/ jueves 4 de abril de 2019

¿Meteoro o meteorito? Esto sabemos del objeto visto en el cielo de Puebla

El brillo asemejaba una estrella fugaz y se movió de sureste a noroeste

Usuarios de redes sociales, de algunas ciudades del centro del país, como Puebla o Ciudad de México, reportan el avistamiento de un meteoro, la noche del miércoles 3 de abril, a las 23:52 h.

Hubo algunos observadores que se maravillaron por ser la primera vez que ven “caer un meteorito”(sic).

La cuenta de twitter: @webcamsdemexico, publicó un vídeo de Ciudad de México, del momento exacto del avistamiento del meteoro.

Según se aprecia, y gracias a testigos, se sabe que el objeto pasó de largo, no se observó su destrucción, el brillo duró algo más para una simple estrella fugaz, y se movió de sureste a noroeste. No hay reportes de caída de un meteorito.

Al no tener el objeto físico en las manos, es imposible decir con certeza qué es. Sin embargo, por todo el conocimiento que se tiene en astronomía, podemos darle una explicación muy cercana a lo real.

Primero, debemos hacer distinción entre el término utilizado en las redes sociales: meteorito, el cual es incorrecto.

En astronomía se utilizan los términos: meteorito, meteoroide y meteoro, así como asteroide, cometa, estrella fugaz, y uno que se escucha poco, aerolito. Además, de lluvias de estrellas o mejor dicho, lluvia de meteoros.

El meteoro, meteorito y meteoroide, son el mismo objeto, pero su nombre nos indica su posición.

Es meteoroide cuando pasa cerca de la Tierra. Si entra en nuestra atmósfera terrestre, se le llamará meteoro, y de forma poco usual, aerolito. Si este objeto llega a caer y tocar el suelo, recibirá el nombre de meteorito.

Estos objetos pertenecen a los asteroides o cometas. Los asteroides se encuentran mayoritariamente en el Cinturón de Asteroides, ubicado entre la órbita de Marte y Júpiter, aunque existen muchos más fuera de esta región. Los asteroides son por lo general rocosos, algunos con metales.

Los cometas son rocas de hielo sucio que se mueven como los asteroides, alrededor del Sol, pero que provienen de otra región, llamada, Cinturón de Kuiper, ubicada cerca de la órbita del planeta enano Plutón.

Cuando se observa en el cielo un meteoro, a aquellos que son rápidos y brillan por muy poco tiempo, se les llama estrella fugaz.

En los millones de años que lleva existiendo nuestro Sistema Solar, varios asteroides y cometas han cruzado la órbita de la Tierra, a su paso, van dejando material que los compone. Cada año, cuando la Tierra pasa por esa zona de la órbita, ese material impacta contra nuestro planeta y tenemos muchas estrellas fugaces, lo que se llama, lluvia de estrellas, aunque el nombre correcto es, lluvia de meteoros.

Estos meteoros son por lo general rocas muy pequeñas, no mayor a 2 centímetros de diámetro, que ofrecen un hermoso espectáculo.

Lo que se observó la noche del 3 de abril en el centro del país, fue un meteoro, que no cayó en nuestro planeta, probablemente siguió de largo o se destruyó en nuestra atmósfera.

Este es un fenómeno común. Se calcula que cada año entran en nuestro planeta Tierra, unas 40 mil toneladas de material, la gran mayoría de muy pocas dimensiones.

La caída de meteoritos de decenas, cientos o miles de metros, tienen una frecuencia de caída en la Tierra, de siglos, miles o incluso, millones de años.

Es más probable ver meteoros en países muy grandes y extendidos, como Canadá, Estados Unidos o Rusia, que en México, ya que nuestro país, es angosto, respecto al tamaño de la Tierra. El último reporte de un avistamiento fue en mayo de 2016.

Es por ahora imposible predecir la caída de un meteorito o el avistamiento de un meteoro, pero no así las lluvias de estrellas o meteoros.

La siguiente lluvia de meteoros será en este abril, las líridas, las cuales tendrán su día de más meteoros el 23 de abril, de 10 a 20 meteoros a observar por hora. Sin embargo, la Luna se encontrará cerca y borrará la mayoría de los meteoros a observar.

Las lluvias de meteoros duran varios días, pero hay un día en donde se observan más meteoros, y es el día que generalmente se anuncia, aunque días antes o después aún se observan, peo con menos meteoros.

Las mejores lluvias de meteoros son:

  • Las Cuadrantidas, 4 de enero, de 60 a 100 meteoros a observar por hora.
  • Las eta Acuaridas, 6 de mayo, de 20 a 60 meteoros a observar por hora.
  • Las Perseidas, el 13 de agosto, 90 meteoros a observar por hora.
  • Las Geminidas, el 14 diciembre, de 100 a 120 meteoros a observar por hora.

La observación de estrellas fugaces o meteoros, es normal. Pero las luces de la ciudad y la falta de costumbre de observar el cielo, lo vuelven un fenómeno poco frecuente. Fueron muy afortunados quienes tuvieron la oportunidad de observar este interesante fenómeno cósmico, la noche del 3 de abril. german@astropuebla.org

Usuarios de redes sociales, de algunas ciudades del centro del país, como Puebla o Ciudad de México, reportan el avistamiento de un meteoro, la noche del miércoles 3 de abril, a las 23:52 h.

Hubo algunos observadores que se maravillaron por ser la primera vez que ven “caer un meteorito”(sic).

La cuenta de twitter: @webcamsdemexico, publicó un vídeo de Ciudad de México, del momento exacto del avistamiento del meteoro.

Según se aprecia, y gracias a testigos, se sabe que el objeto pasó de largo, no se observó su destrucción, el brillo duró algo más para una simple estrella fugaz, y se movió de sureste a noroeste. No hay reportes de caída de un meteorito.

Al no tener el objeto físico en las manos, es imposible decir con certeza qué es. Sin embargo, por todo el conocimiento que se tiene en astronomía, podemos darle una explicación muy cercana a lo real.

Primero, debemos hacer distinción entre el término utilizado en las redes sociales: meteorito, el cual es incorrecto.

En astronomía se utilizan los términos: meteorito, meteoroide y meteoro, así como asteroide, cometa, estrella fugaz, y uno que se escucha poco, aerolito. Además, de lluvias de estrellas o mejor dicho, lluvia de meteoros.

El meteoro, meteorito y meteoroide, son el mismo objeto, pero su nombre nos indica su posición.

Es meteoroide cuando pasa cerca de la Tierra. Si entra en nuestra atmósfera terrestre, se le llamará meteoro, y de forma poco usual, aerolito. Si este objeto llega a caer y tocar el suelo, recibirá el nombre de meteorito.

Estos objetos pertenecen a los asteroides o cometas. Los asteroides se encuentran mayoritariamente en el Cinturón de Asteroides, ubicado entre la órbita de Marte y Júpiter, aunque existen muchos más fuera de esta región. Los asteroides son por lo general rocosos, algunos con metales.

Los cometas son rocas de hielo sucio que se mueven como los asteroides, alrededor del Sol, pero que provienen de otra región, llamada, Cinturón de Kuiper, ubicada cerca de la órbita del planeta enano Plutón.

Cuando se observa en el cielo un meteoro, a aquellos que son rápidos y brillan por muy poco tiempo, se les llama estrella fugaz.

En los millones de años que lleva existiendo nuestro Sistema Solar, varios asteroides y cometas han cruzado la órbita de la Tierra, a su paso, van dejando material que los compone. Cada año, cuando la Tierra pasa por esa zona de la órbita, ese material impacta contra nuestro planeta y tenemos muchas estrellas fugaces, lo que se llama, lluvia de estrellas, aunque el nombre correcto es, lluvia de meteoros.

Estos meteoros son por lo general rocas muy pequeñas, no mayor a 2 centímetros de diámetro, que ofrecen un hermoso espectáculo.

Lo que se observó la noche del 3 de abril en el centro del país, fue un meteoro, que no cayó en nuestro planeta, probablemente siguió de largo o se destruyó en nuestra atmósfera.

Este es un fenómeno común. Se calcula que cada año entran en nuestro planeta Tierra, unas 40 mil toneladas de material, la gran mayoría de muy pocas dimensiones.

La caída de meteoritos de decenas, cientos o miles de metros, tienen una frecuencia de caída en la Tierra, de siglos, miles o incluso, millones de años.

Es más probable ver meteoros en países muy grandes y extendidos, como Canadá, Estados Unidos o Rusia, que en México, ya que nuestro país, es angosto, respecto al tamaño de la Tierra. El último reporte de un avistamiento fue en mayo de 2016.

Es por ahora imposible predecir la caída de un meteorito o el avistamiento de un meteoro, pero no así las lluvias de estrellas o meteoros.

La siguiente lluvia de meteoros será en este abril, las líridas, las cuales tendrán su día de más meteoros el 23 de abril, de 10 a 20 meteoros a observar por hora. Sin embargo, la Luna se encontrará cerca y borrará la mayoría de los meteoros a observar.

Las lluvias de meteoros duran varios días, pero hay un día en donde se observan más meteoros, y es el día que generalmente se anuncia, aunque días antes o después aún se observan, peo con menos meteoros.

Las mejores lluvias de meteoros son:

  • Las Cuadrantidas, 4 de enero, de 60 a 100 meteoros a observar por hora.
  • Las eta Acuaridas, 6 de mayo, de 20 a 60 meteoros a observar por hora.
  • Las Perseidas, el 13 de agosto, 90 meteoros a observar por hora.
  • Las Geminidas, el 14 diciembre, de 100 a 120 meteoros a observar por hora.

La observación de estrellas fugaces o meteoros, es normal. Pero las luces de la ciudad y la falta de costumbre de observar el cielo, lo vuelven un fenómeno poco frecuente. Fueron muy afortunados quienes tuvieron la oportunidad de observar este interesante fenómeno cósmico, la noche del 3 de abril. german@astropuebla.org

Finanzas

Inseguridad tira en 15 % las ventas de restauranteros en Puebla

En lo que va del año, los afiliados llevan tres atracos en zonas como la CAPU y Plaza Dorada

Local

A la baja recursos para seguridad en Puebla

En el 2020 habrá una reducción del 15% en comparación con el 2018

Local

2019, el año más violento para Puebla

Feminicidios y robos, algunos de los delitos de mayor incidencia

Estado

Muere exdirigente del PAN en Huauchinango

Encabezó el instituto cuando por primera vez el albiazul  ganó la presidencia en aquel municipio

Celebridades

"Ha sido terriblemente desafiante", Ozzy Osbourne revela que tiene parkinson

Tras varias expectativas creadas respecto a su estado de salud, el cantante de Black Sabbath rompe el silencio...