imagotipo

La magia sí existe

  • Conversaciones con Puebla | Jorge Jiménez Alonso

Soy un buscador de sueños, un “encantador de la verdad”; hurgo en la para-ciencia y busco en la metafísica “puertas dimensionales” que me abran horizontes, y en cada paso, en cada logro, pese a la confusión de lo inédito, voy persiguiendo una certeza, casi diría una convicción. Por una extraña y mágica atracción la tierra y nosotros sus moradores estamos siendo atraídos cada vez más, con mayor intensidad, a una “puerta dimensional” de espiritualidad, que aparentemente contrasta con el materialismo en el que nos encontramos sumergidos. Hechos inéditos, acontecimientos siderales, el aumento inequívoco de nuestra vibración magnética y el nacimiento de bebés con otra clase de “poderes” lo confirman: ¡LA MAGIA SÍ EXISTE Y VAMOS AL ENCUENTRO DE ELLA!

Leonardo Cohen nos dice que “Dios vive y la magia está en marcha”. El sentido de lo sagrado no necesita ninguna imagen de los dioses. Ya no construimos pirámides y catedrales para exaltar la humanidad hacia los cielos; ya no existen profetas que nos conduzcan a lo Divino; ahora somos tu y yo en búsqueda de “nuestra verdad”; el “hombre del cántaro” en el símbolo de “Acuario” busca por sí solo “el agua que atemperará su sed”. Ya no hay Mesías, ya no hay salvadores, el Santo Grial sigue perdido y las Cruzadas terminaron, pero…

Ahora mismo lo sagrado nos empapa en masa, manifestándose en lo tangible como en lo intangible. El 8 del 8 (8 de agosto) se abrió una nueva puerta dimensional, y el 21 viviremos “el eclipse del siglo”, donde la tierra quedará en penumbras, pues el Sol será completamente eclipsado por la Luna, y por tres minutos pesaremos menos al estar 40 milímetros más cerca del Sol. También se habla de los 4 días de oscuridad a partir del 24 de este mes, hecho que ya ha sido desmentido por la NASA. Y qué decir de las manifestaciones Divinas en Corea del Sur, en Medellín, en el Seminario del Catecumenado y en Toronto el día de la Divina Misericordia. “Dios vive y la magia está en marcha”.

Siempre he considerado que lo sagrado no es un concepto sino una comprensión de la vida más allá de nuestros egoísmos y que la espiritualidad no ha sido nunca una búsqueda de masas. Así entonces, también la magia ha estado siempre presente con variadas apariencias. “Lo mágico en su origen -nos dice Kingsley L. Dennis- es aquello que concentra e irradia la mente; es un campo de fuerzas de compasión y comunión profundamente penetrante.” Nuestra matriz de realidad se compone de energía y esta se transforma en la medida de nuestra ampliación de conciencia; así entonces, la emanación de las energías sagradas promueve la realización espiritual dentro de la realidad material. “La mayoría de lo que hoy día se etiqueta como sobrenatural no es sino un residuo de lo sagrado inherente a la humanidad y al mundo, por mucho que lo ignoremos o lo descartemos” concluye este autor.

En realidad no podemos apreciar el mundo sin cambiarlo de acuerdo con nuestra personal percepción basada en nuestros patrones de conducta y de cultura; cada uno interactúa con el mundo de muchas maneras, porque percibimos el mundo también de muchas maneras. La realidad sagrada lo entiende perfectamente, y es esa sacralidad sin nombre la que infunde la condición humana. Ser humano entonces, es entre otras cosas, estar imbuido de una fuerza espiritual que nos anima consciente o en gran parte, inconscientemente, a cultivar nuestra visión del mundo, nuestros valores y nuestra búsqueda de sentido. Parte de nuestra transformación es reconocer que el ser humano es una partícula sagrada en un universo sagrado. Y lo mágico juega un papel fundamental en nuestro conocimiento y percepción, ayudando a dar forma y substancia a nuestro significado, enseñándonos que “el camino hacia adelante” es mediante la unión de lo espiritual y lo profano, de lo sagrado y de lo mundano.

El jueves 24 de agosto por la noche, partiré en compañía de más de cien personas a Tecolutla Veracruz, para llevar a cabo mi meditación y ejercicio central que llamo “CONVERSACIONES CON EL MAR”. Precisamente, hablando de la magia y lo espiritual, el científico japonés Masaru Emoto, después de estudiar profusamente los efectos beneficiosos del agua en el ser humano llegó a la conclusión de que “El agua no solo almacena información sino también sentimientos y conciencia, reaccionando a cualquier mensaje”; y que si el ser humano está compuesto por un 70% de agua, entonces su comportamiento personal y el de su entorno, dependiendo de sus vibraciones, puede hacer que su estructura interna se vea modificada. Desear el bien, rezar, orar, meditar, son sólo algunas actitudes que repercutirán en vibraciones a nuestro interior y lograrán que vivamos tranquilos y en paz con nosotros y con nuestros semejantes. El sábado 26 de agosto a partir de las 6 de la mañana estaremos meditando frente al mar, después de celebrar la salida del sol, y al final, aproximadamente una hora, aunque no lo creas querida Puebla, “CONVERSANDO CON EL MAR”, para comprobar que ¡LA MAGIA SÍ EXISTE!