imagotipo

Docente, actor fundamental para el desarrollo del país

  • Roberto Fuentes | Opinión

“En Japón los únicos ciudadanos que no están obligados a inclinarse en reverencia ante el Emperador son los educadores. La razón es que los japoneses sostienen que sin educadores no puede haber emperadores”.

En México y en el mundo la preocupación por la educación ha sido y es permanente, pues esta noble tarea se empieza a desarrollar desde el inicio de la civilización y, su finalidad debe verse reflejada en el desarrollo de la sociedad.

La educación permite el avance y el progreso de la sociedad y, debido a los acelerados cambios científicos y tecnológicos, en el ámbito económico la educación es un factor determinante para el desarrollo de la producción, además de ser la base para disminuir la pobreza y la desigualdad social. 

Mediante la educación se forma al Ser Humano, el cual debe contar con las herramientas que le permitan vivir una vida plena, en armonía con la naturaleza, y crear conciencia para que en su comunidad y en todo su entorno proteja, conserve, preserve y acreciente los bienes y valores que hemos recibido como herencia cultural. 

La educación no solo se adquiere asistiendo a la escuela, o memorizando datos, no depende solo del gobierno, ni de los maestros, o padres de familia, o de la comunidad escolar; la educación debe ser permanente, mediante el trabajo conjunto de la sociedad y los servidores públicos, con la responsabilidad que todos debemos adoptar para lograr el desarrollo y mejorar nuestra calidad de vida. En ese orden de ideas Paulo Freire estableció: “La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”.

La baja calidad de la educación en México ha sido un obstáculo para potenciar el desarrollo, la cual sigue vigente hasta la actualidad, a pesar del incremento en el gasto educativo y la nueva reforma educativa, no existen indicadores que muestren soluciones a los problemas en las comunidades, aunado a la falta de transparencia, el respeto y la pérdida de valores.

En este mismo sentido, el actual modelo educativo señala que lo que se busca es que el estudiante aprenda a aprender y a convivir, lo cual es correcto, pero además se requiere que los estudiantes adquieran las habilidades, destrezas, y conocimientos para enfrentar un mundo totalmente globalizado.

El presente en México y el mundo se encuentra en los jóvenes, por eso debemos empezar a formar desde los hogares personas emprendedoras y sembrar un buen futuro para México y con el apoyo de los docentes formar material humano de calidad, aprovechando al máximo los recursos invertidos en educación, con los cuales contamos.

En consecuencia, cuál debe ser la actitud de los docentes frente al cambio educativo, pues la globalización ha producido un efecto singular en la educación, en la escuela y en los docentes. Para algunos, ha permitido el crecimiento de una sociedad destinada a la construcción de saberes, pero en sus efectos negativos es que no los hemos sabido aprovechar para ser competitivos.

Cuando menos en los dos últimos lustros se ha puesto la mirada sobre el papel que desempeña el docente, como uno de los actores principales para elevar la calidad educativa, sin embargo también se les considera como los principales responsables de los malos resultados.

El verdadero éxito viene de adentro, depende de lo que somos y de lo que hacemos, de nuestras aptitudes, pasión y compromiso, la educación es el pilar más fuerte para alcanzarlo. Por ello, para diversos organismos, es prioritario concentrar esfuerzos que ayuden a fortalecer el sistema educativo de cada país, siendo el docente el actor básico para lograr el fortalecimiento del sistema educativo mexicano.

Los saberes y las competencias docentes son resultado no sólo de una formación profesional, sino de los aprendizajes adquiridos a lo largo de la vida, dentro y fuera de la escuela y en el ejercicio mismo del quehacer docente. Sin duda, la educación debe centrarse en aprender a dirigir nuestra propia vida, lo cual supone que debemos actuar con conductas autónomas, tener capacidad de gobierno de sí mismo (autogobierno). El cual se concreta en saber elegir en cada situación y en cada momento el mejor modo de actuar entre todos los modos posibles.

Sus comentarios: jrobertofl@hotmail.com