imagotipo

La corrupción de la moneda

“Si a un peso le quitamos un centavo ya no es un peso”

 

Al ser humano se le debe ver por la congruencia estricta entre su forma de pensar y su actuar. Uno de ellos es el jurista Alfonso Trueba Olivares, defensor intachable de los principios de nuestra Constitución Política, e intransigentemente razonable en la exigencia al acatamiento de las Leyes que integran nuestro orden jurídico y a la normatividad ética, muestras de ello: existen muchas en sus resoluciones judiciales, en sus libros jurídicos y de historia, así como en su conducta social, plural y respetuosa por encima de sus convicciones personales: hombre valioso.

Cito sin idea de halagar al abogado Trueba, defensor del juicio de Amparo, porque en un artículo periodístico de hace algún tiempo, habló de “la corrupción de la moneda”, en el que dijo y predijo: “Que un consejo de Lenin sirvió al célebre economista John M. Keynes para señalar acerca de la inflación, que la mejor manera de destruir al sistema capitalista era el de corromper a su moneda”:

Esa frase es muy importante hoy en todos los países. Hoy que estamos en importantes cambios tecnológicos, (robotización), cambios científicos (nanotecnología) cambios económicos (globalización) que necesariamente se reflejan en los sistemas financieros, además los fenómenos del internet, la migración, la violencia, los terremotos y las inundaciones; que como quiera que sea hacen que nos rodee y vivamos en un mundo convulso amenazado de guerras atómicas y posibles crisis económicas, y entre otras circunstancias, el aumento de la pobreza y la miseria.

Dentro de este aspecto uno de los elementos básicos con el que camina la sociedad es “la moneda”, que es un bien económico que tiene aceptación general como medio de comercialización, de pago, o como medida y reserva de valor, o unidad de cuenta. La moneda sabemos puede ser de papel o de algún material.

El sistema de cambio en México va del cacao prehistórico a la tejuela de ónix y plata que era la divisa española; Antonio de Mendoza fundó en México la Casa de la Moneda, Iturbide decretó la emisión del papel numerario. Se introdujo al dólar de los Estados Unidos de Norteamérica que valía 86 centavos (si hace usted cuentas de cuánto vale el dólar hoy incluyendo la supresión de los tres ceros a nuestra moneda se va usted a sorprender), tal vez se dio una grave “perversión” de la moneda generada por los fenómenos económicos internacionales de la época.

Para justificar una de las razones del licenciado Trueba Olivares se consulta el libro de Ha-Joon Chang, quien escribió qué; “La moneda única fue un grave error”, refiriéndose al euro; y puso de ejemplo a la crisis griega: Dice que el euro se introdujo en una zona de grandes desequilibrios sociales, desigualdades culturales y económicos; así como la diferencia de idiomas en relación a los demás países, las situaciones económicas, las geográficas, la agrícolas, dijo: la moneda única es un gran error en pueblos que en su interior y en relación al exterior tienen diversidades muy acentuadas que imposibilitan internamente la convivencia social y humana en forma tranquila, circunstancias que pervirtieron la moneda única lesionando la estructura de los países.

Se conoce además en Zúrich, que en Suiza se tiene un tema pendiente sobre la Ley que deja sin efectos de cambio a sus billetes. Esta Ley marca una fecha de caducidad de la moneda (billetes) hasta la cantidad de mil millones de francos en billetes de la era de los 70, que están a punto de llegar a la fecha de su expiración. Es una Ley, que no debería contemplar la caducidad de un billete que fue emitido por el Estado y del cual el mismo Estado debe responder en cualquier tiempo como si fuera un bono o acción del Gobierno. Se pervierte a la moneda.

Ahora bien, existe otro fenómeno que se ignora donde vaya a parar pero creo encaja en “la especulación de la moneda”: “las divisas virtuales”: tales como Bitcoin, Riple Bitcoin, Cash y otras entre los que se anuncia en Venezuela.

Son monedas que nadie controla ni se conoce quién las emite; se dice que para obtener los Bitcoin hay que resolver algunos problemas numéricos, vía internet; posiblemente surja “una de las mayores burbujas de la historia económica” por estas monedas virtuales.

Es muy importante adentrarse en este tema, en donde la moneda puede sujetarse a corrupción, no pertenece a País o Estado alguno; se utiliza en todo el mundo; no hay intermediaciones que manejen a la moneda; los tratos que se realicen son irreversibles. Se mueven más de los doscientos sesenta millones de dólares; son bienes escasos; se adquieren las monedas a través de la cibernética; se dice que las monedas o Bitcoin es una mejor garantía que el oro; mientras pasa tiempo creo se está pervirtiendo a las monedas emitidas por los gobiernos. La  moneda como tal no existe por eso se dice que es virtual, se les conoce como criptomonedas.

El licenciado Trueba Olivares nos habla en su tema de “la corrupción de la moneda” que trae como consecuencia la inestabilidad del cambio que es una causa nos explica de la desorganización económica y la consecuente y grave inflación donde todos pierden, pero poquísimos ganan.

La moneda sigue viviendo primitivamente en nuestro País con el ejercicio “del trueque”; sistema monetario que vive junto al “peso”, y este frente al dólar y frente a la tarjeta de crédito y frente a los injustificables UDIS y a la Unidad Monetaria de Medida y Actualización para fijar los antiguamente denominados salarios; mínimos todo ello obligados por una economía mundial y a la posible desaparición a futuro del “efectivo”; y ahora con la presencia de las criptomonedas. La moneda nuestra está enfrentándose todos los días a “ajustes financieros” “adecuaciones impositivas” “inflaciones”, y etc.

Se destruye a un País, a sus Instituciones si se pervierte su moneda. Debemos analizar a dónde vamos porque somos un País mucho muy diverso en su estructura humana y en su posición económica, y debemos ver por ejemplo la aplicación y efecto del Euro en Europa (Grecia); tenía pues, razón el abogado Trueba Olivares.

Es cierto que somos un País de fuertes instituciones jurídicas, pero el mundo financiero y económico nos causa más perjuicios: Es importante en una sociedad plural como la nuestra escuchar todas las opiniones.

 

*Ex presidente del Tribunal Superior de Justicia.