imagotipo

Un buen rendimiento escolar

  • Educación y Cultura | Abel Ayala Guerrero

 

Para que los niños tengan un buen rendimiento escolar exitoso, los expertos opinan, que es fundamental que se les ayude en su vida cotidiana a desarrollar buenos hábitos de estudio, nutrición y manejo del tiempo.

Animarlos para que se esmeren por aprender algo nuevo, y se comparta con ellos la importancia de que lleven una vida balanceada.

Es bueno ayudar a los niños, poner en práctica varios hábitos como los siguientes: Primero; empezar el día con un desayuno nutritivo, es indispensable que tomen un buen desayuno por las mañanas, antes de salir a la escuela, aún si dicen que “no tiene mucho ánimo para hacerlo”. Ofrecerles alimentos variados como: fruta picada, cereales y jugos de frutas naturales. Se procura, además, que consuman alimentos ricos en calcio como queso y leche.

Varios estudios indican que los niños bien alimentados están más inclinados a lograr un buen rendimiento escolar y a tener mejor capacidad para concentrarse.

Segundo: organizar con anterioridad el día, evitar que los niños dejen todo para el último momento. Ayudarlos para que con tiempo escoja la ropa que se quieren poner al día siguiente, o tengan preparado su uniforme escolar. Preparen su mochila o maleta con los útiles escolares y las tareas que tienen que entregar, ya que lo ideal es dejar que todo esté preparado la noche anterior, para así evitar el estrés de salir corriendo y quizá olvidar algo por el apuro.

Otro es, que se debe desarrollar una rutina diaria para que los niños tengan éxito en su vida académica, es importante enseñarles a fijar prioridades y tener un buen manejo de su tiempo. Ayudarlos quizá haciendo una breve lista y fijando una hora específica para cumplir con sus tareas, así recapitular lo que aprendieron en la escuela.

Procurar, además, incluir en su rutina tiempo determinado para que realice actividades que le gustan y le divierten como practicar un deporte, tomar clases de danza o ballet, asistir a clases de música, de idiomas, ver un programa favorito en la televisión, jugar con amigos y otras más.

Se debe de crear un ambiente propicio para hacer las tareas escolares, fijar un lugar determinado libre de distracciones, que no haya televisión, teléfono fijo o celular, para que los niños puedan hacer los trabajos escolares para el día siguiente.

Lo ideal es que este lugar tenga buena ventilación, sea espacioso, con excelente iluminación, cómodo, confortable, con una decoración apropiada y atractiva.

Es indispensable la revisión de las tareas, por lo que se recomienda a los papás, tutores o personas en casa, se tomen el tiempo indispensable y necesario para la revisión, de otra manera perderán los niños el interés por la realización de esta actividad.

Se necesita hacer preguntas sobre el material que fue solicitado para las diferentes clases, como hojas, mapas, colores, cartulinas, pegamento, tijeras y demás, para que cumplan con lo pedido, de otra manera perderán la oportunidad de hacer las manualidades del día.

Se debe de revisar a los niños las notas que tomaron en las clases de la escuela, para conocer su avance o lo atrasado que están en los diferentes temas y trabajos escolares. Recordarles que deben de anotar todo en palabras o frases claves que resuman las ideas más sobresalientes o las principales, para que puedan cumplir con lo solicitado por los maestros.

Si los niños tienen problemas o dificultades en un tema en específico, se debe procurar ayudarles en la búsqueda por internet y con los libros que hay en casa.

Se debe recordar y considerar que si un tema tiene dificultades para el niño, y no se le puede ayudar por parte de los padres, porque hace mucho tiempo no se han puesto en práctica los conocimientos de matemáticas o ciencias, se debe solicitar apoyo.

Los padres de familia o tutores deben de tener buena comunicación con los maestros de los niños, para saber cuáles son los temas donde tiene mayor dificultad o es más difícil de comprender, para que tengan las orientaciones correspondientes.

Varias escuelas tienen programas de tutoría que imparten los maestros, para orientar a los niños tengan dificultades, de todos los niveles escolares y por lo general son gratuitos.

Por último, los niños deben tener su tiempo para dormir bien, es necesario que descansen y duerman lo suficiente para estar frescos y puedan concentrarse con facilidad cuando estén en clases. Por las noches, es recomendable seguir una rutina, como por ejemplo leer un libro antes de dormir, o escuchar música que los calme. Lo ideal es que vayan a dormir temprano a una hora determinada, para que no se sientan cansados al día siguiente.