imagotipo

El torero Jerónimo Ramírez con agenda y en preparación continua

Por Luis Miguel Martínez

En días pasados en la legendaria ganadería de Piedras Negras un grupo de conocidos taurinos encabezados por el ganadero Marco Antonio González Villa y el Actuario Luis Huerta Rosas,  se dieron cita para presenciar el cierre de preparación del matador Jerónimo Ramírez de Arellano y después le acompañaron en Tlaxcala a la corrida que marcó su reaparición después de un año de no calzar el vestido de luces.

La cosecha de apéndices fue discreta pues cortó una oreja al segundo toro de su lote pero lo que pasó en el ruedo de la plaza de toros Jorge Aguilar “El Ranchero”, brinda la firme esperanza de que uno de los exponentes más sólidos de la escuela mexicana del toreo puede ser recuperado en la baraja nacional.

 

“JERO” NO PIERDE SU SELLO

Con la elegancia y el valor como banderas, Jerónimo dio muestras de ese toreo mágico con el capote y de largueza con la muleta que le han ganado la preferencia de la afición en años anteriores y ahora  se ve enriquecido por esa solera que brinda el paso del tiempo.

Su personal  toreo con el percal y con muletazos templados,  largos que levantaron al público y un volapié excepcional para despachar a ese segundo toro, dejaron constancia de lo imprescindible que es para México conservar esta escuela taurina llena de sentimiento, aroma y sabor heredada hoy al sobrino nieto de “El Ranchero” Aguilar.

 

TEZIUTLÁN Y HUAMANTLA PRÓXIMOS COMPROMISOS

El poblano Jerónimo  volverá a torear el sábado 1 de julio en festival a beneficio en la ciudad de Huamantla, Tlaxcala, mientras que el domingo 31 de ese mes en la bella plaza de toros El Pinal en el próspero municipio de Teziutlán, Puebla, se anuncia junto con el maestro Eulalio López “Zotoluco” quien está en campaña de despedida y el hijo de “El Rey David” Diego Silveti para despachar una corrida de “La viuda de Romero”.

 

ESTO ha hecho

Jerónimo Ramírez de Arellano

tomó la alternativa el 6 de Febrero de 1999 en la ciudad de Puebla en la plaza de toros “El Relicario”, llevando como padrino al español Enrique Ponce, en testimonio de Rafael Ortega. La ganadería fue Lebrija y el toro de la ceremonia se llamó “Editor”.

Su confirmación en la plaza de toros México sucedió  el 12 de Diciembre de 1999 llevando como padrino al matador español Miguel Báez “Litri” en testimonio de Enrique Ponce. La ganadería fue Xajay y el toro se llamó “Marco Polo”. Esa tarde completó el cartel el rejoneador Enrique Fraga.