imagotipo

Aguacate: el “oro verde” de Atlixco que se disputan ladrones y  productores

  • Miguel Ángel Domínguez
  • en Estado

LA SABANA, ATLIXCO, Pue.- Esta junta auxiliar quedó convertida en las últimas semanas en el blanco de los ladrones de aguacate. Se trata de una comunidad rural apostada, junto con otra franja de este municipio, a la recuperación de la cuenca de ese fruto, tras más de una década perdida por el desinterés y las plagas.

Pero el precio del mercado de ese producto, entre 60 y 70 pesos el kilo, alcanzó las huertas. En el caso de La Sabana, ubicada a 5 kilómetros al sur del municipio, rumbo a Izúcar de Matamoros, las huertas están a la mitad de la comunidad de aproximadamente 3 mil habitantes.

Al aire libre, sueltos y sujetos a cualquier robo, algunos árboles fueron cuidados desde hace un lustro y crecieron con jugosos y colgantes frutos.

Las huertas son de todos y de nadie. Aparentemente las vigilan los habitantes. Pero desde hace varias noches y en sigilo, aparecieron los ladrones de esa mercancía.

Así es explicado el problema por un productor del área: “debido a la ineficacia de autoridades municipales por el robo de aguacate en Atlixco, pequeños productores de la región decidieron tomar justicia por mano propia en caso de no existir una respuesta eficiente y rápida”.

Manuel González, del Sistema Producto Aguacate, alertó: “los agricultores agremiados ya están organizados para combatir este problema”, igual reciente, igual pendiente por resolver desde hace un lustro.

Los robos, asumió, son perpetrados por “mochileros”, quienes se llevan por persona de 18 a 30 kilos del encarecido producto en un solo día, equivalente a más de 2 mil pesos de pérdida por día.

Leer más: Aguacate afectado por la oferta y demanda en mercados de la República mexicana

Ante esta situación, repetida desde hace tres años durante la temporada de cosecha, hoy acentuada por el precio en el mercado del aguacate y aunque la medida pueda parecer trágica, “es primordial y urgente poner un alto a los rateros, la mayoría de ellos alcohólicos, drogadictos y gente joven que busca la vida fácil”.

El dirigente de los agricultores admitió que los huertos no están delimitados perimetralmente con una malla ciclónica, lo cual facilita el acceso de los saqueadores y mantiene la vulnerabilidad de los cultivos.

Mencionó que ya recurrieron a la policía para hacer las denuncias y detener a los infractores, pero en la mayoría de los casos, después de unas horas en la cárcel los dejan salir.

“Entonces, para evitar que regresen o se desquiten con los dueños, haremos justicia por cuenta propia”, advierten.

El representante campesino abundó este fenómeno por robo de aguacate a pequeños productores no es aislado, también se presenta en Tianguismanalco, Tochimilco, Cohuecán y Huaquechula.