/ sábado 17 de julio de 2021

Calle de Santa Clara o de los dulces, la historia del sabor de Puebla | Los tiempos idos

No hay poblano que no conozca esta vialidad del centro de Puebla, situada en la 6 oriente, entre 4 y 2 norte

No hay poblano que no conozca la famosa “calle de los dulces” del centro histórico de Puebla, situada en la 6 oriente, entre 4 y 2 norte, que por tradición es llamada calle de Santa Clara, por el convento que lleva el mismo nombre.

Esta calle ganó fama mundial en el siglo XX, después de la Revolución Mexicana, pero los estudiosos dicen que desde el siglo 17, ahí ya se comercializaba rompope, galletas y dulces poblanos elaborados por las monjas Catalinas, y no por las Clarisas como siempre se ha dicho.

La calle se distingue por ¡el color y el sabor! de decenas de locales que ofrecen la forma más dulce de la gastronomía poblana en bocados, desde una tortita de Santa Clara hasta un delicioso camote, que puedes comprar para regalar, para compartir o para comértelo como un antojo.

SURGE LA DULCE TRADICIÓN

Jorge Eduardo Zamora Martínez, mejor conocido como el Barón Rojo, dice que la tradición de la confitería poblana surge desde la fundación de Puebla, en el siglo XVI, cuando llegaron las órdenes religiosas femeninas a la ciudad.

Refiere que, así como los sacerdotes, frailes y monjes tenían una tarea específica como la educación, evangelización o enseñar al campesino labores agrícolas; las congregaciones de monjas estaban dedicadas a la labor social en todos los aspectos: servicios hospitalarios, escuelas para mujeres, refugio de madres en desgracia, orfanatorios, asilos, ayuda médica para desahuciados, parturientas, niños y principalmente, casas de cuna.

Así lucía la casa de los hermanos Serdán a inicios del siglo XX. Se aprecia La Guadalupana, dulcería y camoteria. Foto: Fototeca Antica A/C Jorge Carretero

“Dentro de las labores de ayuda de las órdenes religiosas femeninas estaba capacitar a mujeres para obtener un empleo o para realizar las tareas del hogar, y que les redituara un ingreso. Las monjas empezaron a experimentar con recetas dulces de origen español, francés, inglés, e incluso del Oriente Medio, pero sobre todo indígenas, porque en el México prehispánico también había dulces”, expone.

Así es como dentro de las actividades conventuales intramuros aparece la confitería poblana y las mujeres más humildes o amas de casa que recibían refugio en los conventos empiezan a elaborar dulces como los camotes, muéganos, alegrías, palanquetas, borrachitos, mazapanes, jamoncillos de leche, tortitas de Santa Clara, galletas de cochinito de panela, gallinitas de dulce de pepita de calabaza, cocadas, higos, acitrones, sin olvidar el rompope de huevo, esencias y saborizantes como la vainilla, menta, frutas diversas, conservas de frutas, mermeladas, etcétera.

Al camote lo que le da vida es la raíz del tubérculo, que se mezcla con azúcar y esencia de limón | Foto: Archivo El Sol de Puebla

RECETAS DE HERENCIA FAMILIAR

El historiador asegura que, contrario a lo que siempre se ha dicho, las monjas Clarisas del convento de Santa Clara nunca elaboraron dulces, porque ellas estaban dedicadas a la educación, tanto, que fueron las fundadoras de los colegios: Central, Yermo y Parres, y Esparza.

“Toda la confitería poblana se elaboraba en casas particulares, hasta la fecha, y con recetas de herencia familiar; tal vez algunas con orígenes de la Puebla colonial ya que la mayoría de estas recetas se originaron en el convento de las madres Catalinas, que se localizaba en la 3 norte entre 2 y 4 poniente, porque eran las que se dedicaban a hacer dulces”, detalla.

Las tortitas de Santa Clara son galletas con un relleno cremoso cuyo ingrediente principal es el dulce de pepita ¡una delicia! | Foto: Archivo El Sol de Puebla

Refiere que el convento era una enorme construcción que se perdió cuando se aplicaron las leyes de Reforma, lo que propició su expropiación y consecuente destrucción. En este sitio se construyeron los cines Variedades y Coliseo, y actualmente es una tienda de telas. Agrega que lo único que se salvó de ser destruido es el templo y que la congregación de las madres Catalinas hoy tiene su sede a un costado del templo de Analco.

ORIGEN DE LAS TIENDAS DE DULCES

Zamora Martínez refiere que el origen de las tiendas de dulces se lo debemos a la familia Serdán ya que fue en 1910, cuando en esta calle se inicia el movimiento revolucionario con una gran balacera entre la familia Serdán y los guardias federales.

Si tienes debilidad por los dulces o estás en busca de un regalito, visita la calle de Santa Clara, en donde entre cocadas, borrachitos, gaznates, jamoncillos y más ¡te verás! | Foto: Archivo El Sol de Puebla

“El caso es que después de terminada la refriega surge en la ciudad un nuevo tipo de visitante, el turista nacional, preferentemente de la ciudad de México, que visita Puebla con la intención de conocer el sitio de la batalla entre los Serdán y las guardias nacionales, sobre todo cuando su casa se convirtió en museo”, señala.

“Entonces se funda la primera tienda de dulces típicos poblanos llamada “El Lirio”, estamos hablando de más o menos de 1917, y es tanta la demanda que a lo largo de toda la calle se establecen infinidad de dulcerías, todas ofreciendo dulces típicos. Esto es lo que da origen a la mundialmente famosa ´calle de los dulces´”, añade.

Pero antes de la Revolución Mexicana ya existía ahí un expendio de camotes que fue el primero de la ciudad y se fundó en 1892. Aún está situado a un costado de la casa de los hermanos Serdán, en la 6 oriente 208, y todavía pertenece a la familia fundadora, conserva no sólo su nombre, sino también la calidad de sus productos y la reputación por ser la más antigua de la calle de los dulces: “La Gran Fama”.

El típico camote hoy se encuentra en varias versiones y sabores | Foto: Archivo El Sol de Puebla

LA LEYENDA DEL CAMOTE POBLANO

“El camote poblano es el ícono de los dulces típicos poblanos, y alrededor de su origen existen tres diferentes versiones; sea cual sea la verdad de estas leyendas, el más típico de todos los dulces poblanos le ha dado fama mundial a la calle de Santa Clara”, expone Fernando Mario Salazar Aranda, fundador de la página de Facebook “Lo que quieres saber de Puebla”, quien a continuación relata estas historias.

La primera dice que niños de una población cercana querían jugarle una broma a una monja de un convento y entraron a hurtadillas a la cocina, donde estaba una olla con agua hirviendo; tomaron del huerto unos camotes que metieron en la olla y le agregaron un saquito de azúcar para que al consumirse el agua quedará una plasta que le costará limpiar. Pero la monja al regresar y sin saber quién lo había hecho, sacó la plasta y la probó, tanto le gustó que la invitó a las demás monjas.

Así luce actualmente la 6 oriente o calle de Santa Clara en el centro histórico de Puebla. Foto: Iván Venegas | El Sol de Puebla

Otra versión dice que una señorita de nombre María Guadalupe procedente de Oaxtepec, Morelos, llegó al convento de Santa Clara para ordenarse. Con el afán de enviarle un dulce a su padre, a quien le encantaban, una tarde recogió de la huerta camotes y los coció, agregó azúcar y ya cocidos hizo una masilla que dividió en dos, les dio forma de cilindros de una pulgada de diámetro por 15 centímetros de largo, los dejó secar y los envolvió en papel de china. El resultado fue ¡una delicia!

Se sabe que las monjas y los conventos subsistían por la caridad y las donaciones de las personas acaudaladas. Así que la tercera versión dice que un día las monjas de Santa Clara recibieron la visita de un alto funcionario del clero, por lo que estás se prepararon y ante la precaria situación económica compraron camotes que eran lo más barato, los cocinaron, le agregaron azúcar y cascarillas de limón. El postre fue servido y el hombre quedó muy satisfecho de su sabor y originalidad, ya que nunca había probado algo igual.

No hay poblano que no conozca la famosa “calle de los dulces” del centro histórico de Puebla, situada en la 6 oriente, entre 4 y 2 norte, que por tradición es llamada calle de Santa Clara, por el convento que lleva el mismo nombre.

Esta calle ganó fama mundial en el siglo XX, después de la Revolución Mexicana, pero los estudiosos dicen que desde el siglo 17, ahí ya se comercializaba rompope, galletas y dulces poblanos elaborados por las monjas Catalinas, y no por las Clarisas como siempre se ha dicho.

La calle se distingue por ¡el color y el sabor! de decenas de locales que ofrecen la forma más dulce de la gastronomía poblana en bocados, desde una tortita de Santa Clara hasta un delicioso camote, que puedes comprar para regalar, para compartir o para comértelo como un antojo.

SURGE LA DULCE TRADICIÓN

Jorge Eduardo Zamora Martínez, mejor conocido como el Barón Rojo, dice que la tradición de la confitería poblana surge desde la fundación de Puebla, en el siglo XVI, cuando llegaron las órdenes religiosas femeninas a la ciudad.

Refiere que, así como los sacerdotes, frailes y monjes tenían una tarea específica como la educación, evangelización o enseñar al campesino labores agrícolas; las congregaciones de monjas estaban dedicadas a la labor social en todos los aspectos: servicios hospitalarios, escuelas para mujeres, refugio de madres en desgracia, orfanatorios, asilos, ayuda médica para desahuciados, parturientas, niños y principalmente, casas de cuna.

Así lucía la casa de los hermanos Serdán a inicios del siglo XX. Se aprecia La Guadalupana, dulcería y camoteria. Foto: Fototeca Antica A/C Jorge Carretero

“Dentro de las labores de ayuda de las órdenes religiosas femeninas estaba capacitar a mujeres para obtener un empleo o para realizar las tareas del hogar, y que les redituara un ingreso. Las monjas empezaron a experimentar con recetas dulces de origen español, francés, inglés, e incluso del Oriente Medio, pero sobre todo indígenas, porque en el México prehispánico también había dulces”, expone.

Así es como dentro de las actividades conventuales intramuros aparece la confitería poblana y las mujeres más humildes o amas de casa que recibían refugio en los conventos empiezan a elaborar dulces como los camotes, muéganos, alegrías, palanquetas, borrachitos, mazapanes, jamoncillos de leche, tortitas de Santa Clara, galletas de cochinito de panela, gallinitas de dulce de pepita de calabaza, cocadas, higos, acitrones, sin olvidar el rompope de huevo, esencias y saborizantes como la vainilla, menta, frutas diversas, conservas de frutas, mermeladas, etcétera.

Al camote lo que le da vida es la raíz del tubérculo, que se mezcla con azúcar y esencia de limón | Foto: Archivo El Sol de Puebla

RECETAS DE HERENCIA FAMILIAR

El historiador asegura que, contrario a lo que siempre se ha dicho, las monjas Clarisas del convento de Santa Clara nunca elaboraron dulces, porque ellas estaban dedicadas a la educación, tanto, que fueron las fundadoras de los colegios: Central, Yermo y Parres, y Esparza.

“Toda la confitería poblana se elaboraba en casas particulares, hasta la fecha, y con recetas de herencia familiar; tal vez algunas con orígenes de la Puebla colonial ya que la mayoría de estas recetas se originaron en el convento de las madres Catalinas, que se localizaba en la 3 norte entre 2 y 4 poniente, porque eran las que se dedicaban a hacer dulces”, detalla.

Las tortitas de Santa Clara son galletas con un relleno cremoso cuyo ingrediente principal es el dulce de pepita ¡una delicia! | Foto: Archivo El Sol de Puebla

Refiere que el convento era una enorme construcción que se perdió cuando se aplicaron las leyes de Reforma, lo que propició su expropiación y consecuente destrucción. En este sitio se construyeron los cines Variedades y Coliseo, y actualmente es una tienda de telas. Agrega que lo único que se salvó de ser destruido es el templo y que la congregación de las madres Catalinas hoy tiene su sede a un costado del templo de Analco.

ORIGEN DE LAS TIENDAS DE DULCES

Zamora Martínez refiere que el origen de las tiendas de dulces se lo debemos a la familia Serdán ya que fue en 1910, cuando en esta calle se inicia el movimiento revolucionario con una gran balacera entre la familia Serdán y los guardias federales.

Si tienes debilidad por los dulces o estás en busca de un regalito, visita la calle de Santa Clara, en donde entre cocadas, borrachitos, gaznates, jamoncillos y más ¡te verás! | Foto: Archivo El Sol de Puebla

“El caso es que después de terminada la refriega surge en la ciudad un nuevo tipo de visitante, el turista nacional, preferentemente de la ciudad de México, que visita Puebla con la intención de conocer el sitio de la batalla entre los Serdán y las guardias nacionales, sobre todo cuando su casa se convirtió en museo”, señala.

“Entonces se funda la primera tienda de dulces típicos poblanos llamada “El Lirio”, estamos hablando de más o menos de 1917, y es tanta la demanda que a lo largo de toda la calle se establecen infinidad de dulcerías, todas ofreciendo dulces típicos. Esto es lo que da origen a la mundialmente famosa ´calle de los dulces´”, añade.

Pero antes de la Revolución Mexicana ya existía ahí un expendio de camotes que fue el primero de la ciudad y se fundó en 1892. Aún está situado a un costado de la casa de los hermanos Serdán, en la 6 oriente 208, y todavía pertenece a la familia fundadora, conserva no sólo su nombre, sino también la calidad de sus productos y la reputación por ser la más antigua de la calle de los dulces: “La Gran Fama”.

El típico camote hoy se encuentra en varias versiones y sabores | Foto: Archivo El Sol de Puebla

LA LEYENDA DEL CAMOTE POBLANO

“El camote poblano es el ícono de los dulces típicos poblanos, y alrededor de su origen existen tres diferentes versiones; sea cual sea la verdad de estas leyendas, el más típico de todos los dulces poblanos le ha dado fama mundial a la calle de Santa Clara”, expone Fernando Mario Salazar Aranda, fundador de la página de Facebook “Lo que quieres saber de Puebla”, quien a continuación relata estas historias.

La primera dice que niños de una población cercana querían jugarle una broma a una monja de un convento y entraron a hurtadillas a la cocina, donde estaba una olla con agua hirviendo; tomaron del huerto unos camotes que metieron en la olla y le agregaron un saquito de azúcar para que al consumirse el agua quedará una plasta que le costará limpiar. Pero la monja al regresar y sin saber quién lo había hecho, sacó la plasta y la probó, tanto le gustó que la invitó a las demás monjas.

Así luce actualmente la 6 oriente o calle de Santa Clara en el centro histórico de Puebla. Foto: Iván Venegas | El Sol de Puebla

Otra versión dice que una señorita de nombre María Guadalupe procedente de Oaxtepec, Morelos, llegó al convento de Santa Clara para ordenarse. Con el afán de enviarle un dulce a su padre, a quien le encantaban, una tarde recogió de la huerta camotes y los coció, agregó azúcar y ya cocidos hizo una masilla que dividió en dos, les dio forma de cilindros de una pulgada de diámetro por 15 centímetros de largo, los dejó secar y los envolvió en papel de china. El resultado fue ¡una delicia!

Se sabe que las monjas y los conventos subsistían por la caridad y las donaciones de las personas acaudaladas. Así que la tercera versión dice que un día las monjas de Santa Clara recibieron la visita de un alto funcionario del clero, por lo que estás se prepararon y ante la precaria situación económica compraron camotes que eran lo más barato, los cocinaron, le agregaron azúcar y cascarillas de limón. El postre fue servido y el hombre quedó muy satisfecho de su sabor y originalidad, ya que nunca había probado algo igual.

Policiaca

Mujer es procesada por abuso sexual contra joven por primera vez en Puebla

La víctima tenía 16 años de edad cuando al entrar a una tienda sufrió tocamientos lascivos

Local

San Andrés Cholula tendrá cuatro subcomisarias para combatir la inseguridad

No dio a conocer cuánto presupuesto le dejó la administración pasada, pero mencionó que no era motivo para no trabajar

Doble Vía

Esferas muy poblanas hechas de talavera

Osvaldo ha innovado con estas esferas que han llegado a varias partes del país

Local

En peligro latente casas construidas en zonas de riesgo

Además de que sus viviendas podrían colapsar por las lluvias o ser afectadas por inundaciones, carecen de servicios básicos

Local

Brandon, el niñito tatuador de Puebla

El arte del tatuaje es solo un pasatiempo que lo ayuda a relajarse y distraerse, la escuela es su prioridad

Política

Feministas van por registro de partido

Lorena Villavicencio explica que se integrará sólo por mujeres de izquierda y con una posición laica

Finanzas

Empresarios crean alianza El Gran Bajío

Buscarán consolidar a la región como la más competitiva de América Latina y con alcance global

Política

Va por México quiere regresar dinero a municipios

Luis Espinoza Cházaro, líder de los diputados del PRD, dijo que su partido no aprobará la Reforma Eléctrica

Finanzas

CFE impulsará los proyectos sociales

La reforma eléctrica no prevé cancelar la autogeneración de este tipo