/ jueves 4 de marzo de 2021

¡Nostalgia enfranjada! Se cumple un año sin afición en el Cuauhtémoc

El equipo está en hoy en zona de calificación, es el tercer mejor local, jugó la liguilla en el Guardianes 2020 y todo esto lo ha hecho sin su afición en el dos veces mundialista

Hace un año nadie imaginaba que el Puebla-Tigres de la jornada 10 del Clausura 2020 se trataría del último partido con público en la grada del estadio Cuauhtémoc. El próximo viernes con otro Puebla-Tigres se cumple un año de aquello y por el momento no hay para cuándo la gente vuelva al dos veces mundialista dada la actual situación sanitaria.

A 365 días del último partido con gente en el Cuauhtémoc, hasta ahora sólo se ha amagado y vivido de la ilusión sobre la idea de reabrir el coso para la fanaticada luego del permiso de reapertura por parte del gobierno del estado y posterior cancelación tras los rebrotes de COVID-19 en la entidad en octubre pasado.

Por entonces el ejecutivo encabezado por Miguel Barbosa dio su anuencia para recibir a la hinchada en Maravillas, aprovechando el semáforo epidemiológico se hallaba en naranja, tal y como sucede en el presente.

Hasta ahora los fotógrafos acreditados y personal del club cumplen con los protocolos de sanidad a la hora de ingresar al estadio. Foto: EFE

La Franja, promediando una asistencia de 22 mil 557.2 personas hasta antes del cierre forzado de las puertas del estadio para la afición en el malogrado Clausura 2020, se preparaba a recibir a León y San Luis con su gente en el cerrojazo de la fase regular del Torneo Guardianes 2020.

“(Abrir el estadio) es un estímulo al buen comportamiento (de la gente de Puebla), pues para el 23 (de octubre) ya estaremos en naranja estable y ahora sólo queda que se cumplan con todos los protocolos. Así que dos partidos, vámonos con las matracas con La Franja”, indicaba Barbosa por entonces.

El club gozaba del permiso para abrir el inmueble dos veces mundialista a un 30 por ciento de su capacidad. En el mejor de los casos ingresarán para ambos cotejos 15 mil 598 aficionados.

La Franja debía de apegarse a un protocolo de acción de venta limitada de boletos en línea y de cuatro entradas por familia. Los tradicionales grupos de animación no estarían presentes por aquello de la “sana distancia”, ni tampoco los menores de 12 años.

Además, el club se obligaba a suprimir stands de ventas y a garantizar todas las medidas sanitarias como el uso obligatorio de cubrebocas, gel, la toma de temperatura y evitar o prohibir el humo del cigarro en la grada del estadio.

Pero a horas del choque contra León, la dirigencia blanquiazul optó por seguir a puerta cerrada derivado de los rebrotes de COVID en la entidad. Al menos, ésa se trató de la versión oficial.

Además, aseguraba el reembolso de las entradas para todos aquellos que se hicieron de boletos.

El Puebla-Tigres del Clausura 2020 fue el último partido con gente en la grada del Cuauhtémoc. Foto: EFE

"Derivado de los rebrotes que se han dado en los últimos días en nuestro estado por el Covid-19, y apegados a la convicción de garantizar la salud de nuestra noble afición, nos hemos alineado al Pacto Comunitario por Puebla, por lo que se ha tomado la decisión de jugar nuestro partido de mañana, correspondiente a la fecha 15 del Guardianes 2020 contra León, a puerta cerrada", señaló La Franja en un comunicado.

Ante el anuncio del Club Puebla, el gobernador Barbosa aplaudía la decisión sobre jugar sin fanáticos en la grada.

"El gobierno del estado ha mantenido comunicación con la directiva del Club Puebla sobre el partido del día de mañana. Saludo la actitud responsable de colaboración por su acertada decisión de realizar dicho evento a puerta cerrada y sin público. La salud es primero", señaló en su momento el mandatario estatal.

Otros explicaron la decisión de seguir cerrados dada la pobre venta de boletos, la cual ni siquiera alcanzaba para sacar adelante los gastos de operación del estadio.

El Sol de Puebla preguntaba por entonces a fuentes allegadas al club para conocer de primera mano cómo pintaba la comercialización de las entradas e informaba sobre la venta de 2 mil 500 tras el paquete lanzado por el club de dos entradas por casi el precio de una para el par de compromisos restantes de la campaña; y por los menos otras mil por partido único.

Cabe destacar, que habilitar el dos veces mundialista para un partido le cuesta al Puebla alrededor de 450 o 500 mil pesos, de esa cantidad se desprenden gastos de luz, agua, servicios de vigilancia, entre otros.

La Franja, o su dirigencia, de acuerdo con los números facilitados apuntaba a ganar en el duelo contra León 210 mil pesos, tan sólo por la taquilla. Es decir, casi la mitad de sus gastos de operación por la apertura del estadio y con todos los fanáticos comprando las entradas más económicas (60 pesos).

Tras aquello, el Puebla calificó a la liguilla por primera vez en cinco años, disputó en el Cuauhtémoc el juego de ida de los cuartos de final contra León, cayó eliminado en la vuelta, ha jugado cinco partidos en casa este semestre para convertirse en el tercer mejor local de la competencia, cuarto de la general y todo eso sin la presencia de su público en el dos veces mundialista.

A un año de cerrar las puertas del Cuauhtémoc para la afición y sin entidades en el país en el máximo nivel de contagios por COVID-19 (rojo), la pregunta es si el gobierno del estado o el club coquetearán de nuevo con la idea de abrir el estadio.

Aunque, cabe destacar, en Puebla se decretó mantener cerrados la mayoría de los locales comerciales o restauranteros durante los fines de semana. Por lo tanto, se antoja poco probable la reapertura del Cuauhtémoc… al menos hasta el ocho de marzo, justo cuando el ejecutivo de la entidad emita sus estimaciones sobre su último decreto con el objetivo de aplanar a como dé lugar la curva de contagios.

A Puebla, en el presente curso, aún le falta por enfrentar en el Cuauhtémoc cuatro partidos más, uno de los mismos de clase “A”. Es decir, contra uno de los grandes del futbol mexicano (Pumas), juego propio en otros tiempos para presumir de una gran entrada en el coso de Maravillas, pero tal parece este semestre, al igual y como el anterior, no habrá día del club.

Además de Pumas y Tigres, quien visita el viernes el dos veces mundialista, vendrán al dos veces mundialista Atlas y Mazatlán.

  • En México, el 20 o 35 por ciento de las ganancias de los clubes de la Liga MX provienen de los ingresos a los estadios. Conjuntos como Tigres y Rayados son los más beneficiados en este rubro, embolsándose de forma anual hasta 400 millones de pesos
  • 7 Millones de pesos o 12 perdió Puebla en el Guardianes 2020 por mantener el Cuauhtémoc cerrado a la afición
  • 5 Mil 729 aficionados más ingresaban al Cuauhtémoc en el Clausura 2020, en relación con el Apertura 2019
  • 0-0 Marcador del último partido del Puebla con afición en el estadio Cuauhtémoc
  • Mazatlán es hasta el momento el único estadio en la Liga MX con permiso para jugar con afición en la grada

Hace un año nadie imaginaba que el Puebla-Tigres de la jornada 10 del Clausura 2020 se trataría del último partido con público en la grada del estadio Cuauhtémoc. El próximo viernes con otro Puebla-Tigres se cumple un año de aquello y por el momento no hay para cuándo la gente vuelva al dos veces mundialista dada la actual situación sanitaria.

A 365 días del último partido con gente en el Cuauhtémoc, hasta ahora sólo se ha amagado y vivido de la ilusión sobre la idea de reabrir el coso para la fanaticada luego del permiso de reapertura por parte del gobierno del estado y posterior cancelación tras los rebrotes de COVID-19 en la entidad en octubre pasado.

Por entonces el ejecutivo encabezado por Miguel Barbosa dio su anuencia para recibir a la hinchada en Maravillas, aprovechando el semáforo epidemiológico se hallaba en naranja, tal y como sucede en el presente.

Hasta ahora los fotógrafos acreditados y personal del club cumplen con los protocolos de sanidad a la hora de ingresar al estadio. Foto: EFE

La Franja, promediando una asistencia de 22 mil 557.2 personas hasta antes del cierre forzado de las puertas del estadio para la afición en el malogrado Clausura 2020, se preparaba a recibir a León y San Luis con su gente en el cerrojazo de la fase regular del Torneo Guardianes 2020.

“(Abrir el estadio) es un estímulo al buen comportamiento (de la gente de Puebla), pues para el 23 (de octubre) ya estaremos en naranja estable y ahora sólo queda que se cumplan con todos los protocolos. Así que dos partidos, vámonos con las matracas con La Franja”, indicaba Barbosa por entonces.

El club gozaba del permiso para abrir el inmueble dos veces mundialista a un 30 por ciento de su capacidad. En el mejor de los casos ingresarán para ambos cotejos 15 mil 598 aficionados.

La Franja debía de apegarse a un protocolo de acción de venta limitada de boletos en línea y de cuatro entradas por familia. Los tradicionales grupos de animación no estarían presentes por aquello de la “sana distancia”, ni tampoco los menores de 12 años.

Además, el club se obligaba a suprimir stands de ventas y a garantizar todas las medidas sanitarias como el uso obligatorio de cubrebocas, gel, la toma de temperatura y evitar o prohibir el humo del cigarro en la grada del estadio.

Pero a horas del choque contra León, la dirigencia blanquiazul optó por seguir a puerta cerrada derivado de los rebrotes de COVID en la entidad. Al menos, ésa se trató de la versión oficial.

Además, aseguraba el reembolso de las entradas para todos aquellos que se hicieron de boletos.

El Puebla-Tigres del Clausura 2020 fue el último partido con gente en la grada del Cuauhtémoc. Foto: EFE

"Derivado de los rebrotes que se han dado en los últimos días en nuestro estado por el Covid-19, y apegados a la convicción de garantizar la salud de nuestra noble afición, nos hemos alineado al Pacto Comunitario por Puebla, por lo que se ha tomado la decisión de jugar nuestro partido de mañana, correspondiente a la fecha 15 del Guardianes 2020 contra León, a puerta cerrada", señaló La Franja en un comunicado.

Ante el anuncio del Club Puebla, el gobernador Barbosa aplaudía la decisión sobre jugar sin fanáticos en la grada.

"El gobierno del estado ha mantenido comunicación con la directiva del Club Puebla sobre el partido del día de mañana. Saludo la actitud responsable de colaboración por su acertada decisión de realizar dicho evento a puerta cerrada y sin público. La salud es primero", señaló en su momento el mandatario estatal.

Otros explicaron la decisión de seguir cerrados dada la pobre venta de boletos, la cual ni siquiera alcanzaba para sacar adelante los gastos de operación del estadio.

El Sol de Puebla preguntaba por entonces a fuentes allegadas al club para conocer de primera mano cómo pintaba la comercialización de las entradas e informaba sobre la venta de 2 mil 500 tras el paquete lanzado por el club de dos entradas por casi el precio de una para el par de compromisos restantes de la campaña; y por los menos otras mil por partido único.

Cabe destacar, que habilitar el dos veces mundialista para un partido le cuesta al Puebla alrededor de 450 o 500 mil pesos, de esa cantidad se desprenden gastos de luz, agua, servicios de vigilancia, entre otros.

La Franja, o su dirigencia, de acuerdo con los números facilitados apuntaba a ganar en el duelo contra León 210 mil pesos, tan sólo por la taquilla. Es decir, casi la mitad de sus gastos de operación por la apertura del estadio y con todos los fanáticos comprando las entradas más económicas (60 pesos).

Tras aquello, el Puebla calificó a la liguilla por primera vez en cinco años, disputó en el Cuauhtémoc el juego de ida de los cuartos de final contra León, cayó eliminado en la vuelta, ha jugado cinco partidos en casa este semestre para convertirse en el tercer mejor local de la competencia, cuarto de la general y todo eso sin la presencia de su público en el dos veces mundialista.

A un año de cerrar las puertas del Cuauhtémoc para la afición y sin entidades en el país en el máximo nivel de contagios por COVID-19 (rojo), la pregunta es si el gobierno del estado o el club coquetearán de nuevo con la idea de abrir el estadio.

Aunque, cabe destacar, en Puebla se decretó mantener cerrados la mayoría de los locales comerciales o restauranteros durante los fines de semana. Por lo tanto, se antoja poco probable la reapertura del Cuauhtémoc… al menos hasta el ocho de marzo, justo cuando el ejecutivo de la entidad emita sus estimaciones sobre su último decreto con el objetivo de aplanar a como dé lugar la curva de contagios.

A Puebla, en el presente curso, aún le falta por enfrentar en el Cuauhtémoc cuatro partidos más, uno de los mismos de clase “A”. Es decir, contra uno de los grandes del futbol mexicano (Pumas), juego propio en otros tiempos para presumir de una gran entrada en el coso de Maravillas, pero tal parece este semestre, al igual y como el anterior, no habrá día del club.

Además de Pumas y Tigres, quien visita el viernes el dos veces mundialista, vendrán al dos veces mundialista Atlas y Mazatlán.

  • En México, el 20 o 35 por ciento de las ganancias de los clubes de la Liga MX provienen de los ingresos a los estadios. Conjuntos como Tigres y Rayados son los más beneficiados en este rubro, embolsándose de forma anual hasta 400 millones de pesos
  • 7 Millones de pesos o 12 perdió Puebla en el Guardianes 2020 por mantener el Cuauhtémoc cerrado a la afición
  • 5 Mil 729 aficionados más ingresaban al Cuauhtémoc en el Clausura 2020, en relación con el Apertura 2019
  • 0-0 Marcador del último partido del Puebla con afición en el estadio Cuauhtémoc
  • Mazatlán es hasta el momento el único estadio en la Liga MX con permiso para jugar con afición en la grada

Local

Exonera INE a consejeros del IEE; determina que fueron omisos en la elección de 2018

La institución electoral nacional afirma que la situación no amerita la remoción del cargo

Local

A partir del 19 de mayo vacunarán a maestros de Puebla contra Covid-19

La jornada de inoculación para el personal educativo en México iniciará este 20 de abril con Chiapas, Coahuila, Nayarit, Veracruz y Tamaulipas

Local

Embarazada de Tehuacán era portadora de Covid-19, reafirma IMSS

Rechaza Instituto negligencia medica en caso de mujer que terminó intubada al acudir a una revisión

Política

En debate | Biométricos para telefonía móvil

El registro del número de una línea telefónica móvil en el Padrón Nacional de Usuarios será obligatorio para el usuario con sus datos personales y biométricos

Aderezo

A cocinar canciones

Gabriela Ruiz lanzó Siempre Carmela, un proyecto que lleva la comida de sus restaurantes a domicilio y luego apostó por los lives en redes sociales.

Estado

Música y alcohol, así festejaron la toma de protesta del edil suplente de Tepanco de López

Sin sana distancia e incluso sin cubrebocas, los funcionarios mantuvieron el festejo en el auditorio municipal

Finanzas

En Puebla existen 200 empresas de mezcal certificadas

115 municipios de la entidad se dedican a la producción de esta bebida

Mundo

CIA planeó asesinar a Fidel y Raúl Castro en dos ocasiones, revelan documentos

Se trataba de un complot para fingir un accidente en un vuelo entre Praga y La Habana y otro vinculado a la invasión de Bahía de Cochinos, de 1961