/ domingo 7 de octubre de 2018

Fiesta incompleta en el Cuauhtémoc

El gol de Lobos al final, quita risas en la Franja

El estadio Cuauhtémoc lució sus mejores galas para recibir la tercera edición del Derby poblano, si bien la mayoría de aficionados portaron los colores azul y blanco, es notorio el aumento poco a poco de seguidores portadores del rojinegro característico de los licántropos.

Si bien minutos antes de iniciar el partido en las inmediaciones del inmueble dos veces mundialista se registraron algunos conatos de bronca entre seguidores de ambos equipos, afortunadamente no pasó a mayores ya que la afición poblana estaba ávida de que lo registrado durante toda la semana en cuanto a " bombardeo" publicitario entorno al aniversario 50 del estadio Cuauhtémoc y el Derby Poblano, se reflejará en la cancha.

Lo emotivo, la manta gigantesca que cubrió la zona baja de la portería sur con la leyenda "50 años de azul y blanco" así como el intento de mosaico con el público de tres zonas donde al final no fue del todo exitoso ya que aún varios aficionados no ocupaban aún sus asientos.

Humo azul y blanco y gritos eufóricos, fue el marco perfecto de una afición camarera deseosa de ganar los 3 puntos por orgullo y necesidad para aspirar a meterse a zona de liguilla.

Foto: Sandro Franco

Inició el partido, la parcialidad de Lobos, ubicada en zona norte, se mantenía expectante, tímida, pero apoyando a los suyos.

La inmensa mayoría alentaba a su Franja con todo, querían la fiesta completa.

Pasaron los minutos, el partido no ofrecía espectáculo, más de un bostezo, la expectativa se quedaba corta.

Pero llego el minuto 37, el gol de Lobos, Leonardo Ramos otra vez se hacía presente y los pocos aficionados de la jauría celebraban con todo mientras que los Camoteros callaban al término de los primeros 45 minutos y al final, un sonoro abucheo de los enfranjados.

El segundo tiempo ofreció emociones, las modificaciones de Meza comenzaron a surtir efecto, Espericueta y Cavallini le daban la vuelta al marcador y el júbilo de la localía no se hizo esperar.

Foto: Sandro Franco

Parecía que la fiesta estaría completa sin embargo, a minutos del final, el gol del empate de la BUAP fue un balde de agua helada para Puebla y de júbilo para Lobos al robarle un triunfo ya cantado para los Camoteros y donde el sinsabor de una fiesta completa se hizo presente en el estadio Cuauhtémoc.

El estadio Cuauhtémoc lució sus mejores galas para recibir la tercera edición del Derby poblano, si bien la mayoría de aficionados portaron los colores azul y blanco, es notorio el aumento poco a poco de seguidores portadores del rojinegro característico de los licántropos.

Si bien minutos antes de iniciar el partido en las inmediaciones del inmueble dos veces mundialista se registraron algunos conatos de bronca entre seguidores de ambos equipos, afortunadamente no pasó a mayores ya que la afición poblana estaba ávida de que lo registrado durante toda la semana en cuanto a " bombardeo" publicitario entorno al aniversario 50 del estadio Cuauhtémoc y el Derby Poblano, se reflejará en la cancha.

Lo emotivo, la manta gigantesca que cubrió la zona baja de la portería sur con la leyenda "50 años de azul y blanco" así como el intento de mosaico con el público de tres zonas donde al final no fue del todo exitoso ya que aún varios aficionados no ocupaban aún sus asientos.

Humo azul y blanco y gritos eufóricos, fue el marco perfecto de una afición camarera deseosa de ganar los 3 puntos por orgullo y necesidad para aspirar a meterse a zona de liguilla.

Foto: Sandro Franco

Inició el partido, la parcialidad de Lobos, ubicada en zona norte, se mantenía expectante, tímida, pero apoyando a los suyos.

La inmensa mayoría alentaba a su Franja con todo, querían la fiesta completa.

Pasaron los minutos, el partido no ofrecía espectáculo, más de un bostezo, la expectativa se quedaba corta.

Pero llego el minuto 37, el gol de Lobos, Leonardo Ramos otra vez se hacía presente y los pocos aficionados de la jauría celebraban con todo mientras que los Camoteros callaban al término de los primeros 45 minutos y al final, un sonoro abucheo de los enfranjados.

El segundo tiempo ofreció emociones, las modificaciones de Meza comenzaron a surtir efecto, Espericueta y Cavallini le daban la vuelta al marcador y el júbilo de la localía no se hizo esperar.

Foto: Sandro Franco

Parecía que la fiesta estaría completa sin embargo, a minutos del final, el gol del empate de la BUAP fue un balde de agua helada para Puebla y de júbilo para Lobos al robarle un triunfo ya cantado para los Camoteros y donde el sinsabor de una fiesta completa se hizo presente en el estadio Cuauhtémoc.

Policiaca

Arrebatan cadáver de narcomenudista a autoridades ministeriales en Canoa

Con actitud agresiva familiares y pobladores extrajeron el cuerpo de la UTREC para llevárselo en una  camioneta particular

Local

“Puebla es un ejemplo de cómo organizar el desconfinamiento”: Gatell

Reitera gobierno federal semáforo amarillo para el estado 

Mundo

Trump y Biden se enfrentarán en primer debate de alta tensión

El mandatario y su rival demócrata Joe Biden se enfrentarán el martes por primera vez en un esperado debate que supondrá un destacado choque de perspectiva

Local

Revela Barbosa posible fraude de mil mdp en saneamiento del Atoyac

El presunto desfalco corresponde a obras anunciadas en la administración de administración de Gali Fayad

Estado

En menos de un mes, atracan por segunda ocasión secundaria de Amozoc

Sujetos armados se llevan instrumentos de la banda de música

Estado

Se plantan animalistas en Granjas Carroll; impiden acceso a trabajadores

Activistas en pro de los animales bloquean acceso a la empresa ubicada en Oriental

Salud

OMS busca financiar 120 millones de pruebas Covid para países pobres

Los países menos favorecidos del mundo recibirán un total de 200 millones de dosis de la futura vacuna anticoronavirus

Finanzas

Senadores proponen dos Buen Fin al año para reactivar economía

El Pleno discutirá exhortaría al Gobierno Federal a promover la realización de dos de estos eventos comerciales al año