imagotipo

El tortuoso camino de Eduardo Rivera

  • La Entrega | Marco Aurelio Mirón

 

A Eduardo Rivera Pérez se le están cerrando las puertas para aspirar el año siguiente a un puesto de elección popular. La renuncia de Margarita Zavala a las filas del PAN, ha provocado que tenga que recomponer su estrategia para que no quede desamparado.

El sábado pasado sostuvo una reunión de trabajo con un grupo de colaboradores, regidores, ex delegados y ex legisladores, con la finalidad de analizar las opciones que le quedan.

La salida de Margarita Zavala va a generar cambios en el equipo compacto del ex presidente municipal pues se tiene conocimiento que “voceros” del panismo-morenovallista quieren captar a algunos integrantes que les puedan ser útiles con miras a los comicios de 2018.

Según el primer análisis interno, dos caminos tiene Eduardo Rivera.

El primero, buscar el acercamiento con el líder nacional Ricardo Anaya, tomando como base que ambos están enemistados con el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

En otras palabras, quitarse la playera zavalista para dar paso a la anayista.

Se convertiría en uno de sus operadores en suelo poblano a cambio que sea tomado en cuenta con una candidatura, a legislador federal, pues fuera de la candidatura presidencial, Rafael Moreno Valle captará en Puebla la mayor parte de los puestos empezando por la gubernatura, pasando por los municipios más importantes y el poder legislativo local.

La segunda y por la cual hasta el momento es que la mayores adeptos está ganando pero igualmente la de mayor riesgo, tiene relación con romper definitivamente con el PAN.

Tomar la misma ruta que asumió Margarita Zavala e irse como candidato independiente, ya sea a la gubernatura o la alcaldía, buscando que no le impacte la llamada reforma “antibronco” que fue avalada por el congreso local en agosto de 2015.

El capítulo II en su artículo 201 Bis establece que NO podrán ser candidatos independientes las personas que: I.- Sean o hayan sido, presidente del comité ejecutivo nacional, estatal, municipal, dirigente, militante, afiliado o su equivalente, de un partido político, en los doce meses anteriores al día de la elección del proceso electivo en el que pretendan postularse.

A Rivera Pérez no le alcanzan los tiempos porque los comicios del año siguiente serán el 1 de julio, sin embargo, puede promover un juicio de protección de los derechos político-electorales ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

De esta manera se apegaría a la normatividad federal que establece como tiempo no un año sino seis meses, es decir, el ex presidente municipal tendría que renunciar en diciembre para cumplir con el requisito y poder entrar como independiente.

La operación debe ser rápida pues está claro que la salida de Margarita Zavala dejó mal herido las aspiraciones políticas de Eduardo Rivera que bajo ninguna circunstancia, tiene cabida en el proyecto del morenovallismo.

*** 

La aspirante presidencial del PRI, Ivonne Ortega, aprovechará su estancia en la capital poblana este sábado para que además de participar en el Tercer Congreso Nacional de Campañas Políticas 2017, promueva su proyecto político rumbo al 2018.

La ex secretaria General de la dirigencia nacional del Revolucionario Institucional, tiene previsto realizar una rueda de prensa por la mañana en conocido hotel del Centro Histórico y posteriormente sostener una reunión con la militancia que la respalda.

Ivonne Ortega hablará de su deseo de seguir con su aspiración rumbo a Los Pinos,  pese que todo indica que la candidatura presidencial priista ya tiene nombre y apellido en la figura de José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc