imagotipo

En Punto

  • En Punto

 

En un mismo día, José Juan Espinosa Torres manda mensajes encontrados acerca de su eventual renuncia o permanencia en el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Ayer por la mañana, el presidente municipal de San Pedro Cholula dijo que se sentía maltratado por los dirigentes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Puebla, por lo que dejó entrever la posibilidad de abandonar las filas de ese partido político.

No dijo que se iba a ir, pero advirtió que lo pondría a consideración del grupo de personajes y operadores que lo apoyan en sus aspiraciones personales para tomar una decisión de manera colectiva.

Eso sin duda parecía el paso previo a una renuncia, de la misma manera que en la Ciudad de México amaga con hacerlo Ricardo Monreal Ávila, padrino político de José Juan.

Pese a esto, por la noche organizó un encuentro de periodistas con Enrique Cárdenas Sánchez, en su casa.

La lógica dicta que si estuviese a punto de abandonar Morena, no fomentaría acercamientos de la prensa con quien será el candidato a gobernador por ese partido.

De ahí que no se sepa bien a bien qué pasará con Espinosa Torres.

A lo mejor solo espera el desenlace del episodio Monreal Ávila en la capital del país.

 

***

Todavía no arranca el proceso electoral y el consejo general del Instituto Electoral del Estado ya está en apuros económicos.

La Secretaría de Finanzas y Administración del gobierno del estado, al mando de Raúl Sánchez Kobashi, le dio un portazo en el rostro a los consejeros electorales, que pretendían contar con un presupuesto de 495 millones de pesos para los gastos del proceso electoral de 2018.

Solo para gastos de operación, sin contar las prerrogativas que se les asigna a los partidos políticos.

En respuesta a la solicitud planteada por el consejo general del IEE, la dependencia estatal planteó un bajón de casi 50 por ciento.

Es decir, en lugar de los 495 millones de pesos, recibirán solo 260 millones.

Esa es una mala noticia para el IEE y su consejero presidente, Jacinto Herrera Serrallonga, que ahora tendrá que hacer recortes y maximizar el presupuesto para sacar adelante la elección.

A ver si puede.

***

Buena propuesta la del diputado local del PRI, Pablo Fernández del Campo.

El legislador presentó una iniciativa para homologar la Ley de Responsabilidad Patrimonial del estado, lo que implicaría que el gobierno se responsabilice de los daños patrimoniales sufridos por un particular en caso de ser víctima de un bache, socavón o semáforo descompuesto.

En pocas palabras, lo que quiere Fernández del Campo es que, con recursos públicos, el Estado pague las composturas que requieran los automóviles al sufrir un percance por culpa de infraestructura vial en malas condiciones.

La propuesta suena interesante.

Seguro que prácticamente todos los automovilistas la apoyarían.

Lo que falta por ver es cómo la tomarán los demás legisladores.

***

Por fin fue colocada la primera piedra para la construcción del desarrollo industrial militar en La Célula.

El general Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional,  vino a poner en marcha la construcción de esa mega-obra, que ha servido para resucitar un proyecto de gobierno, de la administración de Mario Marín Torres, que representaba uno de los “elefantes blancos” de más triste memoria en Puebla.

La inversión de este desarrollo industrial dejará una derrama de 9 mil 500 millones de pesos en los próximos cuatro años.