/ domingo 30 de junio de 2019

Temazcal, el  tratamiento post-parto del  México prehispánico

Actualmente  Puebla cuenta con ocho módulos de medicina tradicional avalados por la Secretaría de Salud en los que se aplica esta técnica

Puebla cuenta con ocho módulos de medicina tradicional avalados por la Secretaría de Salud, los cuales ofrecen el servicio de temazcal a mujeres puérperas (postparto) con las medidas necesarias de seguridad, esto, con el objetivo de reducir la incidencia de muertes maternas relacionadas a prácticas mal realizadas en baños de temazcal y de hierbas.

Estos módulos medicinales se encuentran ubicados principalmente en la Sierra Nororiental, la Sierra Negra y la Mixteca, siendo Ayotoxco de Guerrero, Cuetzalan del Progreso, Huehuetla, Tetela de Ocampo, Zapotitlán de Méndez, Coxcatlán, Tulcingo del Valle y Tlacotepec de Porfirio Díaz las localidades donde se realizan estas prácticas acreditadas por la dependencia.

Basado en la medicina tradicional, durante los siglos del México prehispánico, se acudía al temazcal para limpiarse el cuerpo y el alma, curar enfermedades y como tratamiento post-parto, técnicas que a la fecha se siguen aplicando en el país en el estado.

En el caso del tratamiento post-parto, las parteras, yerberos y médicos pertenecientes a los pueblos indígenas, a lo largo de los años han recomendado que este ritual debe realizarse una vez terminada la cuarentena y cuando la mujer ha dejado de sangrar, esto con el fin de que el cuerpo libere el enfriamiento y el cansancio provocado durante el embarazo.

La Secretaría de Salud coincide en que, en efecto, si el parto fue normal, es necesario dejar pasar 40 días para permitir que el cuerpo recupere fuerza y estabilidad, y entre 80 y 90 días en caso de que el nacimiento del bebé haya sido por cesárea para permitir una cicatrización adecuada.

La dependencia también detalla que para el baño de hierbas de las puérperas que tuvieron un alumbramiento sin complicaciones y que no presentan heridas, podrán realizarse el baño de 3 a 9 días posteriores al parto, en tres ocasiones como máximo y sin exceder 30 minutos cada uno.

Para el baño de hierbas, explican en su guía de recomendaciones, se debe tener extremada precaución de que el agua tenga una temperatura adecuada para evitar quemaduras en la piel.

La secretaría indica que los padecimientos más frecuentes que las mujeres se tratan en estos sitios son la secreción de leche, contracción de matriz, cerrar la cadera, desintoxicación, liberación de tensión y relajamiento de los músculos.

Otras de las recomendaciones que destacan es cuidar los cambios bruscos de temperatura después del baño de temazcal, teniendo un reposo de 40 minutos a 2 horas envueltos en cobijas hasta la cabeza para liberar las toxinas y normalizar la temperatura del cuerpo.


Puebla cuenta con ocho módulos de medicina tradicional avalados por la Secretaría de Salud, los cuales ofrecen el servicio de temazcal a mujeres puérperas (postparto) con las medidas necesarias de seguridad, esto, con el objetivo de reducir la incidencia de muertes maternas relacionadas a prácticas mal realizadas en baños de temazcal y de hierbas.

Estos módulos medicinales se encuentran ubicados principalmente en la Sierra Nororiental, la Sierra Negra y la Mixteca, siendo Ayotoxco de Guerrero, Cuetzalan del Progreso, Huehuetla, Tetela de Ocampo, Zapotitlán de Méndez, Coxcatlán, Tulcingo del Valle y Tlacotepec de Porfirio Díaz las localidades donde se realizan estas prácticas acreditadas por la dependencia.

Basado en la medicina tradicional, durante los siglos del México prehispánico, se acudía al temazcal para limpiarse el cuerpo y el alma, curar enfermedades y como tratamiento post-parto, técnicas que a la fecha se siguen aplicando en el país en el estado.

En el caso del tratamiento post-parto, las parteras, yerberos y médicos pertenecientes a los pueblos indígenas, a lo largo de los años han recomendado que este ritual debe realizarse una vez terminada la cuarentena y cuando la mujer ha dejado de sangrar, esto con el fin de que el cuerpo libere el enfriamiento y el cansancio provocado durante el embarazo.

La Secretaría de Salud coincide en que, en efecto, si el parto fue normal, es necesario dejar pasar 40 días para permitir que el cuerpo recupere fuerza y estabilidad, y entre 80 y 90 días en caso de que el nacimiento del bebé haya sido por cesárea para permitir una cicatrización adecuada.

La dependencia también detalla que para el baño de hierbas de las puérperas que tuvieron un alumbramiento sin complicaciones y que no presentan heridas, podrán realizarse el baño de 3 a 9 días posteriores al parto, en tres ocasiones como máximo y sin exceder 30 minutos cada uno.

Para el baño de hierbas, explican en su guía de recomendaciones, se debe tener extremada precaución de que el agua tenga una temperatura adecuada para evitar quemaduras en la piel.

La secretaría indica que los padecimientos más frecuentes que las mujeres se tratan en estos sitios son la secreción de leche, contracción de matriz, cerrar la cadera, desintoxicación, liberación de tensión y relajamiento de los músculos.

Otras de las recomendaciones que destacan es cuidar los cambios bruscos de temperatura después del baño de temazcal, teniendo un reposo de 40 minutos a 2 horas envueltos en cobijas hasta la cabeza para liberar las toxinas y normalizar la temperatura del cuerpo.


Finanzas

Piden meter reversa a decreto que frena a industria automotriz

Sector a nivel nacional insiste en reanudar actividades en la entidad y prometen tomar precauciones para mitigar los efectos de la pandemia

Local

Entregan tractocamión a productores de San Luis Tehuiloyocan

La unidad tiene un costo total de 2 millones 970 mil pesos

Local

Críticas al gobierno son “una cuestión política”, defiende AMLO a Barbosa

“Hay diferencias partidistas, esto va a arreciar porque ya vienen las elecciones”

Local

Difícil superar virus sin responsabilidad: especialista

La vida cotidiana que existió antes no será igual

Local

Debe Congreso de Puebla analizar este año matrimonio igualitario: diputada

“Se tiene que atender este llamado por parte de la presidenta del Conapred para que ya podamos, de una vez por todas, cerrar ese ciclo”