imagotipo

Las competencias escolares

  • Educación y Cultura | Abel Ayala Guerrero

Alrededor del mundo, los sistemas educativos están cambiando a los nuevos tiempos; es por esto que el proceso de enseñanza y/o aprendizaje adquiere diversos enfoques, pero en su mayoría buscan ser competitivos. Para las diferentes organizaciones mundiales y nacionales, el esquema de una educación con base en las competencias es la solución para que los medios de productivos sean una medida en la recuperación económica.

Ahora, en el siglo XXI, en los centros educativos un capital no económico es el emocional, el cual permite un comportamiento adecuado, convivencia sana entre maestros y alumnos, como parte de estos nuevos esquemas educativos en competencia, cuyo objetivo es que sean aplicables para la vida.

En los centros escolares, hoy no solo se abordan la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades, sino que la actitud los lleva al manejo adecuado del capital emocional, que se aprovechen estas competencias en su vida personal y escolar.

El estudio adecuado de la inteligencia permite su máximo desarrollo con la finalidad de la aplicación y adaptación de conocimientos. Es sabido que conocimiento no es lo mismo que razonamiento, y la persona que tiene conocimiento en ocasiones no lo aplica de forma adecuada; es decir, no razona.

El razonamiento es un proceso que está determinado por el grado de desarrollo de su inteligencia. La inteligencia afectiva permitirá la sana convivencia y evitará la agresión tanto personal como social.

Diversos estudios han tratado de describir y explicar qué es y cómo funciona la inteligencia; cómo se aprende y se asimilan los conocimientos. Se determina que la inteligencia es compleja y única a la vez.

De ahí que el cerebro combine de una manera la parte espacial con la relacional. Interesante es que algunos se han desarrollado de forma integral gracias al entorno y, en parte, a la herencia.

Aun cuando no todas las personas han podido desarrollar algunas cualidades, las conexiones neuronales están maduras y se siguen generando gracias a la intervención educativa tanto de la familia como de la escuela, donde en ambos espacios se debería promover el desarrollo global con base en la educación integral, que no sea solo para obtener una calificación o el adquirir una competencia.

La educación en la actualidad tiene como objetivo aprovechar el desarrollo de la inteligencia como finalidad del vivir del ciudadano útil, aplicando la capacidad de discernimiento de acuerdo con lo aprendido.

La inteligencia es parte de la personalidad del individuo, que bajo un principio pedagógico puede desarrollar en mayores medios sus conocimientos. La inteligencia no solo es información, también es el procesamiento de esta; entonces, la inteligencia no puede operar de modo independiente, sino que es parte de la personalidad del alumno.

Se considera que la inteligencia no es simple, sino compleja. Más importante: no es fija, sino dinámica (se modifica) porque los individuos son seres perfectibles, y los maestros deben ayudar en este proceso.

Como parte del proceso educativo se encuentran la inteligencia interpersonal y la intrapersonal, que permiten llevar a un autoconocimiento y convivencia en este crecimiento intelectual, lo que permitirá un estudiante plenamente interesado en la sociedad.

Lo que se vive en las escuelas deja marca para el resto de la vida de forma positiva, pues es ahí se han recolectado conocimientos, aprendizajes, información, manualidades, destrezas, modales, valores… y que en muchos casos los maestros trataron de hacer madurar la inteligencia de los alumnos.

Los éxitos de los estudiantes dependen de cada uno de los ámbitos que se tienen en el hogar, en la familia, en la escuela, en la sociedad y, más adelante, en lo profesional.

Se considera la realización de estudios del medio escolar proponiendo los principios que deberá tener una escuela para lograr un aprendizaje significativo y la maduración cognitiva gracias a la madurez motriz de los alumnos.

La escuela tendrá que diseñar estrategias para que los estudiantes se sientan bien, y esto no será obstáculo para alcanzar el desarrollo de la inteligencia afectiva. La forma de pensar depende de los medios que se le hayan proporcionado en la educación.

 

*Doctor en Educación