Amigos, a propósito del recién indulto en La México, polémico como la mayoría de los indultos y más por la plaza de la que se trata. Bien valdría la pena recordar algunos términos que, como aficionados nos gusta ver en los ejemplares que saltan al ruedo. Esencialmente decimos: “vamos a los toros”. Y nos decimos a los “toreros” o a ver lidiadores. El término viene porque el protagonista es el ejemplar de lidia. Ahora bien, a la tauromaquia también se le conoce como: “fiesta brava”. Así que bien vale la pena reconocer que antes que ver lados derechos o izquierdos de un toro, es importante reconocer que un ejemplar nos muestre que en esencia es bravo. Es decir, ese comportamiento de perseguir los engaños queriendo alcanzarlos, ir de largo por esa bravura de su naturaleza. Claro, puede haber actitudes como genio. “El genio es una acometividad, una bravura no depurada, movilidad incómoda de reacciones imprevistas y hasta molestas para el torero. De repente tira un derrote. Es una bravura no depurada. La bravura está en los ganaderos moldearla, para que la acometividad sea franca, clara, con fijeza y metiendo la cabeza a los engaños. Con ello se pretende el requisito de la bravura”, nos decía en una entrevista el ganadero de La Joya, José Antonio González Esnaurrizar.

Ahora bien, en palabras del ganadero Marco A. González Villa de Piedras Negras: “de la bravura extraes lo que quieras” y es que se pueden obtener bondades del toro para beneficio de la fiesta. Un toro bravo puede transmitir clase y calidad, términos que van ligados. La nobleza, que es la parte donde el toro persigue los engaños hasta el final, le permite al matador torear y expresarse como torero; mas no es un toro que pase sin representar mayor peligro. La bravura transmite emoción, muchas veces la mansedumbre provoca peligro y despierta morbo, o desinterés por su falta de acometividad. El toro de lidia trasmite, cuando el espectador se fija en el comportamiento del toro y en lo que está pasando en el ruedo. Más allá si el ejemplar tiene una buena condición por el pitón derecho o izquierdo, que eso el matador debe tener la mente clara para descubrir el lado o probar si son ambos, cuando hay un toro bravo en la arena siempre transmitirá emoción a los tendidos. Y eso será en beneficio del espectáculo. Lo vivido el pasado domingo en varios toros de la corrida, permitieron ver peleas en el caballo emotivas y pruebas de oficio, técnica conocimiento y valor a los espadas.

Este y más comentarios todos los domingos de 8 a 10 pm por ABC Radio 1280AM y HYPERLINK "http://www.abcradiopuebla.com.mx" www.abcradiopuebla.com.mx

Twitter: @luismiguel_mtz

Correro: HYPERLINK "mailto:luismiguel_ventas@hotmail.com" luismiguel_ventas@hotmail.com

Facebook: Luis Miguel Martínez