/ miércoles 2 de octubre de 2019

Entrenador Alberto Salazar, suspendido por incitar a atletas a doparse

La suspensión es de 4 años, y que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar

Doha.- Después del calor sofocante y la falta de público, el Mundial de Atletismo de Doha despertó con una nueva polémica, tras conocerse la suspensión por parte de las autoridades antidopaje del entrenador estadounidense Alberto Salazar, que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar.

El foco mediático y la sombra de la duda se posa ahora sobre ellos, empezando por la holandesa nacida en Etiopía Sifan Hassan, que protagonizó una última vuelta espectacular el sábado para coronarse campeona mundial de los 10 mil metros.

Alberto Salazar, nacido hace 61 en Cuba y exentrenador del británico Mo Farah, cuenta con siete atletas en Doha-2019 y dos de ellos, la holandesa Sifan Hassan (10.000 metros) y Donavan Brazier (800 metros), se han colgado ya sendas medallas de oro en el emirato.

Por el momento, el Mundial de Doha amaneció con la convulsión de la noticia de los cuatro años de suspensión decretados por la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), a lo que siguió el anuncio de la Federación Estadounidense de Atletismo (USATF) de que solicitaba que se retire la acreditación para el Mundial en curso al técnico de 61 años nacido en Cuba, preparador en el pasado del británico Mo Farah. La Federación Internacional (IAAF) accedió a esa solicitud.

El entrenador Alberto Salazar, que en 1980 ganó tres veces el maratón de Nueva York y una el de Londres, fue suspendido por “organización e incitación a una conducta dopante prohibida”, según indicó en un comunicado oficial la Agencia Antidopaje de Estados Unidos

Las acusaciones contra Salazar son tráfico de testosterona, inyecciones a sus atletas de un complemento (L-Carnitina) por encima de la dosis autorizada e intento de entorpecer el trabajo de la Usada en su búsqueda de información.

Alberto Salazar es el cerebro del Oregon Project, un grupo de entrenamiento de muy alto nivel que trabaja en el noroeste de Estados Unidos y que está financiado por la marca deportiva Nike. En los últimos años ese grupo ha logrado importantes éxitos en el fondo y el medio fondo.

Además se le acusa que les pedía utilizar a sus hijos como cobayas o pedir a otros deportistas que oculten inyecciones de vitaminas.

Doha.- Después del calor sofocante y la falta de público, el Mundial de Atletismo de Doha despertó con una nueva polémica, tras conocerse la suspensión por parte de las autoridades antidopaje del entrenador estadounidense Alberto Salazar, que cuenta con siete de sus atletas compitiendo en Qatar.

El foco mediático y la sombra de la duda se posa ahora sobre ellos, empezando por la holandesa nacida en Etiopía Sifan Hassan, que protagonizó una última vuelta espectacular el sábado para coronarse campeona mundial de los 10 mil metros.

Alberto Salazar, nacido hace 61 en Cuba y exentrenador del británico Mo Farah, cuenta con siete atletas en Doha-2019 y dos de ellos, la holandesa Sifan Hassan (10.000 metros) y Donavan Brazier (800 metros), se han colgado ya sendas medallas de oro en el emirato.

Por el momento, el Mundial de Doha amaneció con la convulsión de la noticia de los cuatro años de suspensión decretados por la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), a lo que siguió el anuncio de la Federación Estadounidense de Atletismo (USATF) de que solicitaba que se retire la acreditación para el Mundial en curso al técnico de 61 años nacido en Cuba, preparador en el pasado del británico Mo Farah. La Federación Internacional (IAAF) accedió a esa solicitud.

El entrenador Alberto Salazar, que en 1980 ganó tres veces el maratón de Nueva York y una el de Londres, fue suspendido por “organización e incitación a una conducta dopante prohibida”, según indicó en un comunicado oficial la Agencia Antidopaje de Estados Unidos

Las acusaciones contra Salazar son tráfico de testosterona, inyecciones a sus atletas de un complemento (L-Carnitina) por encima de la dosis autorizada e intento de entorpecer el trabajo de la Usada en su búsqueda de información.

Alberto Salazar es el cerebro del Oregon Project, un grupo de entrenamiento de muy alto nivel que trabaja en el noroeste de Estados Unidos y que está financiado por la marca deportiva Nike. En los últimos años ese grupo ha logrado importantes éxitos en el fondo y el medio fondo.

Además se le acusa que les pedía utilizar a sus hijos como cobayas o pedir a otros deportistas que oculten inyecciones de vitaminas.

Gossip

De Puebla para Netflix, esta es la serie que Damián Alcázar protagoniza

La Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán formará parte del escenario

Local

Fallece director de la Facultad de Medicina de la BUAP

Fue a través de redes sociales que el rector de la máxima casa de estudios poblana dio a conocer el deceso 

Policiaca

[Video] "Se le está diciendo que mande un dinero señora", así torturan a recluso de Puebla

Agresores exigen a la familia de la víctima 50 mil pesos a cambio de protección dentro del Cereso

Estado

Investigan hecho que patrulla de Tehuacán casi atropella a persona y destruye bicicleta

El director General de Gobierno indicó que las autoridades se harán responsables de cubrir los daños provocados durante el incidente

Futbol

¡En el límite! Tabó saca la capa de héroe y salva a Puebla de otro chasco

El charrúa sobre el final del partido mete un zapatazo y evita una derrota de La Franja

Salud

Semáforo amarillo para Puebla

Hasta ahora, el único estado que logró entrar a semáforo verde, es decir, Nivel de Riesgo Bajo, es Campeche.

Local

Puebla, única ciudad de México en unirse a la Red de Ciudades del Aprendizaje 2020

Esto significa que ofrece la oportunidad de desarrollar sus habilidades, conocimientos e ideas, a través de mecanismos de enseñanza formal, no formal e informal

República

Aseguran armas y hasta un tigre de Bengala en casa de presuntos narcos en Guerrero

Junto con un cocodrilo, fueron enviados al zoológico de Zoochilpan, en Chilpancingo

Local

Otorga SCJN nueva suspensión provisional al municipio de Tehuacán

El Congreso del Estado no puede ejecutar resoluciones hasta que el máximo órgano resuelva