imagotipo

Laura Nuñez capitana por siempre

Laura Núñez Guzmán llegó a Puebla a estudiar a UPAEP y tomó a la universidad no solo como su segunda casa para consolidarse en la licenciatura de Derecho, el sueño de convertirse en la mejor basquetbolista universitaria del país jugando para las Águilas fue un anhelo que se hizo realidad para la capitana emplumada que le dijo adiós jugando en el “Nido de las Águilas”, a este deporte que le dio muchas satisfacciones en poco más de cinco años.

Nacida en Guadalajara Jalisco, radicó durante seis años en la Ciudad de México pero en el último lustro cuando arribó a la Angelópolis sabía que no solo compaginaría el ser una gran estudiante, buscaría una felicidad extra en el deporte que desde pequeña más le gusta, el basquetbol y El Sol de Puebla tuvo la oportunidad de platicar con la capitana número 12 en la playera roja.

“Se dicen cinco años y si los dices tal cual parecería mucho tiempo pero realmente se me pasaron volando, llegue aquí con antecedentes de jugar en selecciones nacionales, fui campeona nacional juvenil en CONADEIP, en Olimpiada nacional también conseguí ser campeona, llegué aquí con un poco de experiencia, quería destacar en el basquetbol, el deporte que siempre he llevado en el corazón”, dijo la capitana quien externó su admiración al ex jugador de los Lakers, Kobe Bryant, aunque el guiño actual a Kevin Durant es claro.

SU LLEGADA A UPAEP

Tras culminar la Preparatoria en el Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, buscó junto a su hermana Ada Esmeralda, la mejor opción para que la familia Núñez Guzmán compaginara el estudiar en una universidad y que ésta albergara ambas carreras, Derecho y Nutrición, el gusto por practicar el “Deporte ráfaga” debía ser equitativo y pese a que buscarán opciones dentro del sistema del Tecnológico de Monterrey y sus diversos campus en el país, la mejor opción la encontraron en UPAEP, en Puebla, una ciudad cercana a la capital del país, donde ya habían forjado su vida por varios años.

Leer más: Se coronó en casa la UPAEP

CONOCER A JAVIER, LA CLAVE

“Un año antes que egresara de Preparatoria participé en Olimpiada Nacional en el Estado de México, fueron por parte de UPAEP a buscar talento y nos invitaron, seguimos jugando, terminamos la prepa y la decisión familiar fue clave para tomar la elección, nos gustó la cercanía de Puebla, mis papás viven en la Ciudad de México, los planes de estudios, el basquetbol y sobre todo que Javier (Ceniceros) haya sido el entrenador, sabíamos que era la mejor opción.

PRIMEROS VUELOS CON ÁGUILAS

“Al principio fue complicado, realmente era un proyecto que comenzaba, el año que entre fui la tercera becada de forma completo que se tenía en el equipo, solo había dos jugadoras con beca completa y el resto solo por porcentaje o ciertos apoyos, era un proyecto nuevo, recuerdo que en mi primer año estuvimos al borde del descenso en el 2012 en CONADEIP, estábamos en un proceso de crecimiento, las jugadoras de más años en el equipo casi en su paso no tuvieron experiencia nacional menos internacional, costó trabajo”, manifestó Núñez Guzmán.

LA UNIVERSIADA NACIONAL DE 2012, CAMBIÓ LA HISTORIA

El primer buen resultado para el basquetbol femenil emplumado llegó en la Universiada nacional del 2012 al obtener la medalla de bronce, a partir de ese momento el proyecto mejoró, llegaron mejores jugadoras, se mejoraron las becas y el talento comenzó a arribar con un cambio de mentalidad en busca de una maduración.

LA TRANSFORMACIÓN

“Desde que llegue uno de mis propósitos era transmitirle a mis compañeros mis experiencias tanto buenas como malas, también se aprende de ellas, en mi segundo año agarramos más vuelo y el equipo con mayor integración, en ese momento me dieron la capitanía y la responsabilidad llegó al mismo tiempo, tomas un rol correctivo y responsable tanto dentro de vestidor como en la duela y fuera de ella, me esforcé por ser más responsable conmigo y mis compañeras, trate hacer las cosas bien”, aseveró.

LA ERA DE LOS TRIUNFOS

Con tres campeonatos nacionales en los últimos cuatro años, desde la creación de la Liga ABE como tal, UPAEP ha sido la que marca la pauta en el basquetbol femenil, ello no fue obra de la casualidad sino la combinación de varios factores, bien entendidos por Laura Núñez.

Leer más: UPAEP está en la final

“La llegada de gente con talento, Cindy Ramírez que se convirtió en nuestra capitana en el primer año que se creó la Liga ABE, Joceline Bernal que venía del CEU, Yadira Asprilla quien ya contaba con logros en la UMAD, aportaron calidad en los últimos años para lograr campeonatos, ahora tenemos a Zaide Peraza, Ingrid Treviño, Denise Castillo, todo ese talento no podía consolidarse gracias a la guía de Javier Ceniceros, un líder nato, valoro el trabajo del preparador físico ha sido vital para estos objetivos”, subrayó.

LA MUERTE DE “ZARITA”, PUNTO DE INFLEXIÓN

Como grupo, han atravesado por momentos de triunfo, pero también etapas amargas como enfrentar el fallecimiento de su compañera Zarahemla Uribe “Zarita” en el año 2014, punto de inflexión para cada una de ellas, o salían adelante y le dedicaban a sus esfuerzos a la amiga

“Creo que el espíritu que tenía Zarita, de lucha, de jugar y entregarlo todo, pese a su enfermedad regresó a la cancha y en ese tiempo yo estaba lesionada de un hombro, regresamos al mismo tiempo, me impactaba que yo tenía una fractura pero ella Cáncer y ella corría más rápido que yo, ella iba un paso adelante que cualquiera, ese espíritu de lucha era muy grande, pese a sus tratamientos dolorosos nunca se quejó en entrenamientos, en partidos, a partir de eso ofrecíamos cada entrenamiento y partido por ella, aprendimos que nunca sabes cuándo será la última vez que tengas la oportunidad de hacer algo y hay que aprovechar esas oportunidades al máximo.

EL TÍTULO DE 2014, EL MÁS ESPECIAL

De los tres títulos nacionales de Liga ABE que obtuvo la rama femenil, el conseguido en el año 2014 fue especial por varios factores, encarar el fallecimiento de “Zarita”, la temporada anterior estuvieron a un partido del descenso así como problemas de vestidor, fueron factores que pudieron subsanar por el bien del equipo, además que fue una final que se ganó por un punto, lo que significó el verdadero punto de despegue.

UNA FUERZA ESPECIAL

“Sabemos que todas somos un equipo pero el contar en este grupo con mi hermana es una ventaja única, es un apoyo único no solo por la sangre, como amiga y compañera de equipo, jugamos la misma posición, trabajamos juntas, siempre pasa que hay pleitos , con ella no se escapa de ello pero al final nunca nos abandonamos, además este año por una lesión se perdió el Ocho grandes quería jugarlo y eso me ayudó para esforzarme más y ganar este campeonato en honor a ella, todavía le resta un año más en el equipo.

Leer más: Inaugura Upaep séptimo Congreso de Negocios

CENICEROS, UN MAESTRO

“Le aprendí muchas cosas, la más importante, su manera de ser, es muy intenso pero al mismo tiempo muy concentrado, sereno y el estar en un partido importante con el público a su alrededor y nunca pierde la concentración, recuerdo la final contra el Tec. de Monterrey, se ganó por un punto´, su calma, temple y corazón para asumir sus proyectos, aquí en UPAEP cuando tiene que irse con selección nacional debe sacrificar el tiempo con su familia, vacaciones, todo eso es la pasión que le tiene a este deporte”, dijo.

BASQUETBOL Y TRIUNFO EN LA CARRERA

El ser gran deportista no va peleado para consolidarse en una estudiante ejemplar, hija, hermana, amiga y compañera a seguir, en el amor también tuvo su recompensa.

“Son muchas cosas, gracias a UPAEP las he conseguido, ya inicié la Maestría estoy en mi primer año, el basquetbol en algún momento se acabará y ahora quiero dedicarme a mi carrera, he logrado relacionarme con mucha gente y en especial este deporte también conocí el amor, el fue basquetbolista en el Tec. De Monterrey”.

EL TALENTO QUE VIENE

Las jugadoras que cursan los primeros años en el las Águilas, aquellas que integran el equipo de Prepa UPAEP con resultados destacados, hacen pensar un futuro alentador para la quinteta femenil por lo que Laura Núñez espera que los resultados en los años venideros perduren.

“Cada persona tiene distintos atributos, fortalezas y debilidades, siempre quise entregarme al máximo, trabaje para cada proyecto en el que estuviera y hacer las cosas bien, en la escuela como estudiante y como deportista entregarme también, lo único que les digo a mis compañeras y al talento que viene en camino es que consoliden sus capacidades y las hagan con amor y pasión”, enfatizó.

Leer más: Insiste rector de la UPAEP en armar programa conjunto Anticorrupción

QUE LE DEJÓ EL BASQUETBOL DE UPAEP PARA SU VIDA

“Más que los campeonatos, los torneos, lo importante son las relaciones que te llevas del equipo tanto amistades dentro y fuera de las Águilas, son las que perduran para siempre”, concluyó la capitana.