/ martes 19 de noviembre de 2019

Visita el cosmovitral del Jardín Botánico de Toluca

Un palacio de cristal que da cobijo a vegetación de todo el mundo y recibe al visitante con la belleza de su significado

Día y noche, vida y muerte, creación y destrucción…una síntesis de las dualidades del hombre y el universo se representan en el Cosmovitral del Jardín Botánico del Estado de México, una obra de contrastes que se ha convertido en una de las postales más reconocidas de Toluca alrededor del mundo.

Arte y naturaleza convergen dentro de este palacio de cristal que se erige en el centro histórico de la capital como un oasis donde el correr del agua que brota de sus fuentes se conjuga con la majestuosidad de la obra del pintor y escultor mexiquense, Leopoldo Flores Valdés, quien dio vida al Cosmovitral para dar cobijo a vegetación de todo el mundo.

Bóveda Celeste, parte del Cosmovitral que recorre el centro del Jardín Botánico. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

ARTE Y BOTÁNICA

El Cosmovitral es una de las aportaciones al arte contemporáneo internacional más relevantes del siglo XX.

El inmueble de elegante fachada se construyó durante el porfiriato y, por cuatro décadas, fue sede del mercado 16 de Septiembre, importante centro de comercio regional hasta el nacimiento del mercado Benito Juárez en 1972.

Las autoridades del Gobierno del Estado de México decidieron convertirlo en una obra de arte que albergara un jardín botánico. Entonces encomendaron el diseño arquitectónico al ingeniero Manuel Arratia, originario de Zumpango, quien se basó en el estilo art nouveau para dar vida al recinto museístico con ayuda de la compañía Fundidora Aceros de Monterrey, que se encargó del armazón metálico.

La parte artística, creada por el muralista Leopoldo Flores originario del municipio mexiquense de Tenancingo, fue ejecutada por él junto con el vitralista Bernabé Fernández y un grupo de 60 artesanos entre 1978 y 1980, bajo el concepto de “arte abierto”, del propio artista: sacar el arte de los museos para hacerlo llegar a toda la población y que no sea solo para los entendidos.

Fuente en el Jardín Botánico enmarcada por el Cosmovitral. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

Para construir el Cosmovitral se utilizaron medio millón de fragmentos de cristal de 28 colores diferentes. Se unen en 71 módulos vitrales, que rodean el conjunto y suman 3 mil 500 metros cuadrados, lo que lo hace ¡uno de los más grandes del mundo!

Este espacio alberga más de 400 especies de plantas diferentes, provenientes de las regiones de México, Centroamérica, Sudamérica, África y Asia; se pueden encontrar azucenas, rosas, orquídeas mexicanas, aves del paraíso, cipreses y helechos. También hay árboles y arbustos naturales como araucaria, proveniente de Chile; el amaranto de Brasil; el tulipero de China; el Santiaguito y el árbol de las manitas, originarios de México.

La escultura del maestro Flores fue realizada por el escultor Martín Camilo Enríquez. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

VISIÓN COSMOGÓNICA

El Cosmovitral aborda la relación del hombre con el universo: los ciclos de la vida y las dualidades y antagonismos del cosmos. Los vitrales están entrelazados y relacionados conforme a una secuencia que transcurre en torno al edificio.

Visión nocturna del surgimiento del hombre en el vitral que embellecen las noches de la capital mexiquense. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

Aunque la obra se puede admirar desde cualquier punto, para entenderla y apreciarla en todo su esplendor se aconseja iniciar por el lado del edificio que da al oriente y terminar en el que queda hacia el poniente, ya que Flores Valdés tomó en cuenta la luz solar para colocar la escena más importante de su obra en la parte occidental con la intención de que durante los equinoccios de primavera y otoño se ilumine la totalidad del mural al caer el sol.

Este espectáculo se engalana con un concierto de órgano y es un deleite para todos los sentidos: El Hombre Sol se ilumina de los pies a la cabeza y su fulgor se proyecta mediante un juego de luces que parece dar vida a los rayos del astro rey…un evento que tienes que vivir por lo menos una vez en la vida.

Visita el Jardín Botánico Cosmovitral en el centro histórico de la ciudad de Toluca en el Estado de México y participa en las visitas guiadas acerca de la obra plástica. Martes a sábado de 10:00 a 18:00 horas. Domingos y días festivos cierra a las 15:00 horas.

Día y noche, vida y muerte, creación y destrucción…una síntesis de las dualidades del hombre y el universo se representan en el Cosmovitral del Jardín Botánico del Estado de México, una obra de contrastes que se ha convertido en una de las postales más reconocidas de Toluca alrededor del mundo.

Arte y naturaleza convergen dentro de este palacio de cristal que se erige en el centro histórico de la capital como un oasis donde el correr del agua que brota de sus fuentes se conjuga con la majestuosidad de la obra del pintor y escultor mexiquense, Leopoldo Flores Valdés, quien dio vida al Cosmovitral para dar cobijo a vegetación de todo el mundo.

Bóveda Celeste, parte del Cosmovitral que recorre el centro del Jardín Botánico. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

ARTE Y BOTÁNICA

El Cosmovitral es una de las aportaciones al arte contemporáneo internacional más relevantes del siglo XX.

El inmueble de elegante fachada se construyó durante el porfiriato y, por cuatro décadas, fue sede del mercado 16 de Septiembre, importante centro de comercio regional hasta el nacimiento del mercado Benito Juárez en 1972.

Las autoridades del Gobierno del Estado de México decidieron convertirlo en una obra de arte que albergara un jardín botánico. Entonces encomendaron el diseño arquitectónico al ingeniero Manuel Arratia, originario de Zumpango, quien se basó en el estilo art nouveau para dar vida al recinto museístico con ayuda de la compañía Fundidora Aceros de Monterrey, que se encargó del armazón metálico.

La parte artística, creada por el muralista Leopoldo Flores originario del municipio mexiquense de Tenancingo, fue ejecutada por él junto con el vitralista Bernabé Fernández y un grupo de 60 artesanos entre 1978 y 1980, bajo el concepto de “arte abierto”, del propio artista: sacar el arte de los museos para hacerlo llegar a toda la población y que no sea solo para los entendidos.

Fuente en el Jardín Botánico enmarcada por el Cosmovitral. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

Para construir el Cosmovitral se utilizaron medio millón de fragmentos de cristal de 28 colores diferentes. Se unen en 71 módulos vitrales, que rodean el conjunto y suman 3 mil 500 metros cuadrados, lo que lo hace ¡uno de los más grandes del mundo!

Este espacio alberga más de 400 especies de plantas diferentes, provenientes de las regiones de México, Centroamérica, Sudamérica, África y Asia; se pueden encontrar azucenas, rosas, orquídeas mexicanas, aves del paraíso, cipreses y helechos. También hay árboles y arbustos naturales como araucaria, proveniente de Chile; el amaranto de Brasil; el tulipero de China; el Santiaguito y el árbol de las manitas, originarios de México.

La escultura del maestro Flores fue realizada por el escultor Martín Camilo Enríquez. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

VISIÓN COSMOGÓNICA

El Cosmovitral aborda la relación del hombre con el universo: los ciclos de la vida y las dualidades y antagonismos del cosmos. Los vitrales están entrelazados y relacionados conforme a una secuencia que transcurre en torno al edificio.

Visión nocturna del surgimiento del hombre en el vitral que embellecen las noches de la capital mexiquense. Foto: Cortesía Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de México

Aunque la obra se puede admirar desde cualquier punto, para entenderla y apreciarla en todo su esplendor se aconseja iniciar por el lado del edificio que da al oriente y terminar en el que queda hacia el poniente, ya que Flores Valdés tomó en cuenta la luz solar para colocar la escena más importante de su obra en la parte occidental con la intención de que durante los equinoccios de primavera y otoño se ilumine la totalidad del mural al caer el sol.

Este espectáculo se engalana con un concierto de órgano y es un deleite para todos los sentidos: El Hombre Sol se ilumina de los pies a la cabeza y su fulgor se proyecta mediante un juego de luces que parece dar vida a los rayos del astro rey…un evento que tienes que vivir por lo menos una vez en la vida.

Visita el Jardín Botánico Cosmovitral en el centro histórico de la ciudad de Toluca en el Estado de México y participa en las visitas guiadas acerca de la obra plástica. Martes a sábado de 10:00 a 18:00 horas. Domingos y días festivos cierra a las 15:00 horas.

Local

[Video] Campesinos de UNTA queman llanta frente al Congreso

Los manifestantes solicitan el 5% del presupuesto del 2020

Local

“Está en manos del Poder Legislativo”, Héctor Sánchez sobre periodo de magistrados

La propuesta del gobernador estipula que los funcionarios del TSJ cumplan un periodo

Política

PRD presenta denuncia contra Luisa María Alcalde por “evangelización” de Jóvenes Construyendo el Futuro

Pide se investigue si está haciendo uso de recursos públicos y qué servidores de la Secretaría del Trabajo están colaborando

Gossip

Memo del Bosque se encuentra delicado por trasplante de médula ósea

Personalidades del medio artístico hacen un llamado al público para donar sangre y plaquetas en el hospital ABC de Observatorio

Virales

¡A temblar! Este es el origen del fatídico Viernes 13

Las razones por las cuales este día es considerado una fecha de mala suerte radica en la mezcla de dos supersticiones muy conocidas

Sociedad

Habrá paro total en el ITAM por muerte de la estudiante Fernanda

Alumnos realizaron un homenaje con girasoles y vestidos de negro; PGJ señala que no hay investigación del caso