/ martes 29 de septiembre de 2020

Así beneficia a tu salud estar enamorado

“Si estamos enamorados y nos enfermáramos de la Covid-19, es mucho más probable que podamos resistir al virus”, afirma el especialista

El amor no solo son sentimientos, la descarga química que genera puede ayudar sustancialmente a las defensas del cuerpo y con ello apoyar en el combate de enfermedades, así lo determina Ignacio Camacho Arroyo, académico de la Facultad de Química, durante la videoconferencia Los Ingredientes Bioquímicos del Amor.

El investigador afirma que estar enamorado puede modificar la actividad del sistema inmune. Los genes involucrados en la respuesta inmunológica elevan su expresión: “En esta etapa vamos a tener más defensas contra cualquier microorganismo. Si estamos enamorados y nos enfermáramos de la Covid-19, por ejemplo, es mucho más probable que podamos resistir al virus”.

Explicó que el amor, en términos biológicos, es un fenómeno integral en el que participa todo el organismo; en particular el cerebro y diferentes glándulas que producen mensajeros químicos que se comunican entre sí.

LAS FASES DEL AMOR

El académico expuso que el amor consta de diferentes fases: el enamoramiento; el amor pasional o de consolidación, y el amor de compañía. En la primera, la actividad cerebral se modifica de manera selectiva en diversas regiones de nuestro sistema nervioso central. En el amor romántico se acciona el hipotálamo, el cual está involucrado en el despliegue de la conducta sexual.

En el enamoramiento, abundó, hay una activación y, a su vez, una desactivación de diversas regiones cerebrales. A nivel de la corteza las diferentes zonas activadas están vinculadas con la confianza y la seguridad, y las regiones inactivadas se relacionan con el juicio y percepción de la realidad.

“Cuando se está en la etapa inicial, la percepción de la realidad es un poco diferente de lo que ocurre, pero esta activación o desactivación de las áreas del cerebro no dura toda la vida”, recalcó Camacho Arroyo.

Al comienzo del enamoramiento, los cambios hormonales significativos en la mujer son el aumento de testosterona; mientras que los hombres presentan menores niveles. En esta etapa, ambos sexos tienen mucha incertidumbre y estrés moderado; por lo tanto, se dará un incremento de cortisol, en comparación con sujetos que no se encuentran en ese estado.

“Esas alteraciones en los niveles hormonales, al igual que los que suceden en el cerebro, son temporales y varían de pareja a pareja, dependiendo de cómo se den los primeros meses de relación.”

El especialista se refirió además a otras manifestaciones del amor, claves para el bienestar y la supervivencia de las especies, como el deseo sexual, vinculado con el coito que puede llevar a la reproducción; la atracción, primordial para establecer lazos de pareja y las buenas relaciones.

Destacó que en esas manifestaciones emocionales intervienen diferentes mensajeros químicos, pues las hormonas son esenciales para desplegar cualquier conducta sexual; por ejemplo, la testosterona es una hormona típicamente masculina y el estradiol y la progesterona son hormonas femeninas. Participan también los neurotransmisores, mensajeros químicos (dopamina y serotonina) que se producen en el cerebro y regulan las funciones del sistema nervioso y péptidos (oxitocina y vasopresina), los cuales se producen en el cerebro y se liberan de la glándula hipófisis.

Con información de Gaceta UNAM

El amor no solo son sentimientos, la descarga química que genera puede ayudar sustancialmente a las defensas del cuerpo y con ello apoyar en el combate de enfermedades, así lo determina Ignacio Camacho Arroyo, académico de la Facultad de Química, durante la videoconferencia Los Ingredientes Bioquímicos del Amor.

El investigador afirma que estar enamorado puede modificar la actividad del sistema inmune. Los genes involucrados en la respuesta inmunológica elevan su expresión: “En esta etapa vamos a tener más defensas contra cualquier microorganismo. Si estamos enamorados y nos enfermáramos de la Covid-19, por ejemplo, es mucho más probable que podamos resistir al virus”.

Explicó que el amor, en términos biológicos, es un fenómeno integral en el que participa todo el organismo; en particular el cerebro y diferentes glándulas que producen mensajeros químicos que se comunican entre sí.

LAS FASES DEL AMOR

El académico expuso que el amor consta de diferentes fases: el enamoramiento; el amor pasional o de consolidación, y el amor de compañía. En la primera, la actividad cerebral se modifica de manera selectiva en diversas regiones de nuestro sistema nervioso central. En el amor romántico se acciona el hipotálamo, el cual está involucrado en el despliegue de la conducta sexual.

En el enamoramiento, abundó, hay una activación y, a su vez, una desactivación de diversas regiones cerebrales. A nivel de la corteza las diferentes zonas activadas están vinculadas con la confianza y la seguridad, y las regiones inactivadas se relacionan con el juicio y percepción de la realidad.

“Cuando se está en la etapa inicial, la percepción de la realidad es un poco diferente de lo que ocurre, pero esta activación o desactivación de las áreas del cerebro no dura toda la vida”, recalcó Camacho Arroyo.

Al comienzo del enamoramiento, los cambios hormonales significativos en la mujer son el aumento de testosterona; mientras que los hombres presentan menores niveles. En esta etapa, ambos sexos tienen mucha incertidumbre y estrés moderado; por lo tanto, se dará un incremento de cortisol, en comparación con sujetos que no se encuentran en ese estado.

“Esas alteraciones en los niveles hormonales, al igual que los que suceden en el cerebro, son temporales y varían de pareja a pareja, dependiendo de cómo se den los primeros meses de relación.”

El especialista se refirió además a otras manifestaciones del amor, claves para el bienestar y la supervivencia de las especies, como el deseo sexual, vinculado con el coito que puede llevar a la reproducción; la atracción, primordial para establecer lazos de pareja y las buenas relaciones.

Destacó que en esas manifestaciones emocionales intervienen diferentes mensajeros químicos, pues las hormonas son esenciales para desplegar cualquier conducta sexual; por ejemplo, la testosterona es una hormona típicamente masculina y el estradiol y la progesterona son hormonas femeninas. Participan también los neurotransmisores, mensajeros químicos (dopamina y serotonina) que se producen en el cerebro y regulan las funciones del sistema nervioso y péptidos (oxitocina y vasopresina), los cuales se producen en el cerebro y se liberan de la glándula hipófisis.

Con información de Gaceta UNAM

Local

[Video] Agreden a Nay Salvatori, diputada del PES, en una transmisión en vivo

Le avientan harina y tierra en inmediaciones del Hotel Villas Arqueológicas en Cholula

Finanzas

Se caen las rentas de locales en Puebla

Poblanos consideran que abrir un negocio actualmente no es rentable debido a la pandemia.

Local

Aplazan vacunación Covid en Tehuacán y Tlacotepec

La nueva fecha dependerá de la llegada de los biológicos al estado 

Local

Plantea Barbosa requisitos más flexibles para obtener notarías con reforma a ley

El gobernador informó de la recuperación de 25 de 28 patentes que se otorgaron de manera irregular en el gobierno de Rafael Moreno Valle

Policiaca

Detienen a un séptimo implicado en el accidente aéreo de los Moreno Valle

Enfrenta los delitos de homicidio a título de culpa, daño en propiedad ajena a título de culpa y falsedad en declaraciones

Local

Puebla en semáforo naranja por dos semanas más

La entidad se mantiene en la lista de 10 estados con esta calificación epidemiológica

Local

[Video] Agreden con harina a Nay Salvatori en una transmisión en vivo

Le avientan harina y tierra en inmediaciones del Hotel Villas Arqueológicas en Cholula

Estado

Bloquean la Tehuacán- Teotitlán; piden alto a bombas antigranizo

Ejidatarios solicitaron audiencia con la titular de Gobernación

Estado

Otorgan licencia a edil de Texmelucan, Norma Layón, por 90 días

En sustitución de la alcaldesa fue designada Lorena Migoya Mastretta, quien se desempeñaba como secretaria del Ayuntamiento