/ lunes 4 de mayo de 2020

Fuera de lugar la “Sana Distancia”, captan torneo de futbol en plena contingencia

En Unidades Habitacionales de la capital poblana desafían a la pandemia de Covid-19 y vuelven a las canchas

Este fin de semana las Unidades Habitacionales Manuel Rivera Anaya y Amalucan efectuaron torneos de fútbol el cual provocaron que la “Sana distancia“ fuera nula y las normas sanitarias simplemente no existieran debido a la aglomeración de personas que se dieron cita.

El pasado sábado la “Rivera Anaya” desde temprana hora en su explanada deportiva realizó un torneo de fútbol donde equipos participaron en el transcurso del día de las llamadas “retas”, además de que a los alrededores de la cancha decenas de espectadores observaron los partidos sin el mínimo cuidado en cuanto a guardar distancia entre ellos y mucho menos con la utilización de cubrebocas los cuales brillaron por su ausencia.

Mientras algunos vecinos y personas que transitaban por el lugar a través de las redes sociales subieron fotografías y mensajes condenando la realización de este torneo en tiempos de contingencia sanitaria, en tanto, otros más, lejos de reproches, subieron inclusive videos del desarrollo del torneo evidenciado las nulas precauciones para su salud.

Aunado a quienes observaban el juego, no faltaron los vendedores ambulantes que ofrecieron sus productos como semillas, papas, bolos y hasta una que otra bebida alcohólica.

El domingo las cosas no fueron distintas en la Unidad Habitacional Amalucan, donde también se desarrolló un torneo de fútbol rápido y en el cual el riesgo en las fallas de cuidar la salud entre todos fue mayor debido a que la cancha era más pequeña que en la Rivera Anaya y la cercanía entre las personas era mayor.

Cero cubrebocas, cero distancia prudente y por si fuera poco, en el pasillo central que con dirección a la cancha de fútbol, se instalaron puestos de carnitas, comida que también reunieron a varias personas.

Contrario a las escenas anteriores, a escasos metros a las afueras de la Parroquia de “Jesús Obrero”, un grupo de personas no mayor a 10 se congregó para escuchar la misa dominical desde la Catedral poblana y fue a través de un aparato receptor conectado a una bocina donde los feligreses oraban en la homilía que en ese mismo momento pedía por el cuidado a la salud para no padecer del Coronavirus, aunque a escasos metros, la inmensa mayoría de personas hacían caso omiso a dichas recomendaciones.

Este fin de semana las Unidades Habitacionales Manuel Rivera Anaya y Amalucan efectuaron torneos de fútbol el cual provocaron que la “Sana distancia“ fuera nula y las normas sanitarias simplemente no existieran debido a la aglomeración de personas que se dieron cita.

El pasado sábado la “Rivera Anaya” desde temprana hora en su explanada deportiva realizó un torneo de fútbol donde equipos participaron en el transcurso del día de las llamadas “retas”, además de que a los alrededores de la cancha decenas de espectadores observaron los partidos sin el mínimo cuidado en cuanto a guardar distancia entre ellos y mucho menos con la utilización de cubrebocas los cuales brillaron por su ausencia.

Mientras algunos vecinos y personas que transitaban por el lugar a través de las redes sociales subieron fotografías y mensajes condenando la realización de este torneo en tiempos de contingencia sanitaria, en tanto, otros más, lejos de reproches, subieron inclusive videos del desarrollo del torneo evidenciado las nulas precauciones para su salud.

Aunado a quienes observaban el juego, no faltaron los vendedores ambulantes que ofrecieron sus productos como semillas, papas, bolos y hasta una que otra bebida alcohólica.

El domingo las cosas no fueron distintas en la Unidad Habitacional Amalucan, donde también se desarrolló un torneo de fútbol rápido y en el cual el riesgo en las fallas de cuidar la salud entre todos fue mayor debido a que la cancha era más pequeña que en la Rivera Anaya y la cercanía entre las personas era mayor.

Cero cubrebocas, cero distancia prudente y por si fuera poco, en el pasillo central que con dirección a la cancha de fútbol, se instalaron puestos de carnitas, comida que también reunieron a varias personas.

Contrario a las escenas anteriores, a escasos metros a las afueras de la Parroquia de “Jesús Obrero”, un grupo de personas no mayor a 10 se congregó para escuchar la misa dominical desde la Catedral poblana y fue a través de un aparato receptor conectado a una bocina donde los feligreses oraban en la homilía que en ese mismo momento pedía por el cuidado a la salud para no padecer del Coronavirus, aunque a escasos metros, la inmensa mayoría de personas hacían caso omiso a dichas recomendaciones.

Local

Pese a amenaza de rebrote, vida nocturna de Puebla burla restricciones

Bares disfrazados de restaurantes atentan contra las medidas de prevención sanitarias

Sociedad

Piden a diputados defender fondo para enfermedades catastróficas

Morena presentó una iniciativa para disponer de 33 mil millones de pesos del Fondo de Salud para el Bienestar

Mundo

OMS pide a Europa y EU "no bajar los brazos" ante segunda ola de Covid-19

"Aunque estamos de acuerdo con Trump de que es importante proteger a los más vulnerables, renunciar a controlar la pandemia es peligroso", declaró Tredos

Estado

Esperan productores apoyos por daños del Frente Frío 4

En esta temporada se vieron afectadas principalmente las plantaciones de plátano dominico y morado

Estado

Con contratiempos, el arranque de Caballero

Sobresale en los primeros días de gobierno del edil suplente el despido de 40 directores locales

Policiaca

Mujer anexada de la tercera edad pierde la vida

La familia señala que tenía signos de violencia, pero paramédicos descartan que haya sido así

Local

Combatirá Guardia Nacional robo a transporte de carga en Puebla

Aunque este delito bajó este año, esta institución trabajará para pacificar algunos puntos