imagotipo

¿Y el PRI, cuándo?

  • A Puerta Cerrada | Jorge Rodríguez

 

¿Por qué será que el PRI ha decidido aguardar hasta el final de los plazos establecidos en el calendario electoral para definir candidato al gobierno del estado?

¿Por qué, si el PAN y Morena ya tienen claro el nombre de su candidato a gobernador, el tricolor parece seguir enfrascado en una pausa, a la espera de que llegue la tercera o hasta cuarta semana de enero para desvelar al ‘tapado’?

Fuentes del Revolucionario Institucional confiaron al autor de esta columna que ese evidente retraso tiene que ver con dos asuntos importantes.

El primero, la minúscula pero todavía existente probabilidad de ir en coalición con Nueva Alianza y/o el Partido Verde Ecologista; y el segundo, la eventual posibilidad de armar un acuerdo con el ex gobernador Rafael Moreno Valle para ceder la gubernatura a cambio de ganar, si eso fuera posible, la elección presidencial.

Hasta antes de su salida de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong trataba de convencer a los representantes de esos dos minipartidos de sumarse a una alianza con el PRI en el estado.

Mientras eso ocurría, en paralelo, enlaces del Comité Ejecutivo Nacional priista y Moreno Valle intercambiaban puntos de vista sobre la viabilidad de sellar un acuerdo de beneficio mutuo, en el que, como se ha comentado decenas de veces, el voto diferenciado fuese la estrella de la elección local para darle gusto a los dos principales involucrados: Martha Érika Alonso Hidalgo, en el caso del PAN, y José Antonio Meade Kuribreña, en el caso del PRI.

Las pláticas entre priistas y panistas han sido complejas y no han estado exentas de dudas y cuestionamientos, sobre todo del lado tricolor.

Eso, subraya la fuente, ha sido el principal motivo por el que se decidió llevar la definición del candidato a gobernador hasta el cierre del plazo.

El calendario electoral marca el lunes 22 de enero como fecha límite para registrar coaliciones electorales o convenios de coalición; así como el jueves 1 de febrero como plazo fatal para el registro de precandidatos.

Es muy posible que el PRI lleve el destape de su gallo hasta esos días.

No antes.

Por vía de mientras, a quien habrá que dar por descartado es a Jorge Estefan Chidiac.

El todavía presidente del Comité Directivo Estatal figura en una lista de precandidatos al senado que ayer circuló por diversas mesas de redacción de la capital del país.

Antes de que Meade apareciera en escena, Estefan ya aspiraba al senado.

Lo que hizo el arribo del ex secretario de Hacienda a la candidatura presidencial fue que el dirigente poblano agregara una aspiración más a su bolsa de deseos.

Si Meade gana, Estefan querrá pedir licencia en el senado para incorporarse al gabinete.

Esa es otra historia.

Sin Estefan en la cortísima lista de suspirantes a Casa Puebla, quedan, solitos, Enrique Doger Guerrero y Juan Carlos Lastiri Quirós –este último por mera inercia—.

Aunque, claro, nunca hay que descartar sorpresas de última hora.

 

Twitter: @jorgerdzc

Correo: jrodriguez@elsoldepuebla.com.mx