imagotipo

La soberbia acecha (otra vez) en Morena

  • A Puerta Cerrada | Jorge Rodríguez

La crisis de Morena con el político zacatecano Ricardo Monreal Ávila pone en evidencia la principal debilidad de Andrés Manuel López Obrador en procesos electorales: su soberbia.

Que Monreal emprenda un acto de rebeldía y amague con abandonar las filas de Morena por no recibir la candidatura de ese partido al gobierno de la Ciudad de México debería prender la alerta entre los aliados del tabasqueño, no por la inconformidad en sí misma, sino por la falta de oficio político que condujo a ella.

Si López Obrador quería imponer la candidatura de Claudia Sheinbaum en la capital del país, como lo hizo, debió haber preparado el terreno para impedir el rompimiento con Monreal, por insignificante que fuese para el partido perder el respaldo de un grupo que se había preparado para ir a una contienda interna de a de veras, no ficticia.

Pero López Obrador no lo hizo.

En lugar de ir a una negociación personal, de ofrecerle al zacatecano una candidatura de las muchas otras que estarán en disputa en 2018, de convencerlo por la buena, frenó de tajo sus aspiraciones y lastimó sus expectativas con una encuesta inexistente.

En pocas palabras, minimizó la reacción de su antiguo aliado e ignoró las eventuales consecuencias.

Otra vez, la soberbia como enemiga número uno de López Obrador.

El hecho debe ser producto de análisis para los lopezobradoristas poblanos.

Engañar a los aspirantes a un cargo de elección popular, el que sea, con el cuento de las encuestas, podría terminar en crisis idénticas a la de Ricardo Monreal.

José Juan Espinosa no se irá.

Aunque pensó en hacerlo, no lo hará.

Ayer por la noche celebró en su casa de San Pedro Cholula una cena de adhesión a la precandidatura de Enrique Cárdenas Sánchez, a la que convocó a empresarios, periodistas y líderes sociales de la región.

Pero José Juan no es el único que no ha visto cumplidas sus expectativas en Morena.

Hay más.

El punto no es que el ‘Peje’ ceda ante la demanda de todos sus “seguidores”.

De lo que se trata es de negociar la repartición del pastel para evitar éxodos y fracturas.

Si quiere ganar la presidencia, está obligado a eso, a sumar en vez de restar.

¿Difícil?

Sí, sobre todo para un personaje escaso de humildad y sobrado en soberbia.

***

La presencia del diputado priista José Chedraui Budib en la colocación de la primera piedra para la sede de la industria militar en La Célula causó extrañeza entre los asistentes al acto protocolario.

Entre tanto panista, los curiosos se preguntaron si el legislador se encontraba ahí gracias a sus buenas relaciones con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto o si estaba preparando el salto del PRI hacia el PAN, de la misma forma que lo hicieron otros tricolores a partir del proceso electoral de 2010.

Ni una ni otra.

Chedraui Budib acudió en representación del Congreso del Estado, como diputado presidente de la Comisión de Hacienda, la encargada, a su vez, de formalizar la entrega del predio de La Célula a la Secretaría de la Defensa Nacional.

Por cierto, en el edificio del Comité Directivo Estatal del PRI se asegura que José Chedraui no tiene fecha de salida de la dirigencia municipal.

Se cuenta que el presidente del tricolor dejará esa posición hasta que haya candidato a gobernador y que Karina Romero Alcalá no será quien lo releve, dado que la hija de la embajadora Blanca Alcalá Ruiz quedará como secretaria general.

***

Una vez terminada la sociedad con As Media, los directivos de Televisión Azteca se han propuesto conquistar el mercado poblano con renovados contenidos y los mejores conductores.

Eso es lo que han dicho los enviados de Ricardo Salinas Pliego que han venido a Puebla, después de la ruptura con Raimundo Alonso Sendino, para preparar la incursión de la televisora, ahora controlada por ellos, en un estado que se considera estratégico para sus intereses empresariales.

Las expectativas de la familia Salinas son tan altas que sus colaboradores han pensado en contratar al más destacado de los comunicadores poblanos.

Parece que no quieren experimentar con un nuevo cuadro, como 20 años atrás lo hizo Raimuno Alonso con Juan Carlos Valerio, con un resultado exitoso.

Fuentes cercanas a la televisora afirman que, al llegar a Puebla, los cazatalentos preguntaron quién era el conductor de noticias más destacado de la plaza.

De manera unánime, los interlocutores, amigos de la familia Salinas, pusieron sobre la mesa el nombre de Javier López Díaz.

Que lo sumen o no para hacerse cargo del noticiero estelar será otra historia, pero el periodista y director de Cinco Radio está, como diría él, en el radar.

 

Twitter: @jorgerdzc

Correo: jrodriguez@elsoldepuebla.com.mx