imagotipo

Cinéfilo Deportivo

Gustavo D. Barrientos Lazcano*

Ajuste de cuentas (Grudge Match, Dir. Peter Segal, 2013)

Pareciera una de esas películas en la que dos grandes de Hollywood (Stallone y De Niro) se juntaron en una cinta de bromas, chistes y parodias y un “homenaje” a sus icónicos personajes pugilísticos, Rocky Balboa (Stallone) y Jake LaMotta (Robert de Niro); pero cuando los minutos van pasando, la historia va avanzando y tomando otra dirección, dejando el combate de boxeo en un segundo plano, para mostrarnos una historia (con cierta emotividad, pero sin llegar a caer pesada) sobre la vejez, el rencor, el perdón y la redención, dándole a la película una notable visualización.

Se ve sin ninguna dificultad, tiene las dosis necesarias de humor y emoción, sin mencionar a los grandes secundarios de lujo, ( brillante Alan Arkin), y es bastante recomendable para una tarde/noche aburrida.

La nostalgia, los guiños y homenajes juegan un papel fundamental en la historia y eso le da vitalidad a la cinta. Ambos protagonistas se lo pasan bien con gags realmente divertidos como la pelea vestidos con trajes para un videojuego o el gancho de Stallone en una escena realmente desternillante. Tanto De Niro como Stallone cumplen con sus roles e incluso llegan a emocionar en sus facetas dramáticas.

Algunos criticaban los convencionalismos dramáticos de la cinta y a mí sin embargo me ha gustado más ese tono que es necesario para realzar la trama y formar la película que el propio humor que en algunos casos resulta cargante y repetitivo. La dirección es correcta por parte de Segal quien dirige sin exagerar las escenas de lucha sin dobles a Stallone y De Niro que eso es digno de alabar. El ritmo se mantiene muy bien durante las cerca de dos horas de película alternando el humor con el tono dramático.

Un buen homenaje que perfectamente podría haber servido de despedida para ambos actores que aún siguen en pie de guerra demostrando que tienen esa vitalidad, lanzando ese mensaje de que siendo viejo aún se puede seguir en pie, un mensaje positivo y optimista que te hace ver la vejez de otro modo. Quizás no sea una maravilla ni una revolución como lo fueron “Rocky” o “Toro Salvaje” pero sin ninguna duda es un entretenimiento sin pretensiones con mucho cariño y empatía para el espectador.

 

@gusipacio

 

*Maestro en Arte Cinematográfico