/ martes 12 de enero de 2021

Examinan restos óseos de 80 individuos que habitaron en el Atlixco prehispánico

Este hallazgo es el más grande que se ha dado en el pueblo mágico

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) estudian con precisión quirúrgica los restos óseos de 80 individuos que habitaron en territorio poblano en tiempos prehispánicos. Los especialistas realizan la investigación en los salones y espacios del antiguo Hospital de San Juan de Dios, uno de los más longevos sanatorios de nuestro país, el cual estuvo en funciones desde el siglo XVIII y hasta el pasado 2015.

Con apoyo de tesistas de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), especializados en antropología física, los investigadores de la institución continúan el estudio de este conjunto de restos humanos, el más grande localizado, arqueológicamente, en Atlixco.

El investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, Miguel Medina Jaen, detalla que este importante osario fue localizado en campo entre finales de 2018 e inicios de 2019, en un área de aproximadamente 35 metros cuadrados.

Dado el acotado tiempo del proyecto de salvamento, los expertos procedieron a recuperar los vestigios ‘en bloque’, es decir, con el sustrato de tierra que los cubría. Posteriormente, y en diálogo con el ayuntamiento, se habilitó una sección del antiguo Hospital de San Juan de Dios, donde avanzan en la rigurosa microexcavación de los entierros.

Hasta el momento, se ha llegado a determinar que si bien existen evidencias de 80 individuos, el desgaste causado por las condiciones naturales o, incluso, desde tiempos precortesianos, cuando un entierro era fragmentado o empujado para inhumar sobre él a otra persona, “el número de cuerpos completos o en posición primaria, se reduce aproximadamente a la mitad”, señala Medina Jaen.

La arqueóloga Adriana Sáenz Serdio, quien labora por contrato en este proyecto, añade que otros datos revelados por la antropología física son, por ejemplo, que la mayoría de los individuos eran adultos, de entre 20 y 50 años de edad al momento de su muerte natural, dato que coincide con la esperanza de vida en la época prehispánica.

También que casi la mitad de los restos en el osario pertenecen a mujeres y que no hay presencia de infantes. Esto último resalta el hecho de que los niños, quizá, eran inhumados en otra sección de la población antigua, o recibían tratamientos mortuorios distintos a los de los adultos.

Hasta ahora no se ha encontrado evidencia de sacrificio ritual, aunque los especialistas sí han reconocido deformaciones craneales en casi todos los individuos; patologías como caries o problemas óseos; así como dos casos particulares, cuyos canales auditivos estaban cerrados, “rasgo común en nadadores o buceadores”.

Tras destacar la necesidad de mayores exámenes a los individuos, la arqueóloga coincide con Miguel Medina Jaen al evocar como cada uno de los personajes debió haber sido colocado en posición sedente, con las manos flexionadas sobre las rodillas, y orientado en dirección al norte, el rumbo del Mictlan, el inframundo nahua.

Cabe destacar que en muchos de los entierros se localizaron ofrendas cerámicas, como malacates, figurillas, platos o cajetes trípodes con elaboradas decoraciones zoomorfas o antropomorfas.

Estos elementos, cuya temporalidad se remonta a los periodos Posclásico Temprano y Medio, entre los años 1100 y 1300 d.C., dan pistas a los investigadores sobre el alto estatus que debieron tener los individuos, a la vez que les hacen suponer que aquellos pudieron haber sido colocados dentro de petates, cuyo material orgánico se desintegró con el tiempo, a manera de bultos mortuorios.

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) estudian con precisión quirúrgica los restos óseos de 80 individuos que habitaron en territorio poblano en tiempos prehispánicos. Los especialistas realizan la investigación en los salones y espacios del antiguo Hospital de San Juan de Dios, uno de los más longevos sanatorios de nuestro país, el cual estuvo en funciones desde el siglo XVIII y hasta el pasado 2015.

Con apoyo de tesistas de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), especializados en antropología física, los investigadores de la institución continúan el estudio de este conjunto de restos humanos, el más grande localizado, arqueológicamente, en Atlixco.

El investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, Miguel Medina Jaen, detalla que este importante osario fue localizado en campo entre finales de 2018 e inicios de 2019, en un área de aproximadamente 35 metros cuadrados.

Dado el acotado tiempo del proyecto de salvamento, los expertos procedieron a recuperar los vestigios ‘en bloque’, es decir, con el sustrato de tierra que los cubría. Posteriormente, y en diálogo con el ayuntamiento, se habilitó una sección del antiguo Hospital de San Juan de Dios, donde avanzan en la rigurosa microexcavación de los entierros.

Hasta el momento, se ha llegado a determinar que si bien existen evidencias de 80 individuos, el desgaste causado por las condiciones naturales o, incluso, desde tiempos precortesianos, cuando un entierro era fragmentado o empujado para inhumar sobre él a otra persona, “el número de cuerpos completos o en posición primaria, se reduce aproximadamente a la mitad”, señala Medina Jaen.

La arqueóloga Adriana Sáenz Serdio, quien labora por contrato en este proyecto, añade que otros datos revelados por la antropología física son, por ejemplo, que la mayoría de los individuos eran adultos, de entre 20 y 50 años de edad al momento de su muerte natural, dato que coincide con la esperanza de vida en la época prehispánica.

También que casi la mitad de los restos en el osario pertenecen a mujeres y que no hay presencia de infantes. Esto último resalta el hecho de que los niños, quizá, eran inhumados en otra sección de la población antigua, o recibían tratamientos mortuorios distintos a los de los adultos.

Hasta ahora no se ha encontrado evidencia de sacrificio ritual, aunque los especialistas sí han reconocido deformaciones craneales en casi todos los individuos; patologías como caries o problemas óseos; así como dos casos particulares, cuyos canales auditivos estaban cerrados, “rasgo común en nadadores o buceadores”.

Tras destacar la necesidad de mayores exámenes a los individuos, la arqueóloga coincide con Miguel Medina Jaen al evocar como cada uno de los personajes debió haber sido colocado en posición sedente, con las manos flexionadas sobre las rodillas, y orientado en dirección al norte, el rumbo del Mictlan, el inframundo nahua.

Cabe destacar que en muchos de los entierros se localizaron ofrendas cerámicas, como malacates, figurillas, platos o cajetes trípodes con elaboradas decoraciones zoomorfas o antropomorfas.

Estos elementos, cuya temporalidad se remonta a los periodos Posclásico Temprano y Medio, entre los años 1100 y 1300 d.C., dan pistas a los investigadores sobre el alto estatus que debieron tener los individuos, a la vez que les hacen suponer que aquellos pudieron haber sido colocados dentro de petates, cuyo material orgánico se desintegró con el tiempo, a manera de bultos mortuorios.

Local

Delito de homicidio reporta baja del 10.7% en la entidad poblana

En contraparte, las denuncias por trata de personas se dispararon en más del 100 por ciento

Local

Pobladores se manifiestan para exigir liberación de Miguel López Vega

Los habitantes de Santa María Zacatepec protestaron frente a la Comisión de Derechos Humanos del estado

Estado

Rodrigo Osorio confirma su salida de la Agencia de Energía del Estado de Puebla

Hasta ahora se desconocen los motivos de su salida de la dependencia

Deportes

Diana Coraza encabeza a los ganadores del Premio Estatal del Deporte

La paratleta comparte honores con Aída Román y Diego Neumaier; como entrenador, Francisco Martínez y en fomento, Andrés Morales

Policiaca

Cierran autopista México-Puebla tras detención de una persona en Xonacatepec

Tras dialogar con las autoridades, los pobladores decidieron reabrir la circulación

Doble Vía

¿Tienes un auto antiguo?: Así es cómo puedes darlo de alta

La revisión al auto es minuciosa y, en caso de haberse modificado una pieza, debió hacerse con partes originales

Local

Ojo de agua del Parque de Amalucan podría convertirse en una fuente

Durante la administración de Claudia Rivera se dejó de dar mantenimiento a esta zona

Local

Incidencia delictiva en Puebla capital registró un incremento del 74 por ciento

Las amenazas y la trata de personas son los delitos que se dispararon en el municipio poblano

Estado

Asegura fiscal que no quedará impune la muerte de Suri Saday en Tehuacán

Gilberto Higuera informó que las investigaciones sobre el presunto feminicidio de la joven estudiante ya tienen un avance importante