/ martes 22 de septiembre de 2020

El Refugio de Monty, un hogar lleno de amor peludo | Juntos Crecemos

Entre lengüetazos y colas felices, esta pareja dan la bienvenida perros que han conocido el lado más oscuro del corazón humano, el abandono

Un perro menos en la calle no cambia el mundo, pero si cambia positivamente la vida del perro y de quien lo acoge: “una persona común que hace por amor lo que debería ser obligación de toda la sociedad”.

Entre lengüetazos y colas felices, en El Refugio de Monty dan la bienvenida a perros que han conocido el lado más oscuro del corazón humano, como Lalito, un maltés ciego producto de un criadero clandestino; Chester, un cocker al que lanzaron en un contenedor y fue encontrado con inanición; Chocolata, una pitbull utilizada para peleas y reproducción; Ursus, un perro con cáncer utilizado para hacer experimentos; Cheto, un apuñalado catorce veces por su dueño alcoholizado; o Gaita, a quien le lesionaron la médula espinal de un palazo.

Con gran esmero y dedicación, pero sobre todo con mucho amor, Angela Monty y su esposo, José Antonio Llarena, han levantado este refugio para darle una vida digna a peludos que han vivido situaciones extremas. Ellos no son ricos, solo son personas comunes que con su profundo amor a los animales, han hecho de esto, una forma de vida.

Foto: Sandro Franco | El Sol de Puebla

El matrimonio lleva más de 20 años dedicado a esta labor y ha tenido que renunciar a “la vida” como la conocemos, para desempeñar un trabajo de 24 horas los 365 días del año, sin días festivos ni vacaciones, pero eso sí, alimentando su alma con la recuperación y felicidad de sus peludos.

“Uno nace amando a los animales, respetando la vida y mucho tiene que ver la educación de los padres. El destino nos unió porque mi esposo es igual que yo”, asegura Monty.

Entre pastizales se levantan las bardas que en un área de dos mil 500 metros cuadrados, dan cobijo a 116 perros, más de 20 recibidos durante la pandemia. Para alimentar diariamente a la manada se necesitan 50 kilos de croquetas, casi 500 gr para cada uno. Todos han sido rehabilitados, esterilizados, vacunados y desparasitados, con sus propios medios.

“Durante la pandemia se ha incrementado el maltrato y el abandono; también ha bajado mucho la ayuda económica que recibíamos de personas que aman a los animales. Como todos, han tenido problemas en su trabajo o negocio y se le ha hecho más difícil ayudar”, señala Toño.

Para solventar los gastos del refugio, que son muchos y muy fuertes, venden productos o hacen rifas por internet. Las pláticas en escuelas de “tenencia responsable” a cambio de croquetas, eran de mucha ayuda pero esto se acabó hasta que haya clases presenciales.

Su programa de entrenamiento para dar perros en adopción a niños que sufren epilepsia está parado por la pandemia. Esto no les genera ingreso pero ayuda mucho porque se abre la oportunidad de que el refugio pueda recibir otro perro.

Foto: Sandro Franco | El Sol de Puebla

COMUNIDAD CANINA

El Refugio de Monty se volvió una comunidad, tanto que muchas personas que los siguen por redes sociales apoyan no solo con dinero, también rescatando a los perros.

La prioridad son los casos más urgentes o que su vida está en riesgo, porque son los que más lo necesitan: atropellados, violentados, desnutridos, etcétera. De acuerdo con la necesidad del perro, se necesitará tiempo y dinero. Cuando llega un perro se pone en cuarentena, se rehabilita, se desparasita y se vacuna, al final se esteriliza.

Reciben 10 reportes diarios, la mayoría son perros extraviados que se suben a las redes para encontrar a sus dueños y que alguien cercano los resguarde.

Foto: Sandro Franco | El Sol de Puebla

ADOPCIONES EXITOSAS

Para la adopción no se pide nada a cambio, mucho menos dinero, con todo y que cada peludo se entrega a su nueva familia desparasitado, esterilizado, con su cartilla de vacunación completa y su placa de identificación. “No queremos condicionar una posible adopción. Lo único que queremos es que nuestros perros sean más felices de lo que son aquí”, enfatiza el matrimonio.

Ellos se aseguran de que cada perro se vayan con familias que los quieran mucho, que tenga un espacio adecuado y que se comprometan a velar por sus necesidades (alimentación, atención médica, cobijo).

LOMITOS QUE ALEGRAN

Pipo, Federico, Baguira, Balú, Nieve, Bob, Frijol, Mamba, Pulga, Pantera, Tomás y todos los lomitos del refugio, orquestan una sinfonía de ladridos que alegra el corazón.

Leer más: Así puedes identificar si una botella es de licor adulterado

El perímetro está acondicionado con jaulas con grupos de perros, adaptadas con techos y casitas o cuartos donde duermen. En la parte central está el área de recreo, un espacio más grande para la diversión de los peludos.

También hay una alberca para las hidroterapias de perros en rehabilitación o discapacitados, como Perla, Cachetes y Blue que duermen en un cuarto especialmente para ellos.

“Nadie tiene obligación de donar al refugio, pero tenemos la ilusión de que un día llegue un tráiler lleno de croquetas, porque es lo que más nos hace falta”, concluye Monty.

PARA AYUDAR: dona croquetas o dinero, se voluntario para pasear y bañar a los perros, adopta responsablemente o regálales artículos nuevos, para rifas o usados para utilizar en el refugio como toallas, cobijas, cubetas, camitas o madera para las casas. Búscalos en Facebook: El Refugio de Monty A.C y al WhatsApp 2222528899

Un perro menos en la calle no cambia el mundo, pero si cambia positivamente la vida del perro y de quien lo acoge: “una persona común que hace por amor lo que debería ser obligación de toda la sociedad”.

Entre lengüetazos y colas felices, en El Refugio de Monty dan la bienvenida a perros que han conocido el lado más oscuro del corazón humano, como Lalito, un maltés ciego producto de un criadero clandestino; Chester, un cocker al que lanzaron en un contenedor y fue encontrado con inanición; Chocolata, una pitbull utilizada para peleas y reproducción; Ursus, un perro con cáncer utilizado para hacer experimentos; Cheto, un apuñalado catorce veces por su dueño alcoholizado; o Gaita, a quien le lesionaron la médula espinal de un palazo.

Con gran esmero y dedicación, pero sobre todo con mucho amor, Angela Monty y su esposo, José Antonio Llarena, han levantado este refugio para darle una vida digna a peludos que han vivido situaciones extremas. Ellos no son ricos, solo son personas comunes que con su profundo amor a los animales, han hecho de esto, una forma de vida.

Foto: Sandro Franco | El Sol de Puebla

El matrimonio lleva más de 20 años dedicado a esta labor y ha tenido que renunciar a “la vida” como la conocemos, para desempeñar un trabajo de 24 horas los 365 días del año, sin días festivos ni vacaciones, pero eso sí, alimentando su alma con la recuperación y felicidad de sus peludos.

“Uno nace amando a los animales, respetando la vida y mucho tiene que ver la educación de los padres. El destino nos unió porque mi esposo es igual que yo”, asegura Monty.

Entre pastizales se levantan las bardas que en un área de dos mil 500 metros cuadrados, dan cobijo a 116 perros, más de 20 recibidos durante la pandemia. Para alimentar diariamente a la manada se necesitan 50 kilos de croquetas, casi 500 gr para cada uno. Todos han sido rehabilitados, esterilizados, vacunados y desparasitados, con sus propios medios.

“Durante la pandemia se ha incrementado el maltrato y el abandono; también ha bajado mucho la ayuda económica que recibíamos de personas que aman a los animales. Como todos, han tenido problemas en su trabajo o negocio y se le ha hecho más difícil ayudar”, señala Toño.

Para solventar los gastos del refugio, que son muchos y muy fuertes, venden productos o hacen rifas por internet. Las pláticas en escuelas de “tenencia responsable” a cambio de croquetas, eran de mucha ayuda pero esto se acabó hasta que haya clases presenciales.

Su programa de entrenamiento para dar perros en adopción a niños que sufren epilepsia está parado por la pandemia. Esto no les genera ingreso pero ayuda mucho porque se abre la oportunidad de que el refugio pueda recibir otro perro.

Foto: Sandro Franco | El Sol de Puebla

COMUNIDAD CANINA

El Refugio de Monty se volvió una comunidad, tanto que muchas personas que los siguen por redes sociales apoyan no solo con dinero, también rescatando a los perros.

La prioridad son los casos más urgentes o que su vida está en riesgo, porque son los que más lo necesitan: atropellados, violentados, desnutridos, etcétera. De acuerdo con la necesidad del perro, se necesitará tiempo y dinero. Cuando llega un perro se pone en cuarentena, se rehabilita, se desparasita y se vacuna, al final se esteriliza.

Reciben 10 reportes diarios, la mayoría son perros extraviados que se suben a las redes para encontrar a sus dueños y que alguien cercano los resguarde.

Foto: Sandro Franco | El Sol de Puebla

ADOPCIONES EXITOSAS

Para la adopción no se pide nada a cambio, mucho menos dinero, con todo y que cada peludo se entrega a su nueva familia desparasitado, esterilizado, con su cartilla de vacunación completa y su placa de identificación. “No queremos condicionar una posible adopción. Lo único que queremos es que nuestros perros sean más felices de lo que son aquí”, enfatiza el matrimonio.

Ellos se aseguran de que cada perro se vayan con familias que los quieran mucho, que tenga un espacio adecuado y que se comprometan a velar por sus necesidades (alimentación, atención médica, cobijo).

LOMITOS QUE ALEGRAN

Pipo, Federico, Baguira, Balú, Nieve, Bob, Frijol, Mamba, Pulga, Pantera, Tomás y todos los lomitos del refugio, orquestan una sinfonía de ladridos que alegra el corazón.

Leer más: Así puedes identificar si una botella es de licor adulterado

El perímetro está acondicionado con jaulas con grupos de perros, adaptadas con techos y casitas o cuartos donde duermen. En la parte central está el área de recreo, un espacio más grande para la diversión de los peludos.

También hay una alberca para las hidroterapias de perros en rehabilitación o discapacitados, como Perla, Cachetes y Blue que duermen en un cuarto especialmente para ellos.

“Nadie tiene obligación de donar al refugio, pero tenemos la ilusión de que un día llegue un tráiler lleno de croquetas, porque es lo que más nos hace falta”, concluye Monty.

PARA AYUDAR: dona croquetas o dinero, se voluntario para pasear y bañar a los perros, adopta responsablemente o regálales artículos nuevos, para rifas o usados para utilizar en el refugio como toallas, cobijas, cubetas, camitas o madera para las casas. Búscalos en Facebook: El Refugio de Monty A.C y al WhatsApp 2222528899

Local

Delito de homicidio reporta baja del 10.7% en la entidad poblana

En contraparte, las denuncias por trata de personas se dispararon en más del 100 por ciento

Local

Pobladores se manifiestan para exigir liberación de Miguel López Vega

Los habitantes de Santa María Zacatepec protestaron frente a la Comisión de Derechos Humanos del estado

Estado

Rodrigo Osorio confirma su salida de la Agencia de Energía del Estado de Puebla

Hasta ahora se desconocen los motivos de su salida de la dependencia

Doble Vía

¿Tienes un auto antiguo?: Así es cómo puedes darlo de alta

La revisión al auto es minuciosa y, en caso de haberse modificado una pieza, debió hacerse con partes originales

Local

Ojo de agua del Parque de Amalucan podría convertirse en una fuente

Durante la administración de Claudia Rivera se dejó de dar mantenimiento a esta zona

Local

Incidencia delictiva en Puebla capital registró un incremento del 74 por ciento

Las amenazas y la trata de personas son los delitos que se dispararon en el municipio poblano

Estado

Asegura fiscal que no quedará impune la muerte de Suri Saday en Tehuacán

Gilberto Higuera informó que las investigaciones sobre el presunto feminicidio de la joven estudiante ya tienen un avance importante

Tecnología

WhatsApp dejará de funcionar en estos teléfonos a partir de noviembre

La aplicación recomienda guardar el historial de chats para recuperar después las conversaciones

Sociedad

Por modificación al sistema de abasto, faltan medicamentos en Baja California: IMSS

El Instituto de Salud para el Bienestar ahora es el encargado de conseguir, comprar y surtir los medicamentos