/ martes 19 de mayo de 2020

"Creí que Maurer estaba loco", Aravena recuerda su llegada a La Franja

El Mortero, campeón con el Puebla en 89-90, recuerda como don Emilio arregló su arribo al equipo en menos de una semana

“Este hombre está loco, habla mucho”, fue el pensamiento que pasó por la cabeza de Jorge “Mortero” Aravena cuando escuchó por primera vez, a través del auricular, la voz de Emilio Maurer Espinoza, entonces presidente del Club de Futbol Puebla.

“No se andaba por las ramas, en una semana compró mi carta, me dobló el sueldo y me trajo a este gran equipo”, recuerda el exjugador de 62 años nacido en Santiago de Chile, y quien fue parte fundamental en la obtención del último título de liga del club poblano en la temporada 89-90.

ASÍ SUCEDIÓ

Corría el año de 1988 cuando el “Mortero”, que jugaba para el Deportivo Cali en el futbol colombiano escuchó la voz de su paisano Pedro García, entonces entrenador del Puebla.

“Yo sabía que Pedro estaba dirigiendo en México, lo había seguido con el León, pero no estaba enterado que iba a dirigir al Puebla”, rememora Aravena en entrevista exclusiva con El Sol de Puebla en su departamento de Puerto Montt, en el sur de Santiago, donde se encuentra confinado por la contingencia que se vive en Chile por el coronavirus y disfruta de una cabal salud después de los problemas que vivió hace un año.

“Pedro me llamó, me preguntó cómo me iba, y me platicó sobre los planes del equipo, que la meta era ser campeón, y que le gustaría contar conmigo en el proyecto.

“Recuerdo que era un lunes y de pronto me pasa a don Emilio. Habló, habló y habló. No me dejaba decir nada. Lo primero que pensé, ¡este hombre está loco! Dentro de todo me platicó, que estaban armando un equipo para ser campeón.

“Cuando me dejó medio hablar, le hice ver que tenía contra vigente con Deportivo Cali, y de inmediato me respondió ¡no te preocupes, compramos tu carta y te traemos!, me das los números de la directiva y yo hablo. Estuve con él platicando cerca de 40 minutos”, narra sonriente Aravena, quien dirige actualmente a Deportes Puerto Montt, un equipo en la Liga de Ascenso de Chile.

LE DOBLÓ EL SUELDO

“En la noche me volvió a marcar don Emilio. Ya fue él directamente, y otra vez hablaba, hablaba y hablaba. Me platicó de Puebla, que era una ciudad hermosa para vivir y que íbamos a ser campeones. No mintió en nada.

“Le volví a decir, pero señor yo tengo contrato con Cali. No te preocupes, ya hablé con ellos y ya llegamos a un acuerdo. Entonces le respondí, pero don Emilio yo gano muy bien en el Deportivo, y sin aspavientos contestó “¡No te preocupes, yo te doblo el salario!”, agrega “El Mortero”, quien pensó que era una broma.

“Señor, yo estoy hablando en serio, le dije, y me respondió, yo también hablo en serio y quiero que te vengas ya… Espérese, le comenté, primero, lo primero, y además tengo que entregar el departamento, tengo mi carro y mis cosas.

“Al día siguiente me citaron temprano en la oficina del Deportivo, yo tenía que entrenar, pero don Eduardo Posada, presidente del club, me dijo que me olvidara de eso, que nos veíamos para platicar.

“Fue concreto, me dijo, hay una oferta de México, pero si usted quiere quedarse lo renovamos por dos años más, si quiere irse, las puertas están abiertas, tiene todo nuestro apoyo.

“De inmediato me aseguró que tenía una oferta del club Puebla, que estaba interesado en mis servicios. Salgo de la reunión y a los pocos minutos me habla don Emilio y me informa … ya compré tu pase…, quiero que estés el domingo en Puebla.

“Me puso a correr, regresé el departamento que era rentado y dejé el coche al gerente de Cali para que lo vendiera y más tarde me mandara mi dinero... todo se hizo en una semana. Así se las gastaba don Emilio. Reflexioné y me dije, ¡Qué va estar loco!, este hombre consigue lo que quiere", agrega convencido.

“Ese domingo llegué a México bajo una tormenta, tuve que quedarme en un hotel y llegué a Puebla hasta el lunes por la mañana al Mesón del Ángel, donde también apareció el gerente de Cali y firmamos el contrato.

“Recuerdo que fue el 1 de septiembre de 1988 cuando pisé esa hermosa ciudad, a donde llegué encantado. La verdad fue un súper acuerdo, y este hombre que al principio pensé que estaba loco, me convenció con su espíritu ganador.

“De verdad que en el Puebla se necesitan hombres como él”, destaca el ídolo poblano.

“Este hombre está loco, habla mucho”, fue el pensamiento que pasó por la cabeza de Jorge “Mortero” Aravena cuando escuchó por primera vez, a través del auricular, la voz de Emilio Maurer Espinoza, entonces presidente del Club de Futbol Puebla.

“No se andaba por las ramas, en una semana compró mi carta, me dobló el sueldo y me trajo a este gran equipo”, recuerda el exjugador de 62 años nacido en Santiago de Chile, y quien fue parte fundamental en la obtención del último título de liga del club poblano en la temporada 89-90.

ASÍ SUCEDIÓ

Corría el año de 1988 cuando el “Mortero”, que jugaba para el Deportivo Cali en el futbol colombiano escuchó la voz de su paisano Pedro García, entonces entrenador del Puebla.

“Yo sabía que Pedro estaba dirigiendo en México, lo había seguido con el León, pero no estaba enterado que iba a dirigir al Puebla”, rememora Aravena en entrevista exclusiva con El Sol de Puebla en su departamento de Puerto Montt, en el sur de Santiago, donde se encuentra confinado por la contingencia que se vive en Chile por el coronavirus y disfruta de una cabal salud después de los problemas que vivió hace un año.

“Pedro me llamó, me preguntó cómo me iba, y me platicó sobre los planes del equipo, que la meta era ser campeón, y que le gustaría contar conmigo en el proyecto.

“Recuerdo que era un lunes y de pronto me pasa a don Emilio. Habló, habló y habló. No me dejaba decir nada. Lo primero que pensé, ¡este hombre está loco! Dentro de todo me platicó, que estaban armando un equipo para ser campeón.

“Cuando me dejó medio hablar, le hice ver que tenía contra vigente con Deportivo Cali, y de inmediato me respondió ¡no te preocupes, compramos tu carta y te traemos!, me das los números de la directiva y yo hablo. Estuve con él platicando cerca de 40 minutos”, narra sonriente Aravena, quien dirige actualmente a Deportes Puerto Montt, un equipo en la Liga de Ascenso de Chile.

LE DOBLÓ EL SUELDO

“En la noche me volvió a marcar don Emilio. Ya fue él directamente, y otra vez hablaba, hablaba y hablaba. Me platicó de Puebla, que era una ciudad hermosa para vivir y que íbamos a ser campeones. No mintió en nada.

“Le volví a decir, pero señor yo tengo contrato con Cali. No te preocupes, ya hablé con ellos y ya llegamos a un acuerdo. Entonces le respondí, pero don Emilio yo gano muy bien en el Deportivo, y sin aspavientos contestó “¡No te preocupes, yo te doblo el salario!”, agrega “El Mortero”, quien pensó que era una broma.

“Señor, yo estoy hablando en serio, le dije, y me respondió, yo también hablo en serio y quiero que te vengas ya… Espérese, le comenté, primero, lo primero, y además tengo que entregar el departamento, tengo mi carro y mis cosas.

“Al día siguiente me citaron temprano en la oficina del Deportivo, yo tenía que entrenar, pero don Eduardo Posada, presidente del club, me dijo que me olvidara de eso, que nos veíamos para platicar.

“Fue concreto, me dijo, hay una oferta de México, pero si usted quiere quedarse lo renovamos por dos años más, si quiere irse, las puertas están abiertas, tiene todo nuestro apoyo.

“De inmediato me aseguró que tenía una oferta del club Puebla, que estaba interesado en mis servicios. Salgo de la reunión y a los pocos minutos me habla don Emilio y me informa … ya compré tu pase…, quiero que estés el domingo en Puebla.

“Me puso a correr, regresé el departamento que era rentado y dejé el coche al gerente de Cali para que lo vendiera y más tarde me mandara mi dinero... todo se hizo en una semana. Así se las gastaba don Emilio. Reflexioné y me dije, ¡Qué va estar loco!, este hombre consigue lo que quiere", agrega convencido.

“Ese domingo llegué a México bajo una tormenta, tuve que quedarme en un hotel y llegué a Puebla hasta el lunes por la mañana al Mesón del Ángel, donde también apareció el gerente de Cali y firmamos el contrato.

“Recuerdo que fue el 1 de septiembre de 1988 cuando pisé esa hermosa ciudad, a donde llegué encantado. La verdad fue un súper acuerdo, y este hombre que al principio pensé que estaba loco, me convenció con su espíritu ganador.

“De verdad que en el Puebla se necesitan hombres como él”, destaca el ídolo poblano.

Doble Vía

[Video] Con lágrimas, empresario poblano denuncia el robo 41 de uno de sus tráilers

La retribución de dicha mercancía la ocuparía para el pago de sus 300 trabajadores, pues a pesar de la pandemia a sus empleados los mantiene

Finanzas

En plena quincena, HSBC presenta fallas en app

Los afectados aseguran que no pueden accesar a la banca móvil ni realizar transacciones

Local

Estos cuatro decretos estarán vigentes hasta que disminuyan los contagios de coronavirus

La entidad registró 197 casos de Covid-19, su cifra más alta en la pandemia

Local

[Video] Con caravana protestan contra AMLO en Puebla

Automovilistas colocaron pancartas donde solicitan la renuncia del presidente

Local

Exigen disculpa pública de diputados que se burlaron de Ley Educativa

Del PRI, el diputado Javier Casique se dijo respetuoso de la opinión de sus compañeros de Morena