según me dijeron, nadie los fabrica en crudo, esto es, en barro. Una pieza de talavera primero se fabrica en barro, ya sea vajillas o cuadros de imágenes, se pintan, se recubren de vidriado y luego se hornean; los colores se obtienen de pinturas hechas a base de distintos metales ferrosos como el cobalto, el cual al cocerse en el horno nos da el hermoso color azul de la talavera más tradicional; así, distintos metales nos dan toda la gama de colores de la talavera.

Pero ¿y los sapitos?, pues nadie ya los fabrica, ¿y por qué los califico como especie en peligro de extinción?, pues porque en todos los años en los que me he dedicado a recorrer estas calles de Dios, solamente tengo detectadas seis fuentes con sapitos; bueno, siete, tres de ellas, con sus piezas incompletas, tres en regular estado y el sapo de piedra de cantera del barrio del mismo nombre, de ahí en fuera, ya no existen.

¿Cómo es posible que en esta ciudad, la cual tiene aproximadamente cuatro millones de casas particulares solamente existan SEIS con una fuente con sapos de talavera, siendo que Puebla es el único sitio, EN TODO EL CONTINENTE, que fabrica talavera, y solamente seis casas tengan esta bella pieza artesanal en sus patios y jardines.

Así es querido lector, ironías de la vida; en casa del herrero, azadón de palo. Ni siquiera la ciudad española de Talavera de la Reina tiene la fama internacional como la tiene nuestro producto estrella.

Pero ¿por qué ya no los fabrican los talleres de talavera?, pues porque nadie se los compra, ni siquiera nosotros mismos, porque los consideramos pasados de moda, obsoletos, escatológicos o cualquier otro pretexto, y esto ha dado por resultado su muy probable y predecible extinción.

Querido lector, creo que ha llegado el momento de ponernos la camiseta de nuestra ciudad, y fomentar la decoración de nuestras casas con una pieza muy nuestra, pues ninguna ciudad del país, si no tiene fabricas de talavera, menos tiene alguna fuente con sapitos de talavera, al igual sucede con los balcones esquinados, ninguna otra ciudad del país los tiene, solamente conozco uno en toda la Ciudad de México y aquí tenemos más de veinte de estos balcones.

Dejemos de menospreciar a estos animalitos de adorno, son poblanos, nadie en todo el país y el continente los tiene, solamente nosotros; preservemos esta bella pieza, así como nos rasgamos la camiseta por alguna especie animal, hagamos lo mismo por nuestros SAPOS DE TALAVERA.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, nos leemos el próximo domingo.

Contacto:

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Hola queridos lectores, su servidor Eduardo Zamora como cada domingo presentándoles una nota siempre con el deseo de que sea de su interés.

En esta ocasión primeramente les voy a describir una pieza de talavera icónica en las casas coloniales de siglos pasados, la cual todos conocemos pero que nunca le hemos dado el valor artístico e histórico que representa para nosotros los poblanos: los sapos de talavera.

Estos sapitos los hemos visto toda la vida en ilustraciones de cuentos infantiles y generalmente alguna vez los hemos visto físicamente adornando los pretiles de alguna fuente colonial; pues este es precisamente el motivo de esta nota. Todo mundo conoce la talavera poblana, las hermosas vajillas o los cuadros representando alguna imagen religiosa o alguna escena de la Puebla colonial, pero estas piezas de talavera, los sapos, están en peligro de extinción.

Así es, pues he preguntado a algunos fabricantes de talavera de la ciudad, de los pocos que todavía existen y ninguno fabrica ya estos icónicos sapos, ¿por qué?, esa es la pregunta y según me dijeron, nadie los fabrica en crudo, esto es, en barro. Una pieza de talavera primero se fabrica en barro, ya sea vajillas o cuadros de imágenes, se pintan, se recubren de vidriado y luego se hornean; los colores se obtienen de pinturas hechas a base de distintos metales ferrosos como el cobalto, el cual al cocerse en el horno nos da el hermoso color azul de la talavera más tradicional; así, distintos metales nos dan toda la gama de colores de la talavera.

Pero ¿y los sapitos?, pues nadie ya los fabrica, ¿y por qué los califico como especie en peligro de extinción?, pues porque en todos los años en los que me he dedicado a recorrer estas calles de Dios, solamente tengo detectadas seis fuentes con sapitos; bueno, siete, tres de ellas, con sus piezas incompletas, tres en regular estado y el sapo de piedra de cantera del barrio del mismo nombre, de ahí en fuera, ya no existen.

¿Cómo es posible que en esta ciudad, la cual tiene aproximadamente cuatro millones de casas particulares solamente existan SEIS con una fuente con sapos de talavera, siendo que Puebla es el único sitio, EN TODO EL CONTINENTE, que fabrica talavera, y solamente seis casas tengan esta bella pieza artesanal en sus patios y jardines.

Así es querido lector, ironías de la vida; en casa del herrero, azadón de palo. Ni siquiera la ciudad española de Talavera de la Reina tiene la fama internacional como la tiene nuestro producto estrella.

Pero ¿por qué ya no los fabrican los talleres de talavera?, pues porque nadie se los compra, ni siquiera nosotros mismos, porque los consideramos pasados de moda, obsoletos, escatológicos o cualquier otro pretexto, y esto ha dado por resultado su muy probable y predecible extinción.

Querido lector, creo que ha llegado el momento de ponernos la camiseta de nuestra ciudad, y fomentar la decoración de nuestras casas con una pieza muy nuestra, pues ninguna ciudad del país, si no tiene fabricas de talavera, menos tiene alguna fuente con sapitos de talavera, al igual sucede con los balcones esquinados, ninguna otra ciudad del país los tiene, solamente conozco uno en toda la Ciudad de México y aquí tenemos más de veinte de estos balcones.

Dejemos de menospreciar a estos animalitos de adorno, son poblanos, nadie en todo el país y el continente los tiene, solamente nosotros; preservemos esta bella pieza, así como nos rasgamos la camiseta por alguna especie animal, hagamos lo mismo por nuestros SAPOS DE TALAVERA.

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, nos leemos el próximo domingo.

Contacto:

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Local

Si avances, modernización y seguridad en el transporte público de Puebla

Los conductores se corretean, exponen a pasajeros, llevan las puertas abiertas, no levantan pasaje y contaminan; señalan

Local

Multarán con más de 300 mil pesos a quien viole la ley de espacios libres de humo

Las comisiones de Salud, Gobernación y Puntos Constitucionales aprobaron por unanimidad esta nueva norma

Policiaca

“Sentíamos que la casa se caía”, así fue el terror en San Hipólito por explosión de pirotecnia

En la localidad perteneciente al municipio de Tepeaca, fueron desalojados 300 alumnos de una telesecundaria

Policiaca

Encuentran en Morelos tanque  de pipa robado en Tecomatlán, Puebla

 El recipiente pertenece a la Sociedad Cooperativa Agropecuaria

Local

Logra Cuautlancingo 9.8 en transparencia

“Es un esfuerzo de nuestro gobierno, de que todas las compras que realizamos, los contratos que celebramos de prestación de servicios con las diferentes empresas son transparentes, son legítimos”

Local

Pendiente, la designación del titular de la Comisión de Búsqueda de personas

Han pasado dos meses desde la emisión de la convocatoria para el  cargo