imagotipo

En Punto

  • En Punto

Para analizar lo que sucedió ayer en la Universidad Iberoamericana primero hay que ubicarse en el contexto sociopolítico y religioso de esa institución.

La Ibero Puebla, igual que la de la capital del país, es gobernada y administrada por los jesuitas, una corriente de la Iglesia Católica que se caracteriza por su pensamiento liberal.

De los católicos, los jesuitas son los menos ortodoxos y los más abiertos a ideas nuevas y renovadoras.

Frente a esas características hay que observar que ayer, en un hecho sin precedente al menos en Puebla, el rector y padre jesuita Fernando Fernández Font oficiara una misa con canciones de Coldplay como guías litúrgicas en lugar de los tradicionales pasajes bíblicos.

Eso ocurrió en el Día de la Comunidad Ibero Puebla, ayer miércoles.

¿Habrá que espantarse?

Quizá no.

El propio rector explicó que la intención de esta “Misa Coldplay” fue la de ofrecer un acto religioso cercano a los jóvenes, en el que el aburrimiento no sirviera de pretexto eterno para que no asistieran a la celebración.

Salvo mejor opinión de la arquidiócesis, que puso el grito en el cielo, se trató de un experimento interesante, nada extraño ni reprobable para la Compañía de Jesús.

Así que no se escandalice.

 

***

Después de que el ayuntamiento capitalino encabezado por Luis Banck pusiera en marcha el primero de octubre pasado el seguro contra baches, hubo muchas dudas de los ciudadanos acerca de qué tan fácil sería acceder a ese programa. O si sería una realidad obtener los beneficios económicos anunciados por las autoridades.

Sin embargo, a 12 días de su arranque, la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos municipal aceptó ya siete de 33 reportes de automovilistas, que en algunas de las vialidades marcadas dentro del plan sufrieron algún desperfecto en sus unidades

Estas siete denuncias pasaron el primer filtro requerido por las autoridades, y ahora se deberá verificar si no tienen adeudos de predial o multas de tránsito para pasar a la segunda fase, y así recibir su pago correspondiente.

Eso significa, en principio, que el programa de pago de daños por baches va en serio.

Habrá que ver al final de este 2017 cuántas personas logran que sus reclamos sean atendidos, y lo que es mejor, que se les paguen los daños; y además, que se siga atacando de origen el problema de los baches a través del Bachetón, o de cualquier otro programa, actualmente en su versión 3.0.

 

******

A raíz del sismo del pasado 19 de septiembre, que dañó monumentos históricos y muchas edificaciones que se supone estaban erigidas acorde a las especificaciones técnicas actuales, el ayuntamiento se pondrá más estricto con todo lo que tenga que ver con construcciones y nuevos desarrollos inmobiliarios.

Y es que el proyecto de Ley de Ingresos 2018 del municipio de Puebla tiene contempladas multas de hasta por mil 700 pesos cada vez que un inspector municipal revise una obra y no cumpla con lo que marca el reglamento capitalino, como la falta de nombre de los corresponsables, los números de registro, número de licencia de la obra y ubicación de la misma.

Las nuevas sanciones obligarán a una mayor transparencia en las edificaciones a futuro, y evitarán tragedias como las acontecidas en la Ciudad de México, donde presuntas irregularidades en la construcción de inmuebles causaron cientos de muertos.

Qué bueno que se tomen ese tipo de medidas para impedir desgracias.

Lo que siempre hay que plantearse en asuntos así es por qué no se había hecho antes.

Es verdad que las tragedias relacionadas con fenómenos naturales dejan enseñanzas y ayudan a ser mejores, cuando se hay disposición para ello, pero lo que ahora se pretende hacer debió ser norma generalizada en el pasado, aun sin temblores de por medio.