imagotipo

Triquis y Puebla miden fuerzas

  • Alland Jhonnathan López López
  • en Deportes Local

Sin la fama o cartel de LeBron James, pero con la humildad de jugar con los pies descalzos en plazas como Alemania, Argentina y Estados Unidos los Triquis de Oaxaca causaron furor en Puebla.

El equipo infantil de basquetbol, que saltó a la fama en 2013 por la “singularidad” de jugar sin zapatos deportivos y ganar así campeonatos, trajo su magia al estado como parte de una invitación hecha por los Halcones de la Universidad Interamericana para disputar una serie de encuentros amistosos en Cholula y la Inter.

Y los Triquis trajeron carro completo: tres categorías (infantil, pasarela y la estelar sub13) como para dejar claro que no se trata de “garbanzos de libra”, y que hay detrás de ellos todo un trabajo para seguir cosechando éxitos a nivel estatal, nacional e internacional.

Así quedó claro en los primeros dos duelos contra Puebla, entidad que además de distinguirse por su catedral, pueblos mágicos y comida típica, también lo hace por su basquetbol y sino…preguntarle a Gustavo “El Titán” Ayón, quien se formó aquí para salir a deslumbrar a las pistas de la NBA y la ACB de España, donde se coronó bicampeón esta semana con el Real Madrid de Baloncesto.

Por lo que con el duelo pintado ambos estados dividieron honores en los primeros dos enfrentamientos: la infantil angelopolitana sucumbió 38-17 con Oaxaca; Puebla arregló cuentas con la categoría pasarela 38-24 para forzar la definición en el duelo sub13 ante la Unidad Tlachi de San Pedro Cholula repleta de fanáticos.

Y en el “bueno”, los Halcones fueron más llevándose todo el botín 49-25.

A BENEFICIO

Los duelos en Cholula fueron a beneficio del cuerpo de bomberos de dicho municipio. Hoy ambas escuadras se reencontrarán en el gimnasio de la Universidad Interamericana desde las 16:00, en lo que será el cierre de la actividad.

Foto: Sandro Franco. El basquetbol infantil del estado estuvo de plácemes con la visita de los Triquis.

El basquetbol infantil del estado estuvo de plácemes con la visita de los Triquis. Foto: Sandro Franco.

Admirados

Aunque cueste creerlo algunos ni conocían a los Triquis, pero acuedieron ayer a la Unidad Tlachi de San Pedro Cholula para constatar lo que “más o menos” habían averiguado de ellos: su capacidad de jugar al basquet sin zapatos deportivos; es decir, descalzos.

Otros sabían del fenómeno y se acercaron a rendirles tributo, reconocerlos pidiéndoles el autógrafo o la foto del recuerdo como si se la pidiesen al mismísimo LeBron James, estrella de los Cavaliers de Cleveland y jugador más valioso de las finales de la NBA.

“No había escuchado hablar de ellos y más o menos me platicaron. Pero tras verlos jugar me pareció  increíble lo que hacen: descalzos corriendo y encestando, por lo que ahora tienen toda mi admiración”, aseguró Maritza Stefanoni, fanática.

“Son un orgullo para su comunidad, para México: la muestra de que cuando se tienen ganas, todo es posible”, compartió Rafael Capilla, seguidor del basquetbol.

 

Preparan a la nueva sangre

De “garbanzos de libra” nada. Si los Triquis vinieron a Puebla ya con su sexta generación, es por el trabajo diario de niños y entrenadores.

Pues parecía increíble que la categoría estelar de la comunidad oaxaqueña fuera superada con cierta facilidad por Puebla en el último duelo del primer día de actividades entre ambos conjuntos, y no porque se desconfíe del nivel del baloncesto del estado, sino por el cartel que presume el bando contrario.

Algunos de los fanáticos en la grada de la Unidad Tlachi de San Pedro Cholula llegaron a dudar del talento de los niños descalzos, “¿A poco a los que les estamos ganando son los Triquis…?”.

Y sí, tal vez no como el producto acabado que logró honores hace tres años en Estados Unidos o Argentina, pero sí en plena formación.

Pues los chicos de dichas proezas están todos en la Ciudad de México preparando un torneo en Barcelona y Orlando, Estados Unidos.

Por lo que los niños oaxaqueños que hoy se despedirán de Puebla forman parte de una nueva camada que se foguea al calor de la revolución, con el objetivo de seguir la tradición de su pueblo y ser mañana profesionistas, buenos ciudadanos y ejemplos para México como manifestó su entrenador Sebastián Ortiz.

“Esta ya es la sexta generación de niños de la comunidad que juegan al basquetbol. Son ya otra semilla que sembramos”, señaló el coach.

El “cross over”, una movida de jugador profesional. Foto: Sandro Franco.


El “cross over”, una movida de jugador profesional. Foto: Sandro Franco.